Atada en la caravana abandonada. sta caravana está dentro de todos esos centenares de coches abandonados lamentable y suciamente, tirados por las montañas y los bosques, y que he ido publicando en otras galerías fotográficas de nuestra web. Las montañas son un mundo increíble de sorpresas, y ocurre de todo, de lo mejor a lo peor, y siempre hay que ir muy precavidos y preparados, porque están llenas de gente muy singular y peculiar.

La ventana de la caravana está abierta. Dentro hay una cama sucia, asquerosa y pestilente, con unos pantalones tirados encima de la cama. El aire es casi irrespirable y apestoso, y nos rodea ya a escasos dos metros un laberinto de caminos entre zarzales muy estrechos, que apenas cabe una persona, que conducen en mil direcciones y donde te puedes encontrar muy malas sorpresas. Entrando en esos laberintos te encuentras de repente pequeñas cabañas, ocultas entre espinos y zarzales, que no se debe entrar porque es muy peligroso encontrarse alguien.

Busqué cómo enfocar la modelo y la caravana, y decidí hacer la sesión atada de pie, delante de la caravana, vestida de colegiala, amordazada y una cuerda que iba desde sus manos atadas a una de las asas de la caravana.

Nuestros comienzos de aventura bondage hace más de 20 años. Hoy os vamos a explicar historias que muchos y muchas de nuestros fieles seguidoras y seguidores recordaréis, y que nuestros nuevos fans y el público de nuevas generaciones hoy las conoceréis.

Nosotros arrancamos nuestras fotos bondage antes del año 2000 por Internet, hace más de veinte años, o lo que es lo mismo, en el siglo pasado.

En aquellos tiempos, los ordenadores, los navegadores, los sistemas y el propio internet, no eran como son ahora. El sistema predominante en los ordenadores era el Windows95, ya una reliquia de museo, un coladero de problemas sobre todo si mirabas porno, porque entrabas en una web, le dabas a una foto para ver el vídeo, o a un enlace, y te salía un maldito pop up que te ocupaba toda la pantalla del ordenador entera, y no te dejaba hacer nada más que mirar esa web porno. Pero todavía iba a peor, porque de pronto, sin hacer nada ni tocar nada, te salía otro maldito pop up que se montaba encima del pop up que ya te había jodido la pantalla entera, y otro, y otro más, y además muchos vídeos eran falsos, porque le dabas al vídeo y no ibas a ningún vídeo, sino te enviaba a webs porno ilegales donde te salía de todo, y la única solución era apagar el ordenador y reiniciarlo. No te dejaba hacer nada más.

"Nuestra primera web bondage de prueba fue por 1997 más o menos"

Estas anécdotas ocurrían en torno al 1997 más o menos, que fue cuando nosotros abrimos nuestra primera web bondage.

Aquella primera web fue una prueba, abierta en esa especie de servidores que te permitían alojar la web gratis, a cambio de aceptar dos condiciones. La primera era que en el dominio de la web figurase primero el nombre de aquellos servidores, interminables y muy largos, que equivaldría, para la gente joven que no lo entiende, a lo que hoy en día sería wordpress o blogspot, por poner dos ejemplos, aunque en un formato, diseño y prestaciones, mucho más primarios y arcaicos. La segunda condición era que podían insertar su publicidad gratis, y este era su gran problema, porque al entrar en la web te salía otra vez un pop up publicitario, en una ventana aparte, que se montaba encima de la web, y no se veía el web. Quedaba detrás. Un desastre.

En aquellas locas ideas experimentales, porque también éramos muy jóvenes, íbamos cada medio año cambiando de portal y direcciones de la web, porque salían nuevos servidores y nuevas herramientas. Internet se estaba desarrollando, evolucionando, y había un montón, pero apenas recuerdo el nombre de uno o dos.

En cuanto al contenido de nuestras primeras webs, teníamos muy pocas fotos en esa época. No existían las cámaras digitales. No podía hacer diez mil fotos por día, como hacemos hoy en día. No podía descargar las fotos en el mismo momento. En aquella época, eran cámaras de negativo, con carretes de 12, 24 ó 36 fotos. Tenías que ir a la tienda a revelar las fotos, entregar el carrete, y volver dos días después, en el mejor de los casos, para recogerlas ya reveladas. Una vez reveladas, las escaneabas, las guardabas en el ordenador, y ya las podías trabajar y subir.

¡Qué paliza ahora que lo pienso! Hoy en día es una pasada, facilísimo. Todo eso era por 36 fotos máximo, que con unos vales descuento que te regalaban te costaba entre 12 y 15 euros cada revelado. Eran dos mil pesetas en aquellos tiempos, pero yo os lo pongo traducido a la actualidad. Pero vamos, que todo era muy lento, carísimo, limitado, cansino, agobiante, y mil adjetivos más.

Las chicas que posaban como modelos me encantaron, y tenemos muy buenos recuerdos. Tenían una actitud muy distinta a la gente actual. No existía estas mierdas de Facebook, Instagram, whatsapp, y las conversaciones eran mucho más directas, más personales, más intensas, más vivas. Venían a divertirse, y no pensando en qué dirán los seguidores o si se harán famosas y todos esos rollos modernos.

Además eran chicas de palabra, serias, maduras, que quedabas y venían real. No te daban plantón, y venían solas, no como ahora que preguntan si pueden venir acompañadas del perro, el amigo, el novio, la amiga, el guardaespaldas, y estupideces por el estilo. Con muchas chicas habíamos quedado para ir a la playa a tomar el sol, y conocimos chicas maravillosas. Hoy en día ya no es así. La actitud de la gente ha cambiado. Sólo les importa sus seguidores en redes sociales, y hablarse por whatsapp. Para eso ya me compro un robot si quiero.

Nuestro primer dominio propio, de pago, comprado, lo compramos en 1999 exactamente, y lo sé porque sólo pagamos tres meses. Eran muy caros, y salió una paranoia mundial que se conoció con el nombre del efecto 2000, y que consistía en decir que todos los ordenadores y la tecnología se pararían porque las fechas de los equipos no tenían previsto el número dos mil, volverían al cero, y se estropearían. ¡Qué gilipolladas! La humanidad cada vez es más idiota.

Sin embargo, la gente estaba muy convencida. Nosotros éramos muy jóvenes e inexpertos, y nos recomendaron volver a los servidores gratuitos por precaución. Por si queréis saber qué pasó con la subnormalidad del efecto dos mil, no pasó nada. Decían que tenías que actualizar el ordenador, instalarte tal cosa y tal otra, y montones de tonterías. Nosotros no hicimos nada, y no pasó nada. Se pasó de fecha sin problemas, porque después del uno viene el dos. ¡Matemática simple para burros!

"En los años siguientes hicimos muchas locas ideas aventureras"

Continuamos tres años más en webs de servidores gratuitas, y durante ese tiempo comenzó a hacerse famosa nuestra web. Nos visitaba mucha gente, nos escribían muchos correos, y decidimos ya emprender la aventura con mayor seriedad.

Por esas fechas salió la moda de hacerse el servidor en casa. Sí, sí, es una cosa muy extraña, pero se podía, y conocíamos un chico que era un genio de los ordenadores. Sabía de maravillas, y el chico se montó su servidor en su casa, y nos dijo que podíamos poner la web en su servidor, y que él también se encargaba del dominio.

Para nosotros iba genial, era un inmenso avance, porque nos ahorrábamos la publicidad que te metían los servidores gratuitos, y las direcciones web tan largas e interminables, que eran prácticamente imposibles recordar de memoria. Algunas ocupaban casi toda una línea de Word. ¡Imagínate!

Nos pidió que abriéramos en la web una sección de vídeos, porque se estaba haciendo muy popular lo que ahora son los micropagos, herramienta que se usa por paypal y similares.

Con esto de los micropagos, había una web que era como un mini pornhub, pero mini real, muy mini, de muy pocos vídeos porno por categoría. Traducido a webs de hoy en día, sería un borrador de lo que hoy es clips4sales, pero en pequeño, muy pequeño.

Cada vídeo tenía un código y una opción de descargas. Debías de copiar el código, e instalarlo en la web. Estos vídeos tenían un número. Se tenía que enviar un sms a ese número, y recibían las personas en su móvil un código privado para descargarse el vídeo. Aquel portal te ofrecía vídeos porno o eróticos, pero también podían ser vídeos hechos por ti. La gente enviaba el sms, y por cada sms que enviaban ganabas el 50% más o menos.

El primer año fue increíble, muy bueno, pero después la gente comenzó a escribirnos y llamarnos, porque mandaban el sms pero no funcionaba, el código del móvil no iba, y no podían descargar el vídeo. No sé si se convirtió en estafa con el tiempo. Ya no existe ese portal, pero por mi parte yo les solucionaba el problema al modo casero. Yo subía nuestros vídeos al servidor nuestro los días siguientes, les pasaba un enlace a su correo, y así se lo podían bajar, pero no me fie de ese portal nunca más, y quité la sección.

Al mismo tiempo, avanzaba internet, y el servidor en casa era muy caro, tenías que pagar mucho, porque si no recuerdo mal tenías que tener ip fija, y además como todo servidor lo tenías que tener encendido las 24 horas del día. El chico comenzó a aburrirse de su servidor propio, se fue un mes de vacaciones, apagó el ordenador, y claro, la web no funcionó durante un mes. ¡Un desastre! Era todo muy a lo loco, muy aventurero, pero nuestra web ya se había hecho grande, famosa, trabajábamos con muchas modelos, y necesitábamos ya hacer las cosas con seriedad.

Internet ya había avanzado mucho. Todo era mucho más profesional, más legal, porque al principio ni la propia policía sabía de internet. Al principio de internet, aquella policía antigua no estaba formada en internet y en ordenadores, y había mil trampas de gente lista y virtuosa con ordenadores, pero en las fechas actuales la policía ya está perfectamente formada, equipada, organizada y preparada, como una rama más de su oficio. Es un cambio de cero a cien.

"Creció mucho nuestra fama y creamos la popular y famosa web de bondage10"

Decidimos ya una web por fin en serio, con dominio comprado, con hosting en servidor legal profesional, y creamos una web mítica, histórica, con un volumen de visitas increíble, y que mucha gente recordará como la web de bondage10.

Fue un éxito desbordante, y este fue el gran punto de inflexión. Teníamos miles y miles de visitas al día, y pasaron historias increíbles. El blog dentro de esa web llegó a registrar más de mil visitas por hora. Mucha gente nos recuerda por esa web. Marcó un hito. Impresionante, y os voy a explicar algunos detalles.

El blog lo actualizábamos cada día. Siempre escribía algo cada día. En la actualidad, la gente lo hace en Facebook o en Twitter. Yo lo hacía en nuestro blog, y algunos post llegaron a ir a un ritmo de lectura de más de mil personas por hora. Hoy en día es lo que se llamaría viral, pero no se podían compartir ni retuitear ni nada, porque no existían las redes sociales, así que la única opción era leerlo en la web.

Por esas fechas nacieron las cámaras digitales, y nosotros pensamos que nos podía ir bien para ganar velocidad y poder hacer más fotos, pero esas cámaras tenían muy pocos píxeles y tamaño.

Nos compramos la primera cámara digital de nuestra vida, y recuerdo la primera sesión, porque fue un fracaso descomunal. La cámara te dejaba elegir entre tres opciones de fotos. A máxima calidad, cabían nueve fotos en la tarjeta ¡Sí, sí, nueve! A media calidad, bastantes más. A baja calidad, eran unas 150 fotos lo que cabían, y para probar la cámara lo pusimos a baja, porque igualmente en Internet siempre les quitamos calidad de resolución a las fotos.

Hicimos las fotos bondage, y las descargamos. El tamaño de la foto era como la foto de un dni o pasaporte. Como mucho, tres centímetros de ancho y cuatro de alto. ¡Horrible! ¡Me cagué en todo de la cámara! ¡Vaya mierda! ¡A la basura directa!

Vista la experiencia, decidimos aumentar a nueve fotos, que tampoco eran nada del otro mundo, una cámara de tres megapíxeles, de las más avanzadas del mercado en esa época, y el tamaño máximo de las fotos era un 900 por 600 píxeles, aproximadamente. ¡Con eso no te hacían un poster para la fachada!

Decidimos hacer sesiones cortas pero semanales, y muchas de las sesiones de fotos eran en casa, porque no teníamos vehículo para desplazarnos lejos al principio. Muchas fotos eran con fondo de telas negras clavadas con chinchetas en la pared. Al cabo de los años la pared parecía un colador ametrallado de tantos agujeros, pero también hacíamos outdoor. El outdoor lo hemos hecho siempre.

También teníamos un apartado para follar con chicas, con chicos, con parejas, y participar en fantasías bondage. Sí, sí. Mientras sea libre, consentido y mayoría de edad cumplida, follamos con quien nos da la puta gana, y las preguntas imbéciles de los moralistas y mentalidades arcaicas y prehistóricas que se las hagan a su madre. ¡Que le pregunten a su madre si son un hijo deseado y querido, o se embarazó su madre por error de no usar condón o por obligación para quedar bien con la familia! La gente es libre de follar con quien quiera.

Lógicamente, nos llamaban un montón de subnormales. Los subnormales existen desde que éramos trogloditas. Yo pienso que la humanidad no es el homo sapiens. Es el homo subnormalitis.

Además, en esa época los móviles no estaban registrados. No era necesario dar ningún dato personal para comprar móviles, y por lo tanto no sabías a quién pertenecía el móvil. Comprar un móvil era como comprar una revista, o una barra de pan. Igual. Idéntico. No sabías quién te llamaba, y muchos llamaban desde números desconocidos. No aparecía el número del teléfono.

¿Qué hicimos con este problema? Al enemigo, de frente. ¡A por ellos! Llené la web de advertencias que cualquier subnormalidad la íbamos a denunciar por la vía penal por capacidad jurídica nuestra, y cualquier presunto delito lo íbamos a poner inmediatamente en conocimiento de la policía. Me puse en comunicación con las unidades de delitos telemáticos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, pero de este trozo no os doy detalles, que es secreto, y se acabaron las subnormalidades en todos los años siguientes.

La gente se creía que no me iba a atrever por las imágenes de Thyffany desnuda y atada, y otras chicas atadas y desnudas, pero la web es perfectamente legal, y soy persona de combate desde que nací. Los enemigos están para aniquilarnos, y cada batalla te hace más rápido, más ágil, más astuto, más despierto, más listo, más fuerte. ¡A por todos! ¡Del primero al último, sea quien sea! ¿Cuántos problemas tuvimos? Ninguno. Cero.

No nos preguntéis con cuántos chicos, con cuántas chicas y con cuántas parejas follamos, porque no os lo vamos a contar jamás. Os podéis divertir con vuestras teorías, pero me parece patético, porque ya me dirás qué tiene de importante saber con cuánta gente follamos. Me suena a patetismo morboso de puritanos, frígidos y atrasados.

"Nos fuimos a Alemania a trabajar con productores bondage internacionales"

Otro gran momento de aquella web fue cuando nos fuimos a Alemania, a trabajar bondage con productores internacionales, norteamericanos y europeos, que habían visto a Thyffany y querían hacer fotos con ellos. Thyffany siempre ha dicho un no rotundo y total a los listillos españoles que van de maestros, o haciendo cursos, talleres, con un ego hinchado, y que hoy en día siguen en redes sociales, y de los que les han salido miles de copias baratas e imitadores peores que el original, pero el mercado internacional es muy distinto. La cultura bondage fuera de nuestras fronteras es muy superior, y nos fuimos a Alemania.

Fue maravilloso, y allí ganamos mucho público internacional, que todavía conservamos y que seguimos aumentando. En las fechas presentes, más del 60% del público que nos visita es internacional.

La web había alcanzado cotas inimaginables de éxito. Estábamos estresados, escribiendo cada día, fotos cada semana, y el declive de aquella web se debió sobre todo al nacimiento de las redes sociales. Fue una locura el impacto inicial de las redes sociales, la web comenzó a bajar de visitas muy rápido, y nosotros no teníamos más tiempo, entre atender peticiones y fotos del público internacional, y también con nuestra actividad secreta en el fotoperiodismo, que nunca dijimos a nadie.

Tuvimos algunos años pletóricos en fotoperiodismo al máximo nivel, con fotos de primera línea de políticos mundiales, actores, famosos, de una exigencia enorme y agotadora, y no pude modernizar la web a los tiempos presentes. No me metí en las redes sociales. El diseño y el contenido de la web quedaron atrasados, y bajó su ritmo de visitas a cotas muy bajas. Estudié qué hacer, si reflotarla o comenzar una nueva, y decidí cerrar bondage10 y pasarla toda a su siguiente evolución, una nueva, la de exoticbondage, esta que estáis vosotros.

"Después abrí el proyecto actual de exoticbondage"

Ya se nos han bajado de temperatura las hormonas sexuales de cuando somos adolescentes, y ya pasamos de follar con la puta gente imbécil, así que esa opción ya no está, y no estará tampoco. Se acabó esa época de ir follando con chicos, con chicas, con parejas, e ir compartiendo fantasías. Eso ya forma parte del pasado.

Tampoco hay vídeos, porque la gente ya no es como antes. Ya no buscan los vídeos en webs, sino que se van a youtube, clips4sale, manyvids, onlyfans, pornhub y mil páginas similares, y es tontería perder el tiempo en poner los vídeos en la web, cuando la gente los busca en este tipo de páginas.

Sin embargo, con vehículo propio y mayor experiencia y conocimiento, hemos aumentado los desplazamientos a largas distancias, y los escenarios fotográficos son muy impresionantes, y en grandes cantidades. Los artículos de opinión también impactan, claramente marcado el texto por lo que son tantos años de experiencia, y por mi carácter claro y directo.

En todos estos años nos han pasado muchas cosas, pero siempre explico que nosotros practicamos bondage al máximo nivel, a nivel muy duro, y nunca hemos tenido ni un accidente, porque las medidas de seguridad que fueron eficaces el primer día las mantenemos intactas, como si cada día fuese el primer día. Con nosotros está prohibido el exceso de confianza, la soberbia, o subestimar. Toda la seguridad igual e idéntica que siempre, incluso mejorada, y jamás confiarse ante nada y ante nadie. Por eso no hemos fallado nunca, no hemos cometido ni un solo error, no hemos tenido ni un solo accidente, y a pesar del mérito seguimos cada día empezando como si fuera el primer día. Si ayer salió bien, el objetivo es que hoy también salga bien, y así llevamos más de 20 años.

Tenemos miles y miles de fans que nos siguen, que nos leen, que nos miran, que hablan de nosotros, y que nos escriben. De enemigos, sí, tenemos un montón. En España es muy fácil tener enemigos. Son como las setas. Salen solos por el mero hecho de hacer las cosas. ¿Gente que nos tiene envidia? A centenares. ¿Gente que nos odia y no nos puede ni ver? A miles. ¿Gente que con nosotros tienen las puertas cerradas siempre desde hace años? muchos. Sobre todo es gente que los encontraréis haciendo talleres y cursos peligrosos, en clubs que son su negocio de dinero y captación de gente, y haciéndose los listos de mierda por sus perfiles en redes sociales. Siempre les hemos dicho no a todo, siempre les hemos cerrado las puertas para todo, y así será para siempre.

Bondage es nuestra vida, nuestra forma de vivir, de pensar, de divertirnos, de expresarnos, y la historia es mucho más larga y apasionante todavía, que llevamos en esto desde 1997 y ya son años, y seguimos por supuesto. ¡Hasta el final! Sin tregua, sin paz y sin descanso.

Es imposible resumir y hablar de todas las historias en este artículo, y ya voy por la sexta hoja de Word y se me están cansando los dedos de tanto teclear, pero sé que muchos estaréis recordando en vuestra memoria historias antiguas, y las nuevas generaciones, tan absortas en las estupideces de las redes sociales, espero aprendan que el bondage va mucho más allá de un perfil en Facebook o Instagram o twitter o dónde mierdas sea. Si alguien no lo aprende, o es tonto, o no quiere aprenderlo.

En futuros artículos os explicaré más historias. Hay muchas historias pasadas increíbles por revelar, está también todo el presente por explicar, y el futuro para sumar.

Atada en la entrada de este túnel pasadizo. Me gustaba este tono del túnel oscurecido entrando hacia el sótano del edificio y su contraste con el cielo azul, luminoso y abierto. El techo roto de madera le da un aire rústico, y quise hacer sólo en enfoque captando estos tres detalles.

Practiqué ese bondage que a mí me encanta, de las piernas atadas juntas por los tobillos, los gemelos, las rodillas y los muslos, los brazos atados a la espalda por muñecas y codos, y amordazada con un ballgag negro. Es estético fotográficamente, sencillo, y no quise complicarme mucho la historia, porque a ambos lados de este enfoque tenía dos paredes enormes y rectas, y el objetivo de la sesión fotográfica era hacer esa toma.

Al llegar a casa miré las fotos, que fue una sesión rápida y sin dificultad, porque ese día teníamos previsto hacer otra sesión en las inmediaciones y tenía que calcular el tiempo, y he visto que son válidas y han quedado bonitas, y la modelo ha salido muy guapa, como siempre. Me gustan.

Atada a la puerta de la fábrica abandonada. La entrada de este edificio abandonado era esta puerta clásica antigua, con todos los cascotes y maderas por el suelo, y al fondo el ventanal con el bosque. Me gustó, y pensé cómo podía ambientar la sesión fotográfica en ese rincón.

Tenía varias ideas. En realidad, tenía decenas y decenas de ideas que me gustaban, pero hay que tomar las decisiones rápido y ya. Yo no soy de dejar las cosas para mañana. Hoy es hoy, y opté por esta posición atada por la parte posterior de la puerta, atada contra los listones por los hombros y la cintura, con la suficiente tensión de no poder despegarse. Sus pechos desnudos quedaban en el hueco donde supongo hubo hace años algún cristal de adorno. Los brazos están levantados, atados al primer listón por encima de su cabeza. Las muñecas están atadas a la madera, y las cuerdas unen atadas desde cada muñeca hasta la zona de su bíceps, con el brazo doblado, y conseguí con estas ataduras que los brazos no pueden estirarse y no poder separarse de la puerta, y tan sólo faltaba añadir la mordaza.

El umbral de la puerta era muy sombrío, y quise dejar las fotos algo oscurecidas, porque considero le transmite mayor pasión y entusiasmo al bondage.

Bondage atada entre palmeras de jardines. El año pasado nos fuimos seis meses de vacaciones en una isla privada paradisíaca del Pacífico, invitados por un famoso mundial millonario. ¡Que no, que es broma! ¡Ojalá fuera verdad! Es la frontera donde termina la selva tropical y comienzan los mares de aguas cristalinas turquesas. ¡Que no, que tampoco! ¡Hoy estoy graciosete!

Son palmeras, las típicas palmeras que adornan paseos, jardines y calles en las ciudades, pero todavía están en su plantación. Las palmeras ya tienen bastante altura, y algunos ejemplares ya superan los cinco metros de altura. A su lado, la modelo se ve muy pequeña, pero he querido dar este simbolismo en las fotografías.

Puse a la modelo atada de pie, con los brazos atados a los costados, en una posición que añadiendo las cuerdas de los antebrazos, los codos y el bíceps, bien tensas y anundadas por dentro las cuerdas, quedan inmóvil en un bondage sensual y pícaro. Las piernas están atadas juntas, amordazada, y busqué muchas tomas intentando capturar toda la altura de las palmeras. El bosque está justo aquí, a derecha e izquierda y a mi espalda, y en algunas tomas asoman los árboles por encima de las palmeras. Fue una sesión divertida y muy curiosa, y nos ha encantado poder añadir un nuevo escenario de estas características a todo el gigantesco repertorio de escenarios que nos identifica.

Atada frente esta pared llena de pequeños graffittis urbanos. Nos encontramos con esta peculiar colección de un estilo grafiti dentro de una fábrica bandonada. Está toda la pared llena de estos singulares grafitis, y en las paredes laterales también hay más grafitis, pero una gran parte de los grafitis están ya en muy mal estado en la pared de nuestra derecha, porque da a un exterior y se filtra el agua de la lluvia que penetra por el tejado y los orificios de los ladrillos.

Además, el primer techo está hundido, y cuelgan del techo los ladrillos sólo por los alambres omo si fueran adornos que engalanan la habitación, pero es muy peligroso, porque repito por segunda vez que sólo cuelgan por los finos alambres donde se pegaron cuando este lugar se edificó. Muchas de estas baldosas ya han caído. Se puede ver en el suelo en las fotos, y son sólidas, duras y pesadas, pero os comento que la losa que se ve en las fotos sobre Thyffany está más separada de lo que se aprecia visualmente. Hay entre medio metro y un metro, y estaba muy buen sujeta. No había riesgo de caída.

Ya escogido uno de los rincones, la modelo se puso descalza sobre una losa, para no clavarse los cristales en la planta de los pies. Bordeamos las piernas atadas por varias partes, con las manos atadas a la espalda, amordazada, y el trozo sobrante de esta cuerda interminable lo usé para atar sus brazos y unir todas las ataduras llevando la cuerda en sentido vertical al suelo. Cambiamos varios espacios de la pared para apreciar con detalles algunos de los pequeños grafitis pintados, y os he puesto tomas donde se ve el techo con esas losas colgando de los alambres, y también os he puesto fotos centradas en la modelo y los graffittis, para que tengáis algo de variedad al ver la galería.

Lugares favoritos de la gente para sus fantasías sexuales. Yo estoy convencido de que toda la gente tiene algún lugar favorito para sus fantasías sexuales. Sé que hay gente que dice que no, y que no tiene fantasías y todo ese rollo, pero yo no me lo creo, porque la fantasía, la imaginación, es una parte esencial de sentirse vivo y disfrutar la vida. No necesita ser realidad la fantasía, porque por eso se le llama fantasía, porque muchas veces no se cumplen, o son incluso imposibles de cumplir. Se puede fantasear con follar en la Luna, o en la punta de una estrella en el universo, o a los lomos de un dinosaurio. Son fantasías imposibles, pero se necesita tenerlas. Para mí, un cerebro sin fantasía, sin imaginación, es un cerebro muerto.

La lista de lugares es interminable, y en mis reportajes y entrevistas de sexo que hago con la gente he preguntado muchas veces cuál es su lugar favorito para una fantasía sexual. Podéis ver mis vídeos en mi canal de YouTube. Lo hago siempre en vídeo porque yo no me creo la mierda de estadísticas que publica la prensa vulgar de hoy en día. Tampoco me creo esos estudios de mercado inventados que sólo son para hacer marketing o recopilar datos personales.

"La playa gana por goleada"

La playa es el lugar favorito de la gente en las respuestas a mis entrevistas. Yo también he hecho sesiones de fotos bondage atada en la playa, y nos ha pasado de todo.

En una sesión, que podéis ver en nuestra categoría outdoor, estábamos haciendo fotos con Thyffany atada en la playa, y de repente venía un hombre paseando por la arena, algo muy habitual, pero la trayectoria tan directa era rara. Pasó muy cerca de nosotros, pero disimulaba fatal y algo tramaba. Siguió andando alejándose de nosotros sin mirar, y cuando estaba a unos diez metros se paró, se puso a mirar el mar y se sacó la mochila, como si quisiera sentarse en la arena para tomar el sol. ¡Y una mierda! ¡Disimuló fatal! ¡Y nuestra seguridad está siempre alerta! Se sacó una cámara de fotos, y me obligó a activar el protocolo de seguridad. Tardé cuatro segundos exactos en neutralizar su foto, recapacitó, y se largó.

Otro día estábamos haciendo con Thyffany atada dentro del agua, en la orilla, y apareció un tío volando con un parapente, de éstos que van con hélice a la espalda, por el cielo. También podéis ver la foto demostrable en nuestras galerías, pero esta sesión está publicada en la categoría waterbondage.

Otra historia de la playa que nos ocurrió fue que estábamos haciendo fotos en el agua, con Thyffany atada en la roca, y alguien con prejuicios o incultura llamó a la policía, y aparecieron de repente cuatro policías corriendo por la arena, pero ya los vimos venir por las medidas de seguridad y habíamos desmontado todo.

El problema de nuestras playas es que son playas masificadas creadas artificialmente para el turismo, y hay gente todo el año, paseando, corriendo, sentados, haciendo deportes, con los perros, y follando también. En verano están a rebosar. Hay playas tan llenas que no tienes ni sitio donde ponerte, pero en otro tipo de playas, desiertas y paradisíacas, sí que serían el lugar favorito para fotos y para las fantasías sexuales.

"Lavabos públicos"

El segundo escenario que me ha mencionado mucho la gente son los lavabos públicos de muchos sitios distintos, universidades, aviones, lavabos en la calle, y montones de otros edificios.

A mí los lavabos no me gustan. Yo encuentro los lavabos públicos un lugar sucio, incómodo, estrecho, y de diseño horribles. Además, Barcelona es una ciudad con mucho cruising y sexo entre hombres en lavabos públicos masculinos. Es una práctica muy extendida desde hace años, sobre todo en estaciones de tren, centros comerciales y en tercer lugar las universidades, porque actualmente en las universidades de esta ciudad entran incluso los de seguridad para vigilar si hay prácticas sexuales en los lavabos. Son hombres que quedan con otros hombres por internet, redes sociales, whatsapp, se encuentran, y entre ellos se masturban, o se hacen mamadas, o se follan.

Nosotros hace muchos años hicimos un set fotográfico en varios lavabos públicos, porque nos la había pedido un fan de aquellos tiempos, y una de estas fotos es la que ilustra la entrada a este artículo. Entramos en varios lavabos, nos encerrábamos en un lavabo, ataba a Thyffany, y cuando no había nadie salía Thyffany y se colocaba en varios rincones del lavabo mientras yo iba haciendo fotos y vigilando si venía alguien. Cuando venía alguien, nos escondíamos en el lavabo, y volvíamos a salir cuando se iban.

Fue muy divertido y una experiencia maravillosa, pero también pasamos unos nervios de mucha intensidad vigilando que no nos pillaran, pero yo soy por genética muy nervioso, muy rápido, de toda la vida, y me defiendo perfectamente en estas situaciones. Fue una locura también, pero las locuras son también parte de la fantasía, y coinciden en el mismo punto de que son vitales para disfrutar la vida y tener días especiales e inolvidables. Lo normal es aburrido.

"Bosques y montañas y sexo al aire libre en la naturaleza"

Las fantasías sexuales en el bosque, en la montaña, y el sexo al aire libre, en la cima de la montaña, debajo de un árbol, en un prado, es un clásico mundial. Este grupo en general está dentro de los tres lugares favoritos de la gente para una fantasía sexual, y yo coincido plenamente. Sólo hay que mirar mis fotos, todas en escenarios, tractores, campos, parajes rurales, atadas al árbol, bosques, balas de paja, ríos, y muchos más.

Yo me crie rodeado de paisajes y naturaleza. Mirando hacia el este y al sur, contemplaba de pequeño grandes extensiones de trigo, campos, almendros, frutales y todo un mundo rural. Detrás, justo detrás, casi pegado a la casa, todo bosque espeso y salvaje, hacia oeste, donde entraba, jugaba, entrenaba, aprendía, descansaba, y al norte, por encima de los árboles y sobre los cerros veía las grandes montañas.

Para mí, el escenario es imprescindible. Yo soy de escenarios y fantasías, y así seré toda la vida. Una foto sin escenario, salvo que sean esas fotografías de catálogo, retratos, estudio o científicos, es una foto de mierda. En bondage, esas fotos estúpidas de gente vanidosa hechas con cuerdas en un club o entre cuatro paredes simplistas o con un fondo negro me parecen una mierda de fotos. Yo cuando estudiaba y estaba aprendiendo a hacer fotos hacia las fotos con fondo de tela negra para que no se viese la pared o la ventana. Son fotos típicos de novato, estudiante, o aprendiz.

Nosotros nos pasamos mucho tiempo en bosques. Desde mi infancia me muevo por bosques. Incluso forma parte de mi ruta, porque para ir a algunas direcciones voy más rápido en la línea corta por dentro del bosque, y no sigo los caminos marcados que serpentean y te encuentras bosque, y esto son bosques grandes, pero tengo un sentido de la orientación extraordinario. Nunca me he perdido, ni cuando entraba sólo en el bosque con cinco años. Tampoco me he perdido nunca en la ciudad. ¡Me parece ridículo! Las calles están enumeradas y con nombre, y tienes planos y mapas.

"Lugares públicos donde la gente les puede ver"

Otro lugar favorito para una fantasía sexual de la gente es un lugar público, y partiendo de este punto hay dos variantes, que es la gente que le gusta la fantasía en ese lugar donde te pueden descubrir porque viene gente pero no te descubren, y luego está la gente que sí quieren ser vistos.

Entre estos lugares públicos, aparecen mucho los parques, también rincones de calles en la ciudad, y después hay de todo, aulas de universidades, escaleras de fincas de vecinos, el ascensor, un museo, vestidores en tiendas de ropa, o vestuarios en gimnasios, por citar algunas respuestas. Las fantasías son libres y personales, y cada persona fantasea con su escenario.

A mí me encantan las fantasías al aire libre y exteriores, pero no me gusta que nos descubran, porque ya sabéis que me da asco la gente, me repugna, no me fío nada de la gente, no quiero gente, y soy muy antisociable desde siempre. Ver gente es ver enemigos, y no quiero saber nada de una gente que ha demostrado, con esto de la pandemia, ser la vergüenza histórica en la línea evolutiva de la humanidad, y convertirse en la mejor demostración de cómo la inteligencia se desmorona, cómo la especie ha dejado ya de evolucionar, y comienza un retroceso, un periodo devolutivo, que a este ritmo va directo a la extinción. Por mí, mientras sobreviva la naturaleza, los árboles, los ríos, los mares, los peces, las aves, los animales, y la flora, ya estaría muy contento. La especie humana actual que le den por el culo.

"En el agua"

Las fantasías sexuales dentro del agua también coincide en mucha gente, y lógicamente con el agua hay una gran variedad de sitios, dentro del agua, mojados por el agua, en el mar con la luna llena, o las piscinas, tan usadas en películas.

Nosotros hacemos muchas sesiones de fotos bondage atada dentro del agua. Hace muchos años que trabajamos esta temática. Me encanta el agua, porque hace fotos maravillosas, y porque de pequeño tenía el río a apenas dos kilómetros de casa andando por caminos rurales. He visto su fuerza, su enfado, su calma, he visto que el agua salvaje te deja bañarte, nadar y disfrutar, pero también hay semanas donde va desbordado y no te puedes ni acercar. Por lo tanto, siempre máximo respeto por el agua. La naturaleza manda.

Las condiciones varían según sea la piscina de tu casa o un río. En nuestros ríos, que nacen en grandes montañas y vienen de los deshielos, el agua está muy fría, y en las sesiones bondage hay un tiempo prudencial, porque se pierde temperatura corporal y hay un límite, una línea roja, que no se puede cruzar y es mejor no aproximarse, porque la modelo comienza a temblar, tiene pérdida de fuerza muscular, una gran debilidad que no le deja ni levantarse, es muy lenta de reacción, y le puede incluso dificultar hablar o comprender lo que le dices. Hay que conocer muy bien dónde está este límite, y no acercarse, y no olvidarse de que es agua en curso, agua en movimiento, y hay corrientes.

También hay que tener en cuenta que las cuerdas mojadas pesan mucho más, son menos manejables y es más difícil y costoso desatar. Se necesita más tiempo, porque se frenan, así que hay que sumar este inconveniente al tiempo prudencial de seguridad.

En las piscinas, o aguas estancadas, el problema de la temperatura corporal disminuye mucho, o desaparece con esas aguas que a veces se notan muy calientes, por lo que es mejor follar en piscinas o lugares donde el agua esté estancada y templada.

"En casa"

Es curioso, pero hay gente que su escenario favorito para una fantasía sexual es en casa. A mí me resulta llamativo, porque a mí las casas me parecen lugares muy feos para mis fantasías favoritas. Lógicamente, es el sitio donde más folla la gente. En casa folla todo el mundo, sí, sí, eso lo entiendo, pero no sería nunca mi lugar favorito para una fantasía sexual.

He pensado que a lo mejor es porque mi piso es horrible, no me gustan las paredes, no me gustan los muebles, no me gustan las sillas, ni las bombillas, ni nada, pero no creo que ese sea el problema, porque me imagino una casa palacio de lujo, aquello de seis plantas, doscientas habitaciones, toda llena de lujos, lo que quieras, pero también en esas casas de ensueño que jamás tendré mi rincón favorito para la fantasía sexual sería el árbol en el jardín, porque supongo que una puta casa como ésas tendrá jardín íntimo. ¡Sólo faltaría que no!

Sin embargo, hay gente que sí, que en casa es el lugar favorito de su fantasía sexual. Hay gente que le gusta la cama, también por comodidad, pero hay gente que me ha respondido cualquier sitio de la casa menos la cama. Hay gente que dice la ducha, la cocina, y todos los rincones.

Vuelvo a repetir que cada persona tiene su gusto, su propia fantasía, y hay que respetar todas las opiniones y gustos. Es su libertad, y están en su derecho.

"Lugares entre tétricos y prohibidos y sagrados"

Desde siempre hemos sabido que hay colectivos de personas que sienten atracción o predilección por lugares tétricos, sagrados y en ciertas maneras misteriosas y terroríficas. Estos sitios forman parte de su imaginación, sus vivencias, sus creencias, sus ideales, y hay gente que para ellos también sería el lugar favorito de su fantasía sexual.

No me sorprendieron las respuestas de la gente que optaba por el cementerio. En este país hay hasta turismo de cementerio para ir a visitar tumbas. ¡Qué mal rollo me dan! ¡A mí esa gente que no me hable después de su visita turística! ¡Esto a mi madre le encantaría! ¡Y no me extrañaría que se pongan a mirar las fechas para ver cuántos años tenían. ¡Joder con la gente! ¡Es morbosa y macabra que te cagas!

Otro lugar que no me sorprendió son las iglesias. Creo que hay gente que les gusta porque tiene ese alto nivel transgresor, pero aquí en nuestro país las ofensas de tipo religioso, a lugares sagrados de culto o a creencias, es un delito muy grave, y las penas son duras. Hay un debate actualmente sobre si esto debería de ser delito penal o no, pero las raíces religiosas están muy insertadas desde hace siglos, en la sociedad, en la política, en las Administraciones, en el gobierno, en empresas, y también en medios de comunicación financiados por la iglesia. En muchas televisiones españolas se emite misa los domingos por la mañana, y a fecha de hoy no se toca y no hay debate. ¡Tema muy complicado en nuestro país!

Sin ser tan macabros como los cementerios, o sin lugares donde se puede incurrir en graves delitos como iglesias, hay otros sitios que me ha comentado la gente, como hospitales o un quirófano. En mi opinión lo englobo en la misma temática porque los hospitales no me gustan nada, que de ahí muchos se van al cementerio y sus familiares a la iglesia. Es como un proceso continuado, y por eso lo englobo en la misma categoría, pero igualmente los hospitales tienen esa olor característica, ese ambiente de gente enferma y con problemas, y no me gustan nada.

Los quirófanos para mí es algo similar, con esa camilla, esos instrumentos, las luces, el cirujano con el bisturí y el burka de la mascarilla, y todo ese ambiente terrorífico, que a mí allí no se me levanta la polla ni con el gato de un coche.

"Los coches"

Hablando de coches, es otro lugar favorito de la gente para su fantasía sexual, sobre todo en el aspecto de follar rápido, cuando hay prisa o no hay otro sitio. Está bien los coches, pero todo depende del coche, porque no es lo mismo follar dentro de un todoterreno, un deportivo de lujo, o un minúsculo dos plazas. Tiene que ser muy incómodo follar y de repente darle al claxon del coche y sentirse la bocina. ¡Que susto! O le das al botón de las luces o al limpiaparabrisas y se enciende solo. ¡Tengo un relato erótico bondage escrito, el de la autoestopista, que hace bromas de esto!

En bondage se utiliza mucho el coche, para la típica escena de la chica atada en el asiento del coche o dentro del maletero atada, que es un clásico mundial en fotografía y en cine.

"Hay muchos más escenarios"

No puedo escribir todos los escenarios porque no voy a acabar nunca entonces el artículo, que todavía me quedaría por repasar los aviones, la cabina del avión, o arriba de los árboles. Hay millones de lugares. Cada persona tiene su propio lugar favorito para su fantasía sexual, e indistintamente de que el lugar escogido sea realizable o no, se cumpla o no, son todas válidas en nuestra mente, porque fantasear es una pieza en la puzle de la felicidad y de disfrutar la vida.

Suspensión en el árbol atada como una hamaca. Ayer nos apetecía volver a hacer una sesión bondage suspensión, y nos decidimos por una suspensión atada desnuda boca arriba, con las cuerdas que llenan su cuerpo desde los tobillos hasta los hombros. Me gusta usar mucha cuerda y los cuerpos llenos de cuerdas, y lo hago siempre que tenemos las condiciones de seguridad de poder hacerlo, porque en outdoor depende mucho del lugar y del día.

Tiene las manos atadas a la espalda, y está suspendida por cuatro puntos. La primera cuerda ata sus tobillos levantados a la rama más cercana de sus piernas. La segunda cuerda en sus rodillas, atada a otra punto de la rama.. El tercer punto de la suspensión está en su torso, pasando también por debajo de su espalda para mantenerla levantada, y la última cuerda de suspensión está a la altura de su pecho.

El terreno tenía una pendiente muy fuerte, y tenía que prestar atención a dónde ponía el pie y al ángulo fotográfico, porque podían salir las fotos muy torcidas. Por eso veréis que los árboles del fondo se ven inclinados. Escogí el árbol en inclinación para ir siempre buscando variedad en la ideas, y quedó interesante. Nos gustó el resultado fotográfico.

Atada sobre la repisa de esta ventana en una casa abandonada. De esta pequeña casa abandonada me fijé que su ventana tenía como un aire pintoresco, gracias a la posición del sol. Son de aquellos escenarios que me llaman la atención para fotos, y no voy a preguntarme por qué me gusta. Simplemente, me gustó.

Había visualizado la idea de la modelo atada y sentada en la ventana. El sol quedaba perfecto. Daba de tal forma que oscurecía el interior de la casa, con esa sensación de oscuridad y profundidad, que en realidad sólo es la sombra del sol en el interior de la casa.

Thyffany se sentó en la repisa. Puso las piernas flexionadas, y comenzamos atando los tobillos. Seguimos por poner las piernas atadas por los muslos y por sus gemelos, atamos los brazos a la espalda, añadimos la mordaza y comenzamos a hacer las fotos. El graffitti quedaba muy bien, e hice tomas captando toda la ruina que debió de ser quizá hace muchos años una casa.

Atada en un río tranquilo. La gente de esta época encuentra divertido sentarse en una terraza de un bar, a beber y charla, o le gusta ir de tiendas, a mirar sombreritos y chaquetas y zapatos y tonterías que no busquen pero compran porque están en el escaparate. ¡Que diversión! ¡Es la alegría de la huerta! ¡Lo digo con ironía, por supuesto que sí!

A mí me gustan esos rincones lejos de la gente, donde poder seguir jugando, aprendiendo, mejorando y superando mi creatividad, aunque en mi país es muy complicado, porque con el buen clima la mierda de la gente está en cualquier lugar y en cualquier momento.

Yo sigo aprovechando los parajes solitarios y tranquilos cuando no hay nadie, que cada vez es más difícil, y fuimos a un río para pasar un rato de aquel día jugando con bondage y el agua, pero con poca cuerda, las manos atadas simples a la espalda, amordazada y con bikini, porque en cualquier instante podía venir alguien. Como dice esa frase famosa, todos los días son bonitos hasta que sale el típico imbécil y lo estropea. No salió nadie y el día fue divertido, pero siempre vigilamos. Yo no bajo la guardia ni en el lavabo. La gente aparece cuando menos te lo esperas y donde menos te lo piensas. Esto es la gente.

Terror y bondage en esta casa abandonada. Subimos a la segunda planta de esta casa por unas estrechas escaleras llenas de un mar de cristales y cada escalón estaba lleno de cascotes. La casa se mantiene en pie, pero no es un lugar donde ponerse a saltar a la comba o a jugar un partido de baloncesto. Cualquier golpe produce una vibración, y ya hay parte del tejado de las habitaciones derrumbada. No tardará mucho en caerse.

Al llegar arriba vimos esta habitación con este graffitti impactante, y decidimos hacer aquí las fotos bondage. Quedaba muy bien con la modelo atada a la silla, pero la silla tenía una pata rota. La solución fue pegar la silla a la pared, sentarse la modelo con mucho cuidado buscando la estabilidad, y no moverse. Con esta silla no se pueden hacer los clásicos vídeos de forcejeos, o ir moviendo la silla de un rincón a otro de la habitación.

Ya sentada, elegí este bondage de fantasía universal, que es atada a la silla, en su forma más clásica, con las piernas atadas a las patas de la silla y las manos atadas a los apoyabrazos de la silla. Esta fantasía erótica es muy habitual, y me atrevo a decir que a nivel popular, dentro de los hogares de las casas, en sus prácticas de sexo que son íntimas, que no cuentan y no se ven, es el bondage más usado por la humanidad, junto atada a la cama. Si lo pensáis, estoy seguro de no equivocarme si afirmo que decenas de miles de personas en todo el mundo están ahora mismo, en este instante, atadas a una cama o a una silla como juego sexual.

Los perros no son juguetes para vestir o poner zapatos. Andando un día cualquiera por el centro de una ciudad que aborrezco como Barcelona vi una imagen que es otra señal de encaminarse la humanidad a su extinción. ¡Un perro con zapatos! Una señora, ya de unos setenta años, estaba paseando su perro, y el perro llevaba zapatos. ¡Pobre perro! Andaba a saltitos, y no me pareció una imagen graciosa o simpática. Me pareció una imagen patética y penosa.

No es la única imagen ridícula con pobres mascotas que he visto en esta ciudad. En días de lluvia, he visto gente que lleva a su perro a brazos para que no se le mojen las patas cuando llueve o el suelo está mojado. La gran mayoría no lo hacen pensando en el perro. Lo hacen para que el perro no les moje la alfombra cuando llegan a casa, pero ¡esperar! ¡Que la colección de imágenes ridículas es interminable!

He visto a gente llevar a su perro por la calle dentro de un carrito de paseo para perros, como si fuera el carrito de un bebé. ¡Increíble! En España se suele decir de una persona vaga que está haciendo el perro, pero esta frase tiene de base la incultura y la ignorancia, porque es mentira. Los humanos, la gente, las personas, son mucho más vagos que los perros. Los perros no son vagos; la gente sí es vaga. Los perros quieren andar y corren; la gente es que la coge el ascensor sólo por subir un piso, o se sube al taxi o al autobús para ir sólo a tres esquinas de distancia.

Todavía quedan muchas más imágenes patéticas por explicar. Un día vi una persona llevar su perro pequeño sentado sobre la parra del pan, encima del carro de la compra. Esa barra de pan tiene que estar llena de pelos, y puede tener parásitos. No sé si se la van a comer las personas en casa. Es su problema, pero eso no tiene nada de higiénico.

Otra imagen asquerosa la vi en verano. Había una familia comiendo en la terraza de la playa. El perro estaba sentado encima de la falda de la chica. Estaban comiendo patatas fritas, y el perro comía directamente del plato, refiriéndome a un plato de personas, cogiendo las patatas con la boca, y ella comía del mismo plato del perro en la terraza del restaurante. Es un peligro higiénico descomunal.

Todas estas imágenes, y muchas otras que omito, las he visto por Barcelona.

"Yo siempre he tenido perros fuera de la ciudad"

Yo he tenido perros fuera de la ciudad toda mi vida. Ya sabéis, mis seguidoras y seguidores, que me he criado rodeado de naturaleza, y la mayor parte del año y de mi vida transcurre en bosques y montañas, aunque algunos meses me toca por obligación estar en una ciudad que me repugna como Barcelona.

Siempre he tenido perros en las montañas, y grandes perros. He tenido perros desde muy pequeño, y nos lo pasamos de maravilla. Nos pasamos horas jugando. Entrenamos juntos, y los perros siempre venían a correr conmigo por estos caminos y pendientes. Aquí los caminos son de tierra, cuando llueve están muy embarrados, son caminos bacheados, las cuestas son muy empinadas, y el asfalto que le den por el culo y muy lejos, y los perros son brutalmente felices. Suben sin problemas montaña arriba. Corren por los campos de tierra y por prados a toda velocidad. Nos metemos en bosques y no aflojan. No tienen ningún problema en correr o saltar en caminos de pura naturaleza salvaje. Nos hemos montado excursiones impresionantes de kilómetros. Los perros son muy felices en estas condiciones.

Mis perros jamás han llevado, ni llevarán, zapatos. Eso es una crueldad y aberración humana. ¡Jamás les pondré zapatos a los perros! Por norma mayoritaria y general, no les gusta a los perros que les toquen las patas de los pies. Yo juego con mis perros a tocarles la planta de los pies, y ellos la apartan. La vuelven a poner, yo me siento en el suelo delante del perro, y jugamos a ver quién es más rápido, los perros quitando la pata o yo tocándoles los dedos.

Pensé que ese hecho absurdo de ponerle zapatos al perro era por una anciana puntual, inculta en mascotas, o la clásica pija de apariencia y ostentación muy habitual en este país, pero me informé, y he visto que hay un mercado de estos productos. He visto que hay botas, zapatos, patucos y botines para perros, y que no es una simple anécdota. Las reglas del mercado comercial dicen que si hay oferta, es que hay demanda, y eso significa que hay que gente que compra, y hay de todo y un montón. Hay botas de neopreno, botas para el invierno, botas para la nieve, botas de agua, botas para hacer senderismo, zapatos de deportes, zapatos para el asfalto en verano, ¡¡¡sí, sí, hablo de zapatos para perros!!! y mil cosas más que son la envidia de muchos humanos. Tienen mejores zapatos los perros que sus dueños. ¡Incluso se ajustan con cordones! Hay gente que va a trabajar con zapatos de mierda mucho peores que el calzado de lujo de los perros. ¡Hay que joderse!

Los perros no necesitan zapatos. Esto es ridiculeces de gente pija que le gusta ir destacando por la calle, o de gente sin cultura en perros, que no saben lo que es en realidad un perro, y los humanizan con prácticas humanas que son crueles para los perros.

Toda mi vida he ido con perros por las montañas, y no se han hecho nunca ni una herida, ni una torcedura, ni un rasguño, y eso que a veces son más bestias mis perros que yo, y se meten por trozos que por ahí no se pasa y no hay camino, pero están ágiles, rápidos, fuertes, inteligentes, y son felices siendo perros.

Ven el agua y se meten dentro. Hay un sendero en pendiente, más complicado que el camino elegido, y los bestias se meten por el camino difícil. En los prados de hierbas altas se revuelcan como caballos. Esto es la felicidad de un perro. Ellos no quieren escuchar los imbéciles chistes sexistas, machistas o discriminatorios, que inundan el humor patético de nuestro país.

Una vez tuve un perro maravilloso, increíblemente listo y muy juguetón, que cuando veía en los campos el abono de estiércol o pilas de estiércol amontonadas, el cabrito se tiraba de lleno, y se restregaba y se frotaba y se revolcaba y saltaba encima del estiércol, y venía todo contento moviendo la cola feliz como diciendo que se ha duchado. ¡Será cabrón! ¡A la manguera cuando llegamos a casa! Pero esto es la felicidad de un perro, y hay que dejarle ser feliz.

La gente sí necesita zapatos, porque la gente es el único animal que pisa una miserable piedrecita minúscula con la planta del pie y va saltando como un canguro con el pie destrozado. La gente es el único animal patoso, cegato, y torpe, que se mete el tortazo del siglo pisando una rama o un bache. Los perros no tienen ese problema.

Meterle zapatos a un perro es como ponerle zancos a una persona. Esta humanización es maltrato.

"Surreal y absurdo los perros con calcetines en casa"

Al mismo tiempo, también he visto que hay calcetines antideslizantes para perros, que por lo visto son para parqué o que no resbale el perro en interiores, y pone que tienen control de tracción. ¡¡¡Calcetines con control de tracción!!! No lo pillo. ¿¿¿Y eso??? Yo pensaba que lo de tracción era para vehículos y todoterrenos.

Para empezar, soy totalmente contrario a tener un perro en un piso donde el animal no está al aire libre. Mis perros estarían muy tristes en un piso. Están afuera, en su caseta, o se meten debajo los árboles, y tienen sus rincones favoritos donde se ponen a descansar. Tienen todo el aire libre para ellos, la naturaleza, el sol, los árboles, la tierra, sombras, y mucho más, pero un piso no es un sitio para un perro, sea la raza que sea.

Nunca he tenido un perro en un piso, pero doy un margen de permisibilidad y comprensión con la gente que está sola y se siente sola. Un perro hace mucha compañía, y hay momentos muy bonitos e inolvidables. Por lo tanto, aunque soy contrario, entiendo la compañía de un perro en casa, pero vuelvo a lo mismo de antes, que no se les pone nada en los pies. ¿Qué raya el parqué? ¡Que se joda el parqué! El perro no tiene la culpa de que se ponga parqué pijo y presuntuoso en casa. No les gusta que les toquen los pies, y ponerles zapatos o calcetines es una cruel humanización de un animal que es feliz respondiendo a su genética.

Respecto a lo de resbalar, nunca ninguno de mis perros, en ningún lugar, ha resbalado o tropezado. No son gente. No son personas. Son perros, y sobre cuatro patas los animales son mucho más ágiles y mucho más rápidos. Nosotros, en nuestra línea evolutiva primitiva, abandonamos las cuatro patas porque el cerebro en su desarrollo necesitó uso de las manos, dicho de forma simple y resumida que lo entiende todo el mundo, pero eso nos hizo patosos, torpes y lentos. De todos modos, si resbalan, se levantaran. La selección genética natural ha hecho a los animales muy fuertes y listos. Los humanos, con una selección genética alterada por ser el mayor depredador del planeta, son imbéciles y subnormales.

"A los perros no se les viste"

En Barcelona se ven muchos perros vestidos. Los zapatos no lo había visto nunca, pero vestidos sí los he visto, y he visto muchos perros vestidos. ¡A centenares!

He visto perros con impermeables y chubasqueros, incluso con capucha. He visto perros con suéter, con camisetas, con chaquetas, abrigos, o jerseys, o pantalones. Algunas veces he visto perros con bufanda, que las primeras veces tuve que mirarlo hasta en tres ocasiones para ver, y creerme, qué narices llevaba el pobre perro en el cuello, y cuando son fiestas como carnavales o Halloween o cualquier tontería humana los he visto disfrazados.

Los perros no quieren disfrazarse. Los disfraces sólo es un capricho de la gente que usan a sus mascotas como si fuera decorar un jarrón, y lo curioso es que ha disfraces de todo tipo. He visto que existen disfraces de Santa Claus, de vampiros, de marineros, hay pelucas que simulan ser un león, o los puedes disfrazar de superhéroes, en plan Superman, Capitán América, Iron Man, o de Wonder Woman. Incluso se puede disfrazar a los perros de personajes de la Guerra de las Galaxias.

Respecto a los disfraces, un perro disfrazado no está bonito, ni divertido, ni gracioso, ni simpático. Un perro disfrazado es una imagen deplorable y lamentable. Un perro bonito es un perro con su pelaje sano, con sus tonos destacando, con su porte erguido, su cabeza levantada, su mirada despierta. Eso sí es un perro bonito.

En cuanto a la ropa, los perros no necesitan ropa porque soportan muy bien el frío. Aquí, en invierno, las noches son bajo cero, y mis perros tenían su casita caliente y su refugio donde no pasar frío. Para las noches de mucho frío, donde las temperaturas están bastantes grados bajo cero, dejaba un cobertizo y un pajar abierto, porque si hacía mucho frío el perro podía refugiarse en esas zonas calientes naturales de la casa.

Antes de ir a dormir, miraba qué tal estaban los perros, y estaban afuera, sentados en medio del patio. En su casita estarían mucho mejor, pero les gusta el aire libre, y su genética sabe combatir el frío por naturaleza. A los perros el frío no les asusta. Cuando quieran ya se irán al pajar, al cobertizo o a su casita. Nunca ningún perro ha muerto de frío, ni se han resfriado. Están perfectamente sanos.

También lo hacen cuando llueve. Está lloviendo, y miro que los perros no se mojen. Si llueve poco, he llegado a ver a los perros sentados afuera, mojándose los bestias, y eso que pueden ponerse a refugio, pero ellos quieren estar allí. Cuando aprieta la lluvia entonces sí se ponen a cubierto.

En verano es cuando los perros están muy incómodos, con temperaturas superiores a treinta grados. Alcanzadas esas temperaturas, no les gusta la calor, y a pleno día miro qué hacen los perros, y están dentro de sus casitas o debajo de los árboles. No lo hacen en invierno. No lo hacen cuando llueve. Pero sí lo hacen con olas de calor, y en verano les ponemos toldos con sombras para estar lo más frescos posibles, y mojamos con mangueras el suelo, y cuando hemos terminado se tumban encima de la tierra mojada, y escarban y se hacen un agujero que parece que han estudiado arquitectura, porque les queda a medida y tumban el lomo dentro, porque tienen mucha calor.

Por lo tanto, si lo comparamos con una ciudad que en invierno tiene un clima suave, agradable, templado y benigno como Barcelona, donde la nieve se ve apenas un par de días cada cinco años, ponerles ropa a los perros es un castigo para ellos. Hay perros en Groenlandia. Hay perros en Siberia, en los Polos, hay perros en el Pirineo, en los Andes, por las montañas de todo el mundo, por climas muy fríos, hay perros que andan sobre superficies heladas, que viven en lugares donde nieva todo el invierno, y no llevan ni ropa ni botas ni tonterías, y se zambullen en la nieve, saltan y corren por la nieve, y están al aire libre bajo cero, y no se lesionan, no tienen heridas, y no se resfrían.

El único animal inútil, quejica, tonto, torpe, lento, y atrofiado que se resfría porque tiene corriente de aire con la puerta abierta o porque se le enfría el sudor es el ser humano. Los perros no tienen ese problema.

"La aberración estúpida de las braguitas para perras en celo"

En este apartado la absurdidad de la gente ya tiene un nivel impresionante. He tenido que mirarlo quince veces. Ya me imaginaba que no era broma, pero es que me ha dejado estupefacto ver que existen braguitas en forma de slip para perritas en celo. ¡No puede ser! ¡Que ridiculez! Esto será vergonzoso en los libros de historia. La humanidad ya ha perdido el norte, y tal como escribí en diciembre, ya ha empezado su camino a la extinción. Esto es increíble.

Pongamos un ejemplo. Voy a la casa de alguien, y cuando llego veo que el propietario le ha puesto braguitas a la perra. Doy medio vuelta y me largo directo. La primera impresión que me daría sería pensar que es un pervertido psicópata enfermo. Esto me parece fantasías y fetichismos sexuales abominables y enfermizos.

Los fetichismos extraños, y las miles y miles de perversiones sexuales que tiene millones de personas, son entre humanos y válidas cuando son mayores de edad, libres y consentidas.

Los perros no usan ropa interior. Los perros no llevan lencería para sus momentos de intimidad, y no necesitan bragas para su higiene. Las mascotas de compañía no usan ropa interior nunca, y las perras no están cómodas llevando braguitas. Tampoco llevan pañales, que he visto ofertas de pañales para cachorros y perros. ¡No, no! ¡No llevan pañales! Los perros son perros, y si manchan el sofá es porque no se debería de tener perras en pisos pequeños sin poder salir al aire libre o al balcón, o porque el propietario no sabe educar a su perro, no le ha enseñado que en el sofá no pueden subirse, y no es consciente que en el sofá pueden quedar pelos o parásitos, y provocar infecciones y picaduras, incluido a bebés e hijos.

Yo os voy a explicar que tuve una vez una perra. Siempre hemos tenido perros, pero hace muchos años hubo una persona que había tenido una gran camada por sorpresa que no quería, y decidimos rescatar entre varios vecinos de la comarca los animales para evitar que los cachorros fueran sacrificados, y nos quedamos una perra.

Me acuerdo que cuando la perra estaba en celo venían perros que no habíamos visto jamás por nuestros parajes, de kilómetros de lejos y poblaciones lejanas. Lógicamente, los echábamos. Esto son las montañas, y aquí las cosas son diferentes, pero por propia experiencia nos dimos cuenta que la perra debe de emitir algún olor o feromonas durante su celo que los perros huelen y detectan a kilómetros.

Durante el día no había problema, porque estamos despiertos y aquí no entra perro extraño, pero por la noche es diferente, porque estábamos durmiendo, y dejábamos la perra dentro de un corral antiguo cerrado, porque los perros venían como si estuvieran poseídos, y daban vueltas y vueltas buscando cómo acercarse con sigilo a la perra. ¡Y una mierda! ¡Ni uno se acercó! ¡A follar a otra casa!

Fue una lección impresionante de la capacidad olfativa que tienen los animales, pero no se nos ocurrió ni un segundo ponerle braguitas o pañales. Es su naturaleza, y si mancha el piso es porque las perras no deberían de estar en edificios. No es su lugar, porque en su terreno no manchan nada. Por eso hay veterinarios, tiendas de mascotas, y millones de personas, que aconsejan no tener perras en pisos.

"El esperpéntico y repugnante detalle de los juguetes sexuales para perros"

Ahora ya llega el rey de las aborrecibles tonterías de la gente.

Hablando de estas salvajadas de humanizar los perros, me preguntó Thyffany, que ella es también muy curiosa y despierta, si existen los juguetes sexuales para perros. ¡Yo no tenía ni puta idea! Me aventuré a pronosticar que no. Está prohibido el sexo con animales, y no van a vender vibradores para perros. Ya me gustaría ver la cara de la dependienta cuando entra un cliente y le pregunta si tiene vibradores para perros. Me descojono de la risa.

Sin embargo, dije voy a informarme y buscarlo, y resulta para mi error que sí, que existen los juguetes eróticos sexuales para perros, que es como una especie de muñeca hinchable en versión canina, un prototipo en forma de perrita de silicona, y con un agujero por detrás por donde el perro se la puede follar. ¡Confirmado! ¡La humanidad va directa a la extinción!

Según leí en algunos comentarios, hay guías de cómo usarlo, y se recuerda que lo tiene que usar el perro, y que no es para el propietario. ¡Sólo faltaría! Yo de la gente me lo creo todo. También he leído comentarios acerca de que no se puede obligar al perro a usar la muñeca inflable. ¡Pues claro que no se puede! No me jodas que hay alguien que mete al perro enganchado al muñeco para que se lo folle. A mí de la gente no me sorprende nada. Ya os he dicho mil veces que la gente me da asco y me repugna, y no creo en nadie.

También me salen muchas dudas en esto de los juguetes sexuales para perros. Imagínate al perro que se pone a follarse al muñeco por la mañana, al mediodía, por la tarde y por la noche. ¡Eso no sería un perro! ¡Sería un semental! Tendríais un enfermo adicto al sexo.

He visto que no hay versión para perras, pero me callo. No quiero dar ideas tampoco, que a este ritmo la humanidad se extingue antes de terminar el siglo, pero no me extrañaría que en el futuro se invente una fucking machines para perras, que de la gente me lo espero todo.

"Consulta con tu veterinaria o veterinario si tu perro tiene algún problema"

Si tu perro o perra tiene algún problema, hoy en día ha avanzado enormemente la veterinaria, con unos profesionales muy cualificados y clínicas equipadas al máximo nivel tecnológico, donde ya es posible someter a tus mascotas a intervenciones quirúrgicas complicadas, curar fracturas, y todo tipo de diagnósticos y tratamientos.

Por el contrario, si tu perro o perra no tiene ningún problema, es feliz siendo perro y no un mero objeto decorativo, como una muñeca de juguete, a la que se puede vestir y desvestir como te dé la gana. No es una muñeca infantil. No es un peluche. Es un animal. Es un ser vivo. Es un perro.

"Humanizar a los perros es maltratarlos"

Estaría horas y horas escribiendo. Me saldrían más de cien hojas, por lo que tendré que ir terminando el artículo, porque sería interminable, y lo haré con una opinión muy clara y directa, tal como soy yo.

Los perros son perros. Soy muy felices corriendo, saltando, andando, jugando, revolcándose por el suelo, y oliéndose el culo, Los perros son animales con los que, en nuestra línea evolutiva desde tiempos ancestrales, hemos desarrollado los humanos un binomio extraordinario el cual ha desembocado en compañía, en fidelidad, en lealtad. Pero los perros son perros, como desde el principio de la conexión, en un largo camino donde encontraremos vivencias que, si nos ponemos a repasarlas, veremos miles y miles y miles de historias llenas de nobleza, muy tiernas, emotivas, de llorar a moco vivo, legendarias, épicas y fascinantes. Sin embargo, para que estas historias se produzcan de nuevo, los perros deben de ser perros. No llevan ropa, no llevan zapatos, no llevan braguitas, no se cepillas los dientes, y no se follan muñecas hinchables. Eso lo hacen los humanos.

Los perros no son humanos, y humanizarlos es una crueldad para los perros. Es maltratar a los perros. Los humanos y los perros somos dos especies completamente distintas que hemos sabido conectar y generar nexo de compañía y lealtad durante la evolución, pero los humanos son humanos, y los perros son perros. Hay humanos que son como perros, sí, que les gusta pasear a cuatro patas, que los llevas con collar, pero eso ya lo dejamos para otro artículo.

Atada boca abajo en el brazo extensible de una telescópica. Hoy hemos vuelto a usar una telescópica para hacer una suspensión bondage atada boca abajo. Esta vez no lo hicimos con el brazo extendido de este máquina, como hicimos en una galería publicada meses atrás, y hemos hecho las fotos con la modelo atada por los tobillos a la barra eje que se puede ver por encima del brazo extensible de la telescópica. Las manos están atadas a la espalda, y apretamos la cuerda muy tensa a los herrajes que componen la sólida e inquebrantable pala de los cuernos. Estiramos la cuerda de tal forma que la modelo está en diagonal, algo levantada y alejada del suelo y las ruedas del tractor, y una vez ya amordazada con un ballgag negro comenzamos a hacer las fotos.

Para darle mayor vistosidad a la sesión de bondage tractor,colocamos una gran bala de bala redonda clavada en los cuernos de la pala. El brazo extensible aguanta perfectamente y sin ningún problema la bala de paja, la modelo y mil cosas. La fuerza y potencia de esta avanzada maquinaria es impresionante.

Hay que decir y reconocer que es una suspensión dura e incómoda, pero es espectacular el resultado fotográfico, y Thyffany es una modelo extraordinaria. Es la mejor modelo española de todos los tiempos, y es muy fácil trabajar con ella sesiones bondage que con otras personas sería brutalmente complicado o incluso imposible. Por eso siempre digo que todo el mérito de las fotos es de la modelo, y que el mérito de las fotos es de Thyffany. Las felicitaciones para ella siempre.

Atada y bondage con reflejos en el agua del río. Este tramo de río tiene su encanto , y es bonito su enfoque fotográfico. Además es variado, porque tenía un buen reflejo según la toma, e incluso las ramas del árbol casi parece reflejadas en un espejo. Los reflejos en el agua varían según la transparencia, la luminosidad,la transparencia del agua, las ondas que se forman en superficie cuano es agua en movimiento, o las corrientes, y hay reflejos de todo tipo.

Otra opció que tenía era el enfoque del árbol, con el curso del río al fondo, y fotos captando el paisaje, y decidí hacer un poco de todo, dándole margen a la modelo para cambiar el posado, aunque los movimientos no son fáciles, porque el fondo de este tramo del río es una capa de barro y yodo que se hunden las piernas hasta por encima de los tobillos.

Opté por las piernas atadas juntas, que tienen más fuerza y resistencia, y las manos atadas a la espalda, permitiendo ese justo movimiento de poder agarrarse al tronco. Le ayudaba a la modelo a mantener el equilibrio, y la seguridad siempre es lo primero y fundamental en toda sesión bondage, y de todas las ideas que puse en práctica en esta sesión me gustaron todas las posibilidades, y con el juego de la imagen reflejada conseguimos también fotos muy bonitas.