Adornarse con cuerdas como un "Árbol Navidad" no es bondage

En las fechas actuales la gente está muy obsesionada con las redes sociales, buscando siempre tener más seguidores, y más y más, y hacen todo tipo de tonterías para subir sus números de seguidores y seguidoras. Hay gente que paga para tener muchos seguidores. Hay perfiles falsos que son para llenar números. ¡Y podría continuar!.

Hay gente que se apunta a las modas que se hacen, y que arriesgan hasta unos límites que me hacen dudar de la inteligencia del ser humano. Hay casos mundialmente famosos, como este ejemplo de la gente que sube a las alturas y se coloca al borde mismo del precipicio, en el último centímetro, para hacerse la selfie para sus seguidores. Lo conoce todo el mundo, y hay gente que se ha matado con esta estupidez.

Me parece triste y lamentable. Las redes sociales son empresas con afán de lucro cuyo objetivo, tal como se conoce en economía, es el conjunto de datos. Es obtener el máximo de datos posibles, que luego están a disposición de las empresas databrokers, dedicadas a realizar estudios de todo tipo, marketing, político, social, y otras actividades. La gente regala sus datos a estas empresas, humilla su intimidad y la de los demás, da información que es privada y personal y que jamás va a desaparecer porque ya la están tratando y gestionando, y todo por tener seguidores.

El daño que se ha hecho es ya irreparable. No es consciente la gente de lo que ha hecho. Esto no es gratis. La gente ha dado uno de los mayores valores económicos que existen en la actualidad, que son los datos. Ha dicho dónde vive, lo que come, con quién vive, dónde estudia, qué piensa, qué hace, qué le gusta, con quién va, dónde ha estado, cuándo ha estado, y etc etc etc. ¡A millones y millones al día! La pregunta es muy clara a la gente: ¿qué puta mierda estáis haciendo? ¿Sabéis que coño estáis haciendo? ¿De verdad creéis que eso se borra?

"Chicas vanidosas que usan el bondage y shibari para tener seguidores"

Lógicamente, el bondage y el shibari tenía que estar entre estos millones de historias. No se escapa absolutamente nada de la estupidez humana.

El querer ser diferentes, e identificarse cada uno o una misma con algún rasgo particular y exclusivo, es una conducta que acompaña la especie humana desde que éramos primitivos trogloditas. Desde aquellas eras pasadas hasta las fechas presentes, los cambios son exteriores. Hemos cambiado los garrotes por los aviones. Hemos cambiado vestimentas de animales cazados u hojas de árboles por presumir de marcas o diseños o tendencias cualquiera de la moda ridícula. Hemos cambiado el andar por los absurdos patinetes que son ideales para la gente vaga sin ganas de andar y para los delincuentes que necesitan velocidad para sus fechorías. ¡Y mil cambios más exteriores!

En el aspecto interior, aquello que atañe a la inteligencia, al uso de la razón, al sentido común, a la personalidad, pienso que el retroceso ya va directo a la extinción de la humanidad, y este proceso se ha acelerado desde la irrupción de los móviles y las redes sociales. ¡Ahí se jodió todo el doble de rápido! Como dice la frase, éramos pocos y parió la burra.

La idiotez de las redes sociales y los móviles afecta en todos los campos de la vida, ya sea la aburrida vida laboral rutinaria o el ocio y la diversión. Sin embargo, sea cual sea el ámbito a tratar, la obsesión por tener miles y miles y miles de seguidores y seguidoras coincide en el 99% de las ocasiones.

Bondage y shibari también están dentro de este problema. Hay chicas que quieren ir de alternativas, y para ello hay chicas que se tiñen el cabello de mil tipos de colores, o se hacen combinaciones arcoiris en el pene, o se tatúan el cuerpo. De entre las miles de historias que se podrían escribir, yo voy directo a esas chicas que dicen que han hecho bondage o shibari.

En realidad no han hecho ni bondage ni shibari. Simplemente, quedan con alguien que les pone cuatro cuerdas por el cuerpo y los brazos, le da cuatro vueltas al cuerpo con las cuerdas, las cruzan poniendo algún mote japonés bonito, y ya tienes hecho tu "Arbolito Navidad". ¡Les falta las luces! Pero que nadie haga el idiota y les ponga luces, a ver si las va a electrocutar, que subnormales hay muchos, y muchas.

Eso es una chica que posa para ser un arbolito Navidad. Son chicas que sólo posan con las cuerdas que le rodean el cuerpo o los brazos, con unas ataduras que no son reales de verdad, las muñecas no están atadas, le dan vueltas a la cuerda por donde sobra, no usan mordazas, pero ya tienen la foto estúpida de turno para decir que han hecho shibari. ¡No, no, no! Eso no es bondage. Eso no es shibari. Eso lo hacen los abuelos para adornar los árboles de Navidad.

Yo he conocido algunas chicas de este estilo. Alguna vez me ha venido una chica con su móvil, me ha dicho que ha hecho shibari, y me enseña alguna de esas fotos ridículas, que sólo se ven unas básicas cuerdas absurdas, casi siempre de cáñamo, dando vueltas a las muñecas. ¡Patético! Como bien podéis suponer, nunca he quedado con ellas, y nunca he trabajado con ellas. ¡Ni una sola vez!

"Excusas vulgares de las chicas vanidosas para justificar la foto como artística"

A todo esto, también hay chicas que se tapan la cara con algún gesto para que no se les vea la cara, o se tapan las tetas, porque dicen que así queda artística. Es decir, además de que las ataduras son falsas y patéticas, suman el taparse la cara o los pechos con la excusa de ser una fotografía artística, y que el erotismo es insinuación. Taparse la cara es no querer ser reconocida, y ocultar los pechos demuestra tener vergüenza, o prejuicios, o tabúes, o miedo o preocupación del qué dirán o quién la verá.

Taparse la cara con las manos o los pechos es una actitud anticuada y arcaica. Taparse la cara es que se da vergüenza ella misma de lo que hace, y no es nada artístico. No justifica el querer posar desnuda, o el participar de modelo en una sesión erótica. Hablando claro, ¡vaya puta mierda de foto!

Lo de taparse las tetas para hacerlo artístico es otra estupidez descomunal. Estamos en el siglo XXI por si no os habéis enterado. Las tetas, como el culo, la polla, la espalda o el brazo, es una parte natural del cuerpo. La vergüenza es fruto de los tabúes y de los prejuicios, pero además a estas alturas de la humanidad hemos visto millones de tetas y culos y pollas y hasta mocos. Te puede gustar o te puede joder, pero es la verdad.

A mí en alguna ocasión me han llamado o escrito, y me han preguntado si pueden posar sin enseñar la cara. Siempre he dicho que los ojos o la boca son muy expresivas en las fotografías, porque con la mirada se puede transmitir mucho, y ocurre lo mismo con los labios, que nos pueden indicar si una persona está excitada, sonríe, está triste, seria, aburrida, agresiva, y muchos otros factores. Una foto pierde mucho valor y expresividad sin enseñar la cara, y respecto a posar desnuda me da absolutamente igual y no me preocupa nada. Si la chica quiere posar desnuda, se dice "sí". Si no quiere posar desnuda, se dice "no". Así de simple y fácil.

Yo siempre he dicho, si tienen vergüenza o miedo o prejuicios o tabúes, que no posen en fotos. ¡No hacen falta! Hay decenas de miles de chicas, tanto en nuestro país como fuera de España, que han hecho bondage, shibari o han posado desnuda en fotografía erótica, enseñando la cara sin problemas. Nadie es imprescindible. El escenario nunca está vacío, y las chicas que tienen como preocupación el enseñar la cara o las tetas no deberían de posar en fotografía erótica, o tal cual es mi especialidad, en bondage y shibari. ¡Repito que no hacen falta estas chicas! Hay millones de fotos en Internet que os demuestra la gran cantidad de chicas que sí se animan, y que dan una imagen mucho más divertida, abierta y moderna.

"Enrrollarse con cuerdas es como los abuelos adornar un árbol de Navidad"

En el tema concreto de las cuerdas, posar en fotos con unas falsas y vulgares ataduras enrrollando los brazos o las muñecas no es bondage. No es shibari. No es ser modelo. No es tener experiencia. Eso es ponerse cuerdas en el cuerpo, y tiene la misma valoración que ponerse la goma de pelo en la muñeca. ¡Incluso menos! Porque la goma del pelo aprieta mucho más que esas cuerdas banales. Estas chicas no son modelos bondage, y no saben qué es bondage.

Yo a estas chicas les llamo el arbolito Navidad. No tienen nivel para modelo bondage, y muchas de estas chicas sólo buscan hablar de bondage y shibari para ir de diferentes, mostrarse interesantes y dar rienda suelta a esa obsesión enfermiza y paranoica de tener más seguidores y seguidoras en sus redes sociales. Además, muchas de estas chicas no sienten el bondage y el shibari, ni su pasión, ni su emoción, ni su diversión. Hay chicas que incluso no les gusta, pero quieren su protagonismo, y se apuntan a la foto absurda de turno.

Lo sé porque he conocido a bastantes chicas de estas características. Llevo muchos años en bondage. Lo llevo con naturalidad y espontaneidad, y hablo de bondage como quien habla de cine, teatro, cultura, deporte o política. Hago entrevistas, voy a eventos públicos por mi faceta de fotoperiodista para agencias y medios internacionales, tengo vídeos, y en ocasiones, por el mero hecho de la coincidencia y el destino, me he encontrado con chicas que yo clasifico como arbolitos Navidad.

La gran mayoría comienzan muy altivas su conversación. Da la impresión de que se sienten como Cleopatra, y el discurso de estas chicas se les ve muy parecido entre ellas, aunque sea a kilómetros de distancia, en años distintos y lugares muy alejados. Todas dicen que ellas han hecho de modelo bondage y shibari, y te enseñan la foto de mierda con cuerdas que llevan en su móvil, ya preparada para enseñarla cuando quieren ir de diferentes y protagonistas. Yo entonces les enseño mi web, que es bondage real al máximo nivel, y a partir de ese momento ya varían su discurso, y toda la palabrería suya se transforma en un montón de frases y mentiras. Dicen que se apuntan... ¡mentira! Dicen que escribirán... ¡ni espero su correo, porque ya sé que no escriben jamás!... Dicen que me llamaran... ¡mentira, y ni espero su llamada!... Dicen que quieren quedar para hablar otro día... ¡te dan plantón y no vienen!

Esto ha ocurrido, con este tipo de chicas vanidosas, el 100% de las veces, desde hace más de diez años. ¡Ni una excepción! Thyffany y yo siempre nos reímos, y nos olvidamos al instante después de haber hablado con ellas en el evento, manifestación, parque, calle o donde nos hemos encontrado. Finalizada la conservación, ya son pasado, y yo siempre digo que en el presente no dedico tiempo de espera para la gente que se queda atrás.

Podría poner centenares de casos, pero por mostrar un ejemplo una vez conocí una chica que vio mis fotos. Tenía muchos tatuajes la chica. ¡Llena de tatuajes! Son de aquellas chicas que buscan su imagen radical. Llevaba cresta punki en plan chica alternativa dura. Tenía un montón de piercings por la cara, la nariz, la boca. Ella decía que hacia shibari. Le enseño mi web, y me dice que mis fotos son muy duras y muy salvajes con la chica amordazada. ¡Increíble! Una chica toda tatuada, con cresta punky y piercings, le parece dura mi web y le daba miedo la mordaza. ¡Otro arbolito Navidad! Sus fotos de shibari son esas ridiculeces con las cuerdas enrrolladas para hacer el posado adornada. Esa chica tampoco es modelo bondage. Era sólo otro arbolito Navidad.

"Diferencias entre bondage adornando el árbol Navidad y bondage real"

El bondage real, del bueno, de verdad, el bondage auténtico, son ataduras reales. Esta condición es imprescindible y obligatorio. La modelo está realmente atada, y no se puede desatar sola. Hay gente que esa sensación, o practicarlo con un extraño, le puede dar miedo, y lo comprendo. No pasa nada. A mí también me dan miedo la mierda de los globos que vuelan, y no subo. ¡Así de simple y fácil! Si te da miedo el bondage y practicarlo cn extraño, no lo practiques.

Optar por dejarse enrrollar con cuerdas como opción alternativa no es ninguna solución, porque no es bondage. Eso no es shibari. Esas fotos no son bonitas, y esa parafernalia no tiene nada de erótico. Liarse las cuerdas por el cuerpo es adornarse como hacen los abuelos con el árbol de Navidad, y demuestra que esa persona tiene miedo al bondage, que no lo siente con emoción, y que sólo busca una foto para ir de protagonista.

Buscar protagonismo con esta fórmula es una estupidez inmensa, porque el bondage es de las fantasías sexuales más practicadas en todo el mundo. Ahora mismo, sí, sí, ahora, justo mientras estás leyendo este texto, puedes dar por completamente seguro que hay decenas de miles y miles de personas en todo el planeta follando atadas. Quizá no lo practican al nivel nuestro de usar kilómetros de cuerdas y suspensiones en tractores, y muy probable es el juego clásico de atada a la silla, atada a la cama o las manos atadas a la espalda, pero esas simples ataduras son reales, y sí, ya puede considerarse bondage, de la categoría light o amateur, pero es bondage. Es personal de cada pareja o ligues, y es bondage.

El bondage es gente atada de verdad, y la gente tiene muy claro que esto es una práctica sexual que se puede usar para hacer fotos, y que quedan muy bonitas, pero es sexual, arte pero sexual. Son ataduras. En el campo profesional fotográfico, significa que las modelos están realmente atadas, y se ve en la foto. Las cuerdas aprietan. Tienen que estar tensas. Las manos están atadas, los brazos están atados, y el cuerpo, y los tobillos, y los muslos, y los gemelos, y hasta los dedos y el cabello también se ata. Esto sí es bondage.

Las personas que nos gusta el bondage sabemos que se vive con emoción, con pasión, con intensidad, y siempre con el máximo respeto, total confianza, madurez, profesionalidad y el sentido común a nivel de perfección.

Yo no practico esas burradas de liarse cuerdas por brazos y cuerpos, y no trabajo con esas chicas, no son amigas, y si la veo por la calle no las saludo, aunque las conozca.

"Con quién practicar bondage real"

Esa pregunta solamente se la puede responder una o uno misma o mismo. Hoy en día la gente se está volviendo insegura, cobarde, dubitativa, temerosa, y siempre se lo van preguntando a su pareja, a sus amigos, al grupo de whatsapp, por facebook, y ya no me extrañaría que alguien le pregunté qué hacer al camarero donde se toma cada día el desayuno o a la panadera que le vende el pan. ¡Este es el nivel patético de esta sociedad!

Hay que saber elegir, sí, es cierto. Elegir a la persona equivocada puede ser causa de tener accidentes o malas experiencias, y la gente hoy en día está perdiendo la capacidad de saber elegir. Se pasa demasiado tiempo en las redes sociales y hablan muy poco por teléfono o en vida real, y ya no saben elegir, ni hablar, ni pensar, ni preguntar. La gente ya no sabe elegir. En la actualidad, eligen lo que les sale en la pantallita de la mierda de los móviles.

También hay que saber elegir qué nivel de bondage se pretende practicar, porque en bondage hay posiciones atadas que son cómodas y fáciles de llevar, pero hay posiciones que son muy duras, dolorosas, incómodas, que es mérito completo de las modelos que ponen su voluntad, su actitud y su entusiasmo, en esforzarse y aguantar. Hay bondage muy trabajados, que podamos tardar media hora en atar a la modelo y quince minutos en desatar, porque desatarla siempre es más fácil. Por lo tanto, practicar bondage hasta unos determinados límites es también decisión de cada uno o una misma.

Estos detalles sí son bondage. Es la práctica sexual de atar y ser atada, o atado, que también es para chicos. Es mejor con mucha cuerda, y a mí me encanta el nivel duro en fotografía y vídeo, porque demuestra la calidad de la modelo. Hay quien prefiere ataduras reales suaves, y esta en su pleno derecho y libertad de elegir, pero dar vueltas con las cuerdas al cuerpo y a los brazos no es bondage y no es shibari. Eso es adornar el árbol de Navidad.

 

Todo el contenido es de mi propiedad y autoría, y yo soy el único autor de todos estos artículos.

Está estrictamente prohibido su reproducción, comercialización, copia, publicación, y cualquier otro uso no autorizado previamente por escrito. Cualquier interés que tengas, sea cual sea y seas quien seas, es obligatorio mi autorización previa por escrito.

Se emprenderán inmediatamente todas las acciones legales que se estimen oportunas contra cualquier persona, portal, foro blog, web, perfiles, periodistas, medios de comunicación, grupos, empresas, e incluso Administración u Organismo, sea oficial o no oficial, del ámbito público o privado, que vulnere mis derechos, y haga uso prohibido y/o no autorizado.

En caso de estar interesado/a en este artículo, escribe para solicitar la autorización a mi dirección info@exoticbondage.com

Escribe con el asunto "Autorización uso artículo", especificando el artículo de tu interés, y facilitando toda la información completa, lugar exacto de publicación, fecha de publicación, y por supuesto tu nombre y responsable de la petición, con tus datos de contacto directo.

Periodistas y medios de comunicación, indistintamente sea radio, televisión, prensa escrita o digital, deben de contactar a través de la sección "Press", en la barra inferior a pie de esta página.