Suspensión atada de colegiala en esta maquinaria robusta

30 enero 2020

Hemos estrenado este disfraz de colegiala sexy con esta suspensión atada en el lateral de esta maquinaria robusta y fuerte.

Es una máquina sorprendente, y es un gran escenario para un día de bondage, porque tiene hierros, enganches, brazos y muchos detalles que da para miles de ideas bondage.

Me decidí por una suspensión atada boca arriba, con los brazos atados a la espalda, las cuerdas de suspensión en el torso, y las piernas atadas en los tobillos y las rodillas, también atadas para la suspensión a la maquinaria.

Atada y con los ojos vendados en medio de este campo

25 enero 2020

Estos campos me llamaban mucho la curiosidad cuando yo era pequeño. Son muy grandes, y en mi infancia jugaba con mis amigos y amigas a escondernos en estos campos, porque alcanzar una altura superior al metro y medio de alto.

Sin embargo, este tipo de plantaciones esconden una sorpresa. Crecen muy juntos, se enredan entre ellos, y forman como una especie de red que no te deja andar fácil. Es como andar entre una selva, o peor. Hay trozos por lo que no se puede ni andar. Para los conejos o las liebres es una ventaja, porque se esconden cuando ven peligro, pero también puede haber alguna serpiente buscando roedores o estos animales que se esconden.

Busqué algo simple y fácil, y opté por la modelo con los brazos atados a la espalda, desnuda y los ojos vendados, para crear el juego de estar desorientada y perdida en este gigantesco campo que no le deja avanzar. Quedó una bonita sesión erótica, diferente y juguetona.

Entrevista con Joan Belle, modelo indonesia que vive en Alemania

21 enero 2020

Joan Belle es una modelo indonesia que vive en Berlín, Alemania. Es una enamorada entusiasta de las cuerdas, y esto es una cualidad muy positiva en las modelos, porque es más fácil trabajar sesiones fotográficas muy buenas.

Cada año se van incorporando en toda Europa y a nivel mundial nuevas modelos al bondage, siempre en constante crecimiento. Joan Belle es una de estas modelos que ya tiene algunos años de experiencia, y ha demostrado tener un nivel, una pasión, que ha gustado a muchos atadores. Vive el bondage con emoción, lo siente, y este detalle es muy importante.

Nosotros hemos querido conocer un poco más a la modelo Joan Belle, sus inicios, sus inquietudes, sus aspiraciones, y otros aspectos que podéis leer en esta entrevista.

Atada entre balas de paja en hilera

20 enero 2020

Las balas de paja se colocan de muchas maneras. Se apilan, se colocan en hilera, se agrupan, se dejan solas, se hacen rectangulares, o se redondean, dicho sea a modo de algunos ejemplos.

Estas balas de paja estaban colocadas en hilera, y yo lo veía bonito en el plan fotográfico. Hay que reconocer que es muy habitual que los fotógrafos y fotógrafas usen las balas de paja de escenario, sobre todo en bodas. Es un escenario que se hecho bastantes veces para el álbum de bodas de la gente.

El bondage fue con las manos atadas a la espalda. Las cuerdas recorren toda la espalda, esparciendo los nudos y atados firmes a las tres largas cuerdas que rodean su cuerpo, que consiguen unas ataduras de completa eficacia y sin poder desatarse. Colocamos la mordaza, y quedó una sesión bonita.

Bondage en el centro de este río bajando por las montañas

15 enero 2020

En estas montañas se puede tener un día de sol, y de repente pueden comenzar a aparecer nubes y terminar nublado. Las montañas son muy altas y se forman nubes que también llegan a estos parajes.

También en estas fechas el río está ancho. Los ríos varían su caudal varía por las lluvias o la nieve, como todos los ríos de nuestro país. Ahora es una época del año en que se puede entrar en el río, pero igualmente siempre con precaución, porque en algunas zonas su profundidad casi alcanza el metro de profundidad, y tiene fuerza suficiente para tirar a una persona y arrastrarla si se hace el imbécil.

Lo sé perfectamente, porque llevo toda la vida en la naturaleza. Yo jugaba de pequeño en naturaleza, en bosques, en ríos, en montañas y con animales, y sé que siempre hay que tener máximo respeto por la naturaleza, pero tampoco se puede olvidar que el mayor peligro es la gente, porque en cualquier momento aparece una persona entre los matorrales y por la orilla. Este lugar no es desértico, y hay que tenerlo en cuenta. La gente está en todos sitios, y muchas veces no tienen buenas intenciones. Aquí no viene la gente a escribir poesía. Eso queda romántico en la literatura y las películas, pero esto es la realidad. Es muy diferente.

Hoy os explico qué es el bondage medical

10 enero 2020

Hoy os voy a hablar del bondage medical, y al mismo tiempo os voy a descubrir algunos aspectos de las ataduras en el campo médico real, de su legalidad y de su ética, aunque ambas aplicaciones de ataduras sólo tienen como única coincidencia el diseño del material.

Para empezar, el bondage medical es aquella modalidad de bondage que se aplica con el mismo material, o casi idéntico, del que disponen los hospitales psiquiátricos o áreas de psiquiatría en otros centros, como pueden ser prisiones de alta seguridad. Son aquellas correas, cintas, muñequeras y otros objetos o dispositivos de inmovilización del que se hace uso para pacientes o personas ingresadas. La diferencia es el uso sexual y erótico de las ataduras.

Aquí, en España, es una modalidad muy poco practicada. Es un material muy caro, de difícil acceso y difícil de comprar. Además, la educación sexual en España está atrasada y apenas inexistente desde los medios de comunicación y Gobiernos, y todavía hay muchos tabúes y prejuicios, con el simple hecho de hablar de sexo. Sin embargo, en Estados Unidos, Europa o Asia, hay mucho mayor nivel, con vídeos y webs donde incluso reproducen como escenarios un hospital con todos sus detalles, sus habitaciones, sus camillas, y sus equipos médicos, y que podéis ver en muchas webs por Internet.

Cabe insistir en que el bondage medical NO es el bondage de los hospitales, a pesar de usarse el mismo material.

Yo hice un gran reportaje informativo en el año 2009 sobre el bondage medical, y que ahora, diez años después, uso como fuente documentaria de este artículo. En esa época vi que las diferencias del bondage medical en las fantasías sexuales y las ataduras en hospitales son abismales. No se parecen en nada.

En primer lugar, en la medicina no se usa el término "bondage medical". Este término sólo se usa en sexo. En términos médicos su palabra correcta es "contenciones", o "contenciones mecánicas". Este era el procedimiento correcto y legal en esas fechas, aunque entre vestuarios y despachos se usa la palabra "atar", y se dice que la persona está atada, por supuesto que sí. Es innegable que este vocabulario se usa entre compañeros de oficio y en círculos privados sobre todo, sin descartar que alguien hable sin complejos como excepción, pero lo habitual es escuchar que un paciente había sido sometido a contenciones mecánicas físicas. Dicho en lenguaje coloquial, que el paciente está atado o atada.

Legalmente, en el año 2009 de aquel reportaje, se entendía por contención mecánica física el uso de un dispositivo físico y/o mecánico para restringir los movimientos de una parte del cuerpo, o impedirlos en su totalidad, con el objetivo de prevenir actos que pueden suponer riesgo de lesión para el propio paciente u otras personas de su entorno.

En cada país se regulan de manera distintas. En algunos países están prohibidas. En el caso de España, por ejemplo, son legales, y el problema es que las ataduras se aplican muchas veces en pacientes que no es necesario. Se abusa de su uso, y en ocasiones, mayormente en otros lugares que no son los hospitales convencionales, tiene finalidad de castigo o lección por comportamiento problemático o agresivo. ¡Lo diré claro y directo! Se ata muchas veces cuando no hace falta.

Los hospitales, centros psiquiátricos, penitenciarios u otros lugares, guardan mucho silencio a este respecto, y no responden a preguntas de mis compañeros periodistas. Se les ha preguntado por esta cuestión. No quieren hablar del tema de forma pública, pero sí aceptan dar su opinión en el círculo personal y anónimo, y sí, algunos profesionales reconocen que a veces se usan las ataduras sin necesidad.

Desde un punto de vista ético, las contenciones es una medida de urgencia que debe utilizarse como último recurso, después de que hayan fracasado el resto de medidas alternativas, como la contención verbal, la contención ambiental o la contención farmacológica.

Dentro de este código ético, se valora aplicar las ataduras médicas a los pacientes cuando pueden provocarse lesiones a sí mismos (autolesiones, intentos de suicidio, etc.), o comportamiento agresivo que provoca lesiones a terceras personas. Las diferencias comienzan cuando las ataduras se aplicar por quitarse vendajes que cubran las heridas, alterar el programa terapéutico como sería la extracción de sondas o vendajes por ellos mismos, o aplicar las ataduras si el propio paciente lo solicita. Hay muchos profesionales que en estos casos no están de acuerdo en aplicar ataduras.

Las ataduras médicas no se hacen con cuerdas, esposas, cadenas o cinta de precintar. Yo no conozco ningún caso, pero si existiera se debe de denunciar inmediatamente. Las ataduras médicas se deben hacer con cinchas de cuero homologadas o dispositivos de contención homologados, correas, muñequeras u otros dispositivos de inmovilización homologados, los cuales además deben de reunir las condiciones exigidas acerca de su longitud, textura y presión, para evitar posibles lesiones a la persona.

También hay testimonios que nos han confesado en periodismo, fuera de cámara por miedo a las represalias o los despidos, que en determinados centros las ataduras se usan como forma de castigo o lección, especialmente en presos o pacientes internados con enfermedades psiquátricas, con comportamiento agresivo, problemático, y que están abandonados por sus familias, sus amigos y la propia sociedad. Nadie va a preguntar por ellos. Nadie quiere saber que les ocurre. Esto existe. Las personas abandonadas a su maldita suerte es una trágica realidad de esta sociedad egoísta, avariciosa, individualista, atrasada y estúpida intelectualmente.

En mi opinión personal, me parece repugnante que se permitan las ataduras en hospitales, psiquiátricos y prisiones. Las ataduras no pueden ser jamás una forma de tratamiento médico. Esto demuestra el fracaso del tratamiento, y la inoperancia y la incapacidad del equipo que, en teoría, debe curarlo. Me parecen ataduras abusivas de autoridad, pero esta es la asquerosa realidad de nuestro país.

De todos modos, los Órganos de poder ya han creado una lista de excusas ante protestas o escándalos públicos. Yo os enseño algunas de estas excusas en los siguientes párrafos:

- como excusa se dice que se informa al paciente afectado/a de la necesidad de proceder a la contención, para intentar que lo acepte y colabore. En nuestro país, calquier persona, en su estado sano y lúcido, tiene el derecho de tomar decisiones sobre su vida y su salud, y por lo tanto la persona que requiera la aplicación de contenciones mecánicas deberá de ser informada del uso de esta medida y solicitar su consentimiento, pero hay gente que se niega, y sin embargo sí los atan también, porque buscan el consentimiento en su entorno más próximo. De esta forma ya se consiguen una excusa legal y una razón para no ser criticados por la opinión pública;

- también dicen de excusa que las ataduras sólo se aplican para beneficio del paciente. Es curioso que este prevista esta excusa, porque su mero planteamiento casi comporta la aceptación y el reconocimiento de que hay ataduras que no son para el beneficio del paciente, sino que son para el beneficio de los médicos, guardias o personal de custodia;

- Otra excusa es que las contenciones mecánicas deben de causar las mínimas e imprescindibles limitaciones de movilidad al paciente. Para entenderlo, las ataduras pueden ser extremadamente severas en su totalidad, privando de total movimiento, desde los dedos con manoplas hasta el cuerpo completo, incluso provocando privación sensorial con mordazas, antifaces y hoods que impiden hablar, oír y ver. Jamás se le puede aplicar a un paciente, enfermo o preso, estas ataduras. ¡Jamás! Debería de ser delito penal por tortura;

- Un detalle entre cómico e indignante es que las contenciones dicen que se aplican en lugares protegidos de la miradas innecesarias de terceros y de personas ajenas al cuidado del paciente y las ataduras, quedando prohibido tomar fotos e imágenes de los/as pacientes sometidos/as a contenciones mecánicas salvo por orden judicial. ¡Sólo faltaría! Todavía van a hacer con la víctima, y sí, sí, digo víctima en todo su significado, una sesión de fotos bondage en su puesto de trabajo, y después se van a masturbar mirando las fotos, o follar en plan orgía. ¡Por supuesto que debe de estar totalmente prohibido!

Yo soy partidario de prohibir las contenciones en hospitales, centros psiquiátricos, prisiones y otros lugares donde las personas tengan consideración de pacientes, enfermos y presos. El roce de las ataduras puede provocar irritaciones o heridas en la piel. Pueden oprimir la circulación sanguínea del paciente y dificultar su recuperación. Puede provocar molestias. Puede provocar una intensa agonía estresante, porque no puede ni rascarse ni levantarse para mear. Provocan traumas mentales que no se olvidan en toda la vida en las personas que no les gusta estar atadas. Pueden provocar daños por inmovilidad, pérdida de masa muscular y debilidad muscular si esta inmovilidad es excesivamente prolongada. Puede provocar hipotensión ortostática, o tromboembolismo, por ejemplo. Puede provocar la muerte súbita en pacientes muy obesos por asfixia posicional atados en la posición de decúbito prono. Hay riesgo de asfixia en las personas atadas en la posición de decúbito supino, si el paciente presenta síntomas que derive en vómitos y cuya posición provocaría su propia aspiración del vómito.

Además, se suelen acompañar las ataduras de una sedación farmacológica, con la cual atar es una estupidez, dejando como única explicación lógica que el sentido de esas ataduras médicas es humillar, denigrar, castigar o aleccionar al paciente o detenido.

En España ha habido casos polémicos. Hubo un hospital psiquiátrico que mantenía a sus enfermos sometidos a contenciones mecánicas sujetas a la cama y los radiadores, atados de día y de noche. También hubo un caso donde algunos pacientes ingresados fallecieron en incendios de los cuales no pudieron escapar a causa de las ataduras a las cuales estaban sometidos.

Yo, repito, que debería de estar prohibidas las ataduras a personas enfermas, pacientes y presos, por ejemplo. Yo siempre he atado a las personas cuando están en plenas facultades mentales, sanas y lúcidas, de forma libre y voluntaria, y mayores de edad. Nunca he atado a una persona enferma, que no se encuentra bien, borracha o drogada. ¡Nunca! ¿Verdad que vosotros/as lo veríais mal? ¿Verdad que sí? Pues estamos en lo mismo. Las ataduras pueden ser una forma de tortura, y supone un trauma mental muy fuerte para las personas que no quieren ser atadas. Les puede durar el trauma mental toda la vida.

Ahora os voy a hablar de la segunda parte del artículo, el bondage medical, que es completamente distinto al tema expuesto hasta estas líneas.

Comienzo esta segunda parte puntualizando que el bondage medical es distinto al sado medical. Hay muchas personas que les gusta el bondage medical, pero odian el sado medical.

Explicado de una manera resumida sus diferencias, en el sado medical se aplican prácticas como enemas, lavativas, o se ponen inyecciones, inyectándose realmente suero fisiológico, y cuya práctica es muy peligrosa, porque este suero no es un juguete. No hagáis este juego por el grave riesgo para la salud.

Estas prácticas, así como otras no mencionadas, no forman parte del bondage medical. El bondage medical se refiere exclusivamente a las ataduras. Es decir, son personas quienes les gusta atar o ser atados/as con dispositivos de inmovilización homologados en la medicina, para su uso en hospitales, psiquiátricos o prisiones. Les gusta el tacto, las sensaciones, y la extremada calidad de un equipamiento cuidado al detalle. La inmovilidad puede ser absolutamente severa y completa, incluido la privación sensorial que impide oír, hablar y ensordece a la persona.

Hay muchos materiales. Hay mordazas de todo tipo, hay antifaces, hay hoods, hay correas para todo el cuerpo que contemplan incluso atar la cabeza, hay manoplas de manos para inutilizar los dedos, y todo lo que se pueda imaginar, sin olvidarnos por supuesto del equipamiento más conocido y popular, que son las camisas de fuerza. En los próximos artículos dedicaré alguno a las camisas de fuerza.

Hay muchas empresas y portales webs dedicados a la venta de estos productos.

Recuerdo que en el año 2008 conocí en Alemania una empresa que se dedicaba a vender estos artículos. Me impresionó que es un mercado ágil, con novedades, que se moderniza y se actualiza. Me comentaba que en sus nuevos diseños cuidaban desde la textura y el grosor hasta la eficacia y las posibilidades de las ataduras, y hubo un detalle que me hizo mucha gracia. Tenía unas correas que, colocadas en la modelo atada, era imposible desatarse. La modelo no podía desatarse sola, pero nadie podía desatarla tampoco. No se podía. No había candado. No había llave. Sólo había cerrado la correa, nada más, y nadie podía abrir la correa. Esto era debido a que el cierre de la correa era con un dispositivo que únicamente podía abrirse con un imán. El imán se colocaba sobre el cierre de las correas, y se abrían, pero sin el imán era imposible. Me pareció gracioso y curioso.

Como juego sexual, el orgasmo y la excitación es el punto de mayor coinicidencia de la gente que lo practica. Las ataduras firmes y severas provocan una estricta inmovilidad. Los chicos sólo queda libre la polla, y las chicas son los pechos o las piernas abiertas, y aquí es cuando intervienen otros juguetes del bondage medical.

Se usa, por ejemplo, la electro estimulación. Es estimular el clítoris, la vagina o la polla, con una serie de artilugios, bien sea ventosas, parches, sensores, etc, adheridos en contacto con el sexo, que transmiten descargas eléctricas y estimulan el placer. Conozco gente que lo ha probado, y dice que es maravilloso y una experiencia única, que llegas al orgasmo seguro.

Otro objeto para alcanzar los orgasmos con casi total seguridad son los vibradores de estimulación de clítoris, muy usados y con millones y millones de adeptos y adeptas en todo el mundo. Recordemos que estos vibradores consiguen los orgasmos muy rápidos en las chicas y les proporciona sesiones multiorgásmicas, pero también es válido para los chicos, que también consiguen el orgasmo con estos juguetes.

También se usan aparatos de fucking machines. Son esas máquinas robotizadas de diferentes formas, con un dildo o vibrador, que son para penetrar, anal, oral o vaginal, y van funcionando mientras la persona está atada, haciendo la función de estar follando. Hay miles y miles de vídeos, y diseños de todos los estilos.

Otro juguete muy usado, ya a nivel castigo y tortura, son los succionadores que provocan vacío. Los he visto puestos en todos sitios. Casi siempre se colocan en los pechos y en la polla, pero también he visto chicas que lo tenían puesto en la vagina.

En todos estos juguetes, podéis percibir que el bondage medical se goza mucho usando equipamiento sofisticado. Es una fantasía muy cara económicamente al máximo nivel, perfectamente hecha. No hablo de dos cinturones de mierda. No.

Un último detalle para terminar este artículo es que no debéis de confundir el bondage medical con la fantasía sexual de roles del médico o la enfermera y ese estilo. ¡No, no, no! Disfrazarse de enfermera sexy o doctor sexy no es bondage medical. Es como encontrar un grano de arena en la playa, y decir que es una roca. Es igual de bestia la comparación. ¡No! El bondage medical no es sado medical, no son las ataduras de psiquiátricos u hospitales, y no es ponerse minifalda blanca y cofia. ¡No!

Bondage medical es la fantasía sexual de atar con el sofisticado y completo equipamiento surgido del campo de la medicina y la psiquiatría, pero que no tienen nada que ver ambos campos porque su uso es completamente distinto, buscando el bondage medical su parte erótica y sexual. Recordar también que el bondage medical se practica siempre, obligatorio e imprescindible, de mutuo acuerdo, consentido, y libre y voluntario, con el máximo y total respeto y confianza.

 

Eileen es una chica que se ha animado a ser modelo bondage

05 enero 2020

Hemos conocido otra chica que ha querido ser modelo bondage en nuestras fotos. Se llama Eileen, es una chica decidida, divertida y que respeta el bondage. Ha tenido esa actitud de que ha venido con la idea de experimentar, de conocer, y lo ha hecho respetando la pasión que se tiene que sentir por el bondage.

Me encanta ver que hay personas como Eileen, y que es agradable conocer. Eileen demuestra que siempre hay gente que quiere subirse al escenario, compartir y ser protagonistas. Tal como he dicho muchas veces, el escenario nunca está vacío.

La idea para su primera sesión fue usar de recursos maderas y troncos que nos encontramos. Nos pusimos en modo bricolaje. Eileen se tumbó desnuda sobre la tabla de madera, con el cuerpo atada toda recta y estirada, sin poder despegarse de la tabla. Los brazos los tenía totalmente abiertos a los laterales, también atados a otra tabla, formando una forma de cruz o de la letra T pero tumbada, y amordazada con un bozal.

Bondage suspensión outdoor de una modelo extraordinaria

29 diciembre 2019

Esta suspensión es muy dura e incómoda, y Thyffany Young aguantó los quince minutos de la sesión fotográfica. Pudimos hacer todas las fotos programadas, enfocando el pino entero y todos los ángulos previstos. Thyffany Young es una modelo espectacular. Thyffany es la mejor modelo de bondage, y esta entre las mejores modelos del mundo.

La posición del cuerpo queda caído hacia abajo, hacia su espalda, con las manos atadas a los tobillos, en un hogtied, con lo que el arqueo es máximo, y con la cabeza boca abajo. La modelo no puede levantarse y las duras ataduras someten a la persona en un arqueo inmóvil y fijo.

A pesar de su dureza, es una suspensión perfectamente segura. Las cuerdas están pefectas, aseguradas sin margen de error. Sin embargo, es muy dura, ¡sí, sí, lo es!, y las marcas de las cuerdas en la cintura duran algunos días. Al cabo de pocos días se fueron las marcas, y las fotos salieron fabulosas.

Atada dentro del río para nuestra categoría water bondage

22 diciembre 2019

Pensé en hacer una sesión bondage atada dentro del agua donde se pudieran ver los brazos de otra forma, porque nosotros publicamos galerías nuevas cada mes, y tengo que darle variedad a las ataduras. El bondage tiene muchas técnicas y muchas posibilidades.

Pensé en buscar un posado donde se vieran perfectas las cuerdas, las ataduras, y la belleza de Thyffany, y se me ocurrió hacer con los brazos doblados.

Estas cuerdas de este rojo intenso destacan bien visibles en el contraste con su top blando y el agua, y estuvimos haciendo fotos durante veinte minutos. Las fotos salieron muy guapas, y es muy difícil elegir las mejores, porque me gustan todas, pero no puedo publicar más de mil fotos, y he elegido algunas fotos variadas para publicar.

Atada en las rocas de la Luna o exagero

19 diciembre 2019

Hoy emos hecho fotos bondage en la Luna. ¡Vale, vale, sí, un poco exagerado, sí! Además, se nota que es la Luna por un detalle inconfundible, y es que la modelo no lleva traje de astronauta. ¡Estoy gracioso hoy!

También se sabe que no es Luna porque hay cerdos que tiran colillas y papeles en estos rincones bonitos, hay mierda de perros de la que gente que lleva a pasear sus perros, hay ruedas de bicicleta, y en los alrededores se ven coches, casas y carreteras. ¡Eso significa que no es la Luna!

En realidad, estas son una formaciones de rocas muy curiosas. Son turones pequeños, formados hace miles de años, pero no soy geólogo ni historiador, así que no puedo explicar cómo se formaron, ni de qué material son estas rocas, ni cuándo se hicieron. ¡Que esto no es una web de geología! ¡Es de bondage!

Abro una nueva sección de Arte Bondage

15 diciembre 2019

A mediados de noviembre abrí una nueva sección en mi web dedicada al arte bondage, al dibujo bondage, a la pintura bondage, y al diseño gráfico bondage, sobre todo.

He ampliado a todos los estilos, porque siempre he considerado que el arte debe de ser plural y abarcar muchos campos. El arte coincide con la fotografía en que ambos son de gustos muy personales y particulares. Cada persona tiene su preferencia, su interpretación distinta de las imágenes, y le transmiste sensaciones muy propias.

Sigo la cultura, y muchas veces veo arte que es una puta mierda. La gente usa la palabra "arte" como quien dice "televisión". He visto estupideces que un niño de dos años sabe superar. Me acuerdo en una exposición que un chico había puesto un folio en blanco con una simple raya de bolígrafo. Hoy en día, dicen que es reciclaje y es arte, y sí, hay gente que esa vulgaridad la considera arte.

Esto demuestra que hay gustos para todos los estilos.

Yo iré poniendo dibujos y diseños cada mes, y lógicamente el eje principal siempre es bondage.

Bondage en la orilla de la playa

09 diciembre 2019

Este fue un días insólito donde por sorpresa no había nadie en nuestras playas, turísticas, convertidas en negocio, masificadas y con gente todo el año. ¡Increíble! Son de esas oportunidades que no se pueden desaprovechar, porque se presentan una vez al año.

No perdimos tiempo con las ataduras. Los brazos atados a la espalda por los codos, antebrazos y muñecas, amordazada, y comenzamos a hacer las fotos jugando con el agua, en la orilla, donde llegan las olas y forman figuras con el cuerpo de la modelo.

Tuvimos un día impresionante sin que viniera la mierda de la gente, pero tal como se puede decir, esto es un espejismo. No es la realidad de cada día. Esto ocurre una vez al año, pero por supuesto que sí estuvimos encantados de tener un día tranquilo.

Casos reales donde sado y bondage han sido protagonistas en juicios

02 diciembre 2019

Hoy voy a mezclar mis dos especialidades, el periodismo y el bondage, en este artículo donde hablo de casos reales, que sí han llegado a los Juzgados, con denuncias y sentencias de verdad. Lo haré de forma resumida y usados sólo como ejemplo demostrativo, por lo que tampoco voy a explicar todos los detalles de las sentencias.

La gente esta acostumbrada a escuchar muchas mentiras, mitos y leyendas urbanas sobre accidentes e historias muy raras en las prácticas sexuales de cualquier tipo, pero muchas de estas estupideces inventadas y falsas tiene como objetivo dañar la imagen de alguna persona o sector, desprestigiar, o calumniar. También en muchas ocasiones es gente envidiosa, frustrada, o que está aburrida y tiene mucho tiempo libre.

Yo voy a ponerle rigor, seriedad, profesionalidad, de mis ambos campos, periodismo y bondage, y os voy a hablar de casos en los cuales el sado y el bondage han llegado a los tribunales, por cuya razón sea. ¡Comienzo!

El primer caso del que hablo fue en la Audiencia de Alicante, España, que absolvió en mayo de 2016 a un acusado para quien el fiscal pedía diez años de cárcel por un delito de agresión sexual.

Ocurrió en Bigastro, un pueblo de Alicante, en octubre de 2014. El chico tenía 21 años y ella tenía 17 años, y su vida sexual era tomar sustancias estupefacientes y practicar bondage. La Sala que lo juzgó lo declara probado, señala que todas las prácticas de bondage habían sido siempre aceptadas de forma voluntaria por los dos, y establece que el chico creyó que practicaban el juego sexual con consentimiento de su pareja, y que el chico lo entendió como el juego habitual que hacían siempre, y quedó absuelto.

En términos legales, la Audiencia de Alicante aplicó al acusado la excusa absolutoria de "error invencible" prevista en el Código Penal.

El siguiente caso que os explico está en los Juzgados de Tarragona. Ocurrió el 16 de agosto de 2016, cuando un ciudadano brasileño, del que no voy a poner el nombre, contrató los servicios de una prostituta durante toda la noche por 450 euros para juegos sado. La chica, además, le trajo 12 gramos de cocaína al hombre, por los que él pagó 370 euros más.

El hombre ató a la chica y estuvieron practicando sado durante varias horas en las cuales ambos tomaron diez gramos más de cocaína.

En uno de sus juegos practicaron hipofixia, que es como se llama a la práctica de provocar asfixia a una persona para que llegue al orgasmo, pero el juego se le fue de las manos, y la mató. Fue juzgado por la Audiencia de Tarragona y condenado a 3 años y medio de cárcel por homicidio imprudente, porque se le aplicaron los atenuantes de confesión, afectación tóxica y afectación alcohólica.

La Fiscalía vio durante el proceso una serie de irregularidades en el redactado de las preguntas que se le tenían que hacer al acusado. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) estimó el recurso de la Fiscalía, y ordenó repetir el juicio. Sin embargo, no se ha repetido porque el acusado se ha fugado, y el Tribunal ha dictado una orden nacional e internacional de búsqueda, detención e ingreso en prisión. Según mis conocimientos, en la fecha que escribo este artículo todavía sigue en paradero desconocido.

Otro caso trágico, ocurrido en la localidad de Umeå, en Suecia, fue el de una chica alemana de 28 años que murió imitando prácticas sadomasoquistas como en "50 sombras de Grey". La chica estaba atada con medias de nylon por su novio, un chico sueco de 31 años, y murió después de haver sido golpeada 123 veces con un puntero de madera de pizarra por su novio. Después de esta paliza, la chica dejó de respirar. Estuvo dos días ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos, pero los daños cerebrales eran irreversibles, sus vías respiratorias estaban obstruidas, y murió a causa de los daños cerebrales que tenía.

Es un libro horroroso y una mediocre película que sólo busca el morbo simplista para tener más recudación en taquilla, pero que yo recuerde no hay ninguna escena donde le meta esta paliza, así que es una interpretación exageradamente libre de un libro y una película que no enseñan nada.

La noticia es difícil de seguir con el máximo rigor. Aparece el nombre del Local Prosecutor Åsa Jonsson, que aquí creo que traducido vendría a ser el Fiscal local, en medios británicos, pero es difícil seguir el tema y saber cómo ha acabado el juicio, además de otros detalles.

Supe que el chico está acusado de homicidio involuntario y consumo de drogas y alcohol, y poco más. Faltan detalles para darle la máxima garantía de veracidad a este caso, pero intentaré averiguar con mis compañeros periodistas sobre cómo acabó el juicio, y actualizaré el artículo.

Un caso curioso, por la edad y la relación entre ambos sobre todo, fue juzgado en el año 2006 por la Audiencia de Stuttgart, que condenó ayer a tres años y medio de cárcel a una mujer de 69 años que casi estranguló a su yerno, él de 66 años, al atarlo a un silla y amordazarlo en una práctica de sexo sadomasoquista.

La historia fue algo peculiar, porque la relación que les une es yerno y suegra. Además, tiene su parte cómica con las muchas contradicciones que decían los dos en el juicio. Dicho en lenguaje popular que lo entienda todo el mundo, ninguno de los dos decía toda la verdad.

El tema es que el yerno pagaba a su suegra por prácticas sadomasoquistas. Ella lo ató a la silla, y comenzaron a discutir por el precio mientras él estaba atado. Ella quería que pagará más, y con este objectivo lo amordazó y le pegó repetidamente con una lámpara de pie. Por lo deducido en las declaraciones, la hija no sabía que su madre y su marido mantenían relaciones sadomasoquistas desde hace muchos años. ¡Vaya sorpresa se llevó!

El próximo caso ocurrió en 2019 en la playa de Las Teresitas de Las Palmas de Gran Canaria, y casi termina en tragedia. Dentro de un coche había una chica sola con las muñecas atadas al volante con bridas de plástico, con las palmas hacia el cuerpo, las manos que las tenía hinchadas muy probablemente porque las ataduras le cortaban el riego sanguíneo, amordazada con cinta, y se estaba asfixiando porque tenía dos bridas de plástico atadas y apretadas al cuello.

La chica, para salvarse, comenzó a golpear el claxon del volante del coche con su cabeza. Alguién lo escuchó, y avisó a la policía. Cortaron las bridas, y pudieran salvarla. La chica explicó que no tenía pareja, que esta sola, y se lo había hecho ella misma para ver lo que se siente como en el libro de "50 sombras de Grey". Este libro y esta película están haciendo mucho daño por lo visto.

Lógicamente, las bridas provocan lesiones si se intentan desatar a la fuerza. Fue llevada en ambulancia al hospital Nuestra Señora de la Candelaria, donde le trataron las heridas que se había hecho, pero hay que reconocer que este caso no llegó a los tribunales, porque aquí no hay ningún delito. Solamente es una imprudencia sexual. ¡Usar siempre el sentido común! Hay ataduras de las que es imposible soltarse sólo, aún practicando el selfbondage, y las bridas se cierran ante la presión, y es imposible abrirlas. Eso sólo lo hace la magia, y ya sabéis que hay truco en la magia. ¡No hagáis estas prácticas sólos/as!

Siguiendo con otro caso trágico, un hombre de Krefeld, Alemania, mató a su mujer en la luna de miel haciendo una maratón de sexo sado. El hombre le perforó los intestinos con un gancho. Esto es una brutalidad que NO se tiene que hacer jamás. Aquí no vale ninguna excusa, ni experiencia ni historias. Los límites del sexo los dicta el consentimiento mútuo y el sentido común que se supone tenemos todos y todas. Hay prácticas que no son válidas.

Según los médicos forenses, la mujer, de 49 años, murió por una perforación en su intestino cuatro días después de esta maratón de sexo por las heridas internas producidas por un objeto que habría sido insertado en su cuerpo, como un gancho.

El propio acusado le explicó a la policía de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste de Alemania, que él y su mujer habían decidido pasar su luna de miel en su hogar practicando sado.

De todas maneras, también se investigan su relación, ya que la mujer había denunciado en 2017 al acusado por violencia doméstica, aunque luego retiró la acusación y se internó en una clínica psiquiátrica, pero esto ya es valoración e interpretación de los especialistas y la justicia.

He elegido el caso del divorcio sadomasoquista para hablar de casos sorprendentes. Una ejecutiva de la banca londinense, de 41 años, pidió el divorcio porque su marido se negaba a practicar sado. No sé cómo acabó el caso. Desconozco si el Tribunal le concedió el divorcio o se lo denegó. He querido documentarme con rigor estos días antes de publicar el artículo, pero no lo he encontrado, pero no ha sido posible, por lo que esta noticia puede carecer de máxima fiabilidad, ya que tampoco he encontrado el Juzgado dónde se presentó la demanda. Tengo mis dudas personales, porque me faltan datos exactos que se puedan corroborar, pero podría ocurrir, porque la realidad siempre supera la ficción.

En 1994 ocurrió un caso escalofriante. Llevó el juicio en 2004 la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas, donde se condenó al acusado a 12 años de cárcel, se condenó a otros dos procesados a tres años de prisión por encubrimiento, y un cuarto procesado quedó absuelto. No pongo los nombres, aunque es muy fácil encontrarlo.

El 8 de enero de 1994, un trabajador del Puerto que buscaba comida para sus animales en el interior de un contenedor, encontró una bolsa que contenía la cabeza, la pierna izquierda y las dos extremidades superiores de una mujer. La chica era una prostituta toxicómana que fue asesinada y descuartizada tras una sesión de sado en la que también fumaron crack. Fue una historia que mucha gente de aquella época y aquella zona todavía recuerdan muy bien.

En Chicago, Estados Unidos, un estudiante de ingeniería de 19 años quiso imitar escenas sadomasoquistas de "50 sombras de Grey". El chico ató con correas las manos y las piernas de la chica, le tapó la boca con una corbata, le tapó los ojos con una gorra, la azotó con un cinturón, y la agredió sexualmente, indica la acusación.

Fue encarcelado después de que un juez del condado de Cook le impusiera una fianza de 500.000 dólares, acusado de agresión sexual, porque la chica no quería, y el acusado reconoció que había actuado mal. No sé cuál fue la sentencia, pero por estos datos parece que debió de ser condenatoria. Desde aquí es difícil seguir al detalle estos casos en otros países.

Un caso de presunta violación con ataduras y bondage lo juzgó en 2014 la Audiencia de Valencia. El comienzo es clásico. Se conocen en Internet jugando 'online' a un juego de rol que no voy a decir para no hacer publicidad del juego. Quedan en persona, tienen sexo y juegos con ataduras. ¡Todo consentido! Sin embargo, en uno de esas prácticas sexuales la chica no quiere continuar. Le dice que pare, y él continúa.

La chica le acusó de violación, pero la Audiencia de Valencia lo absolvió. Establece que la negativa de la chica a seguir teniendo sexo se puede confundir con un juego erótico, y el sospechoso es inocente por no comprender si la oposición de la chica era real o formaba parte del juego, ya que las ataduras y el bondage había sido siempre consentidas en todas las relaciones de sexo que habían tenido.

La chica ha apelado al Tribunal Supremo, y desconozco cómo está la apelación.

En la Audiencia Provincial de Las Palmas hubo en 2010 uno de esos casos indignantes, repugnantes y repulsivos, porque afecta a menores. Un militar, de quien no pongo el nombre, pagó diferentes cantidades de dinero a cinco chicas menores, que en aquella época tenían entre 13 y 17 años, para tener sexo sado. Según declararon las chcias en el juicio, llegó a pagarles 1.000 euros para que le pegaran o le hicieran lluvia dorada, e incluso propuso a una menor que le buscara chicas para practicar sado, según declaró en el juicio.

El Ministerio Público solicitaba en total 25 años de cárcel por cinco delitos de inducción y favorecimiento de la prostitución, y su defensa pedía la absolución porque el acusado decía que eran las chicas quienes le obligaban a él prostituirse.

Un suceso interesante, por la respuesta del Tribunal Supremo, ocurrió en 2013 y 2014 en Madrid. Era una pareja de amantes, hombre y mujer, ambos casados, que mantenían una relación extramatrimonial sadomasoquista. El hombre hacía de Amo y ella en el rol de sumisa, y un día decidieron usar a sus hijos para tener mayor satisfacción sexual. El hombre tenía dos hijos de tres años de edad, y la mujer una hija de ocho años.

La afectada de esta idea asquerosa fue la hija de ella, que tenía ocho años. Comenzaron por tomar imágenes de contenido sexual, y fue la esposa del hombre quien descubrió estas imágenes en el teléfono móvil de su marido. Denunció a su marido, y fue detenido por la Guardia Civil.

El Tribunal Supremo, en una sentencia de la que ha sido ponente Luciano Varela, confirmó una condena de 14 años de cárcel para el hombre y otros 16 años para la mujer y madre de la víctima, por delitos de corrupción de menores y abusos sexuales. Además, la condena incluye una década de libertad vigilada con la obligación de asistir a programas formativos de educación sexual. A todo ello hay que sumar que la mujer, madre de la víctima, pierde la patria potestad durante los próximos nueve años, y se le prohíbe acercarse a su hija durante otros catorce años más.

La singularidad que yo veo en este caso es que los dos condenados acusaban a la Audiencia de Madrid, que fue el Tribunal en Primera Instancia, de tener "animadversión" hacia el BDSM y el sadomasoquismo. El Tribunal Supremo responde, dicho sea de forma coloquial y popular, que le es indiferente la práctica sexual y sus preferencias sexuales. Es decir, que les da absolutamente igual lo que hagan en su relación sexual, y viene a decir que no juzgan las fantasías. Juzgan el delito que sí se ha cometido.

También han llegado a juicio casos de clase alta, famosa y poderosa. Uno de estos casos ocurrió el 17 de marzo de 1985. Cinco jóvenes entraban en un jardín de una propiedad privada situada al norte del Estado de Nueva York, Dentro, en un especie como de chimenea o barbacoa grande de piedra, había un cuerpo medio carbonizado, el de un joven noruego modelo llamado Eigil Dag Vesti, vestido únicamente con una máscara de cuero, como el típico hood sadomasoquista.

Murió de dos disparos en la cabeza, y presentaba marcas de haber sido azotado con un látigo. Se detuvo a un chico joven cuyo nombre responde a las siglas B. L., que vivía en esa propiedad y que dijo sí haber disparado, pero que se lo había ordenado el comerciante de arte A. C.. Los tres juntos se habían montado una sesión de drogas y sado, pero B. L. declaró que en un momento de la sesión el comerciante de arte le ordenó disparar, y B. L., obediente, disparó. ¡Sin más!

A. C. fue un importante comerciante de arte, con su A. C. Gallery en el lujoso mamotreto art déco del Fuller Building. Alcanzó gran fama, e incluso tuvo entre sus clientes al propio Barón Von Thyssen. Uno de los cuadros que vendió y que figura en la colección de Carmen Thyssen es el "Pescador de Truchas".

En el juicio A. C. fue absuelto, y B. L. fue declarado el único culpable y condenado a una sentencia de al menos veinticinco años de prisión.

Hay muchos más casos, y podría seguir muchas horas escribiendo, pero este artículo ya es muy largo. Todos estos casos ya son suficientes para demostrar que en sexo tenemos que usar al máximo el sentido común… que el consentimiento debe de ser inequívocamente claro, explícito y seguro… que usar el alcohol y el drogas durante el sexo es muy peligroso porque la realidad demuestra que puede ser trágica combinación… y que todas las fantasías deben de tener sus normas y sus límites por seguridad, nos guste o no, porque el ser humano es el depredador más peligroso de todo el planeta. ¡Y eso que tenemos cocodrilos, tiburones, tigres, leones, y serpientes venenosas! ¡Pues hay que joderse! El ser humano es más peligroso que todos estos animales juntos. ¡Que lástima! ¡Es triste! Pero es la realidad. Es lo que es, y se ha de aceptar.

Comienzo los relatos con el homenaje a Edgar Allan Poe

01 diciembre 2019

Mi web sigue creciendo mucho por el gran éxito, y hace un par de semanas hice muchos cambios, con dos nuevas secciones, cambios de diseño y otros detalles.

Los relatos eróticos componen una de estas dos nuevas secciones con las que he ampliado mi web. Todos los relatos son de mi propiedad y autoría. Los he escrito yo. Llevo escribiendo relatos eróticos toda la vida. Es una afición, que en mi adolescencia me los había tomado como un reto y un exámen a mi cultura. Eran épocas de juventud, y fui perfeccionando y mejorando los relatos, en un afán de superación y exigencia conmigo mismo. Es mi manera de ser.

También he versionado algunos escritores antiguos que me encantaba leer, y comienzo publicando los relatos que en torno al año 2000 escribí en homenaje a Edgar Allan Poe. Me encantaban sus relatos, y para mí es uno de los mejores escritores de relatos de terror que han existido en la historia de la literatura universal. Yo recomiendo a la gente comprar los libros de Edgar Allan Poe y leer sus relatos.

Tengo centenares de relatos escritos, y cada mes os iré publicando nuevos relatos, todos escritos por mí, y la gran mayoría de mi propia creatividad. Muy pocos relatos son versiones de escritores universales de otra época. Son relatos de mis dos géneros favoritos, terror y fantasía. No escribo relatos de romances y tonterías de ese estilo. Esto no es telenovelas. Esto es relatos éroticos, y lógicamente el bondage es el protagonista.

Bondage atada a un pony

28 noviembre 2019

Los ponys son animales muy simpáticos que despiertan la vena infantil o inmadura de la gente, según como se mire, pero hemos de recordar que un pony no es un juguete.

Es un animal, es un ser vivo, es sensible, es mucho más fuerte de lo que puede parecer por su tamaño, tiene mucho carácter, y hay que respetarlo.

Este pony en concreto es muy divertido, muy cariñoso, y ya tiene muchos años. Comparado con las personas, para hacerme entender, es viejo, pero está perfecto de salud y todavía salta, porque sí, los ponys en naturaleza también saltan. No van a saltar una valla de dos metros, claro, eso no lo saltan, pero si hay un tronco en su camino, van al galope y con decisión, lo saltan muy fáciles con los cuatro pies al vuelo. Lo he visto muchas veces. Nunca lo he medido, pero calculado a ojo este pony ha llegado a alcanzar saltando el medio metro de altura con las cuatro patas al vuelo. No tienen esta fama, lo sé, pero sí, estos ponys también saltan.