Bondage outdoor atada junto vacas en libertad por las montañas. Siempre me gusta ir poniendo escenarios nuevos, originales y variados,y después de llevar toda la vida, desde mi infancia más pequeña, viviendo, conociendo, explorando y viajando, todas las montañas y bosques de nuestro país, conozco miles y miles de rincones donde hacer fotos diferentes. Puedo estar haciendo fotos en escenarios variados cada día durante cien años por lo menos, así que tenga variedad suficiente para toda la vida.

En esta sesión se me ocurrió hacer una sesión de fotos bondage muy divertida atada al lado de vacas en libertad en la montaña, y he aprovechado el artículo para hablar de vacas y dar un curso sobre vacas. ¡Yo siempre a favor de avanzar en la cultura! Os explico muchos detalles curiosos sobre vacas en el artículo.

Las fotos han salido muy divertidas, y es otro escenario distinto sumado a nuestra gigantesca colección de lugares o ambientaciones diferentes, únicas y variadas. Mis seguidoras y seguidores ya sabéis que siempre voy cambiando de escenarios, y todavía tengo miles de ideas diferentes. Soy una fuente inagotable de ideas. Las personas sin ideas, sin originalidad y sin variedad, repetitivos y rutinarios, son muy aburridos. Buscar nuevas ideas me encanta. Es mi forma de ser, mi forma de pensar, y mi forma de vivir.

Atada en este sótano de estilo antigua biblioteca. Este escenario fotográfico nos recordaba al sótano de una biblioteca y por eso le he puesto este título a las fotos, pero voy a tener un buen detalles con mis fieles seguidoras y seguidores, y os desvelaré que no es una biblioteca. La cultura no es el mejor bien de nuestro país, y a este ritmo no lo será nunca.

Aquí vivía una persona sin hogar, que en la actualidad es otro caso más de personas desaparecidas durante esta oscura etapa de la humanidad, con la pandemia, el autoritarismo de los políticos, y las democracias seriamente atacadas, con prácticas más propias de regimenes opresores y dictaduras. Desde mi faceta de fotoperiodista internacional, sé que no es el primer caso de personas sin hogar o excluidos que han desaparecido, o se les han quemado sus casas o barracas. Además, había muchas manchas y salpicaduras de sangre en el lugar, tal como podéis ver en una imagen entrando en nuestra galería de fotos.

El plástico que veis en la pared es porque estas paredes son muy húmedas. En realidad, el aire y la atmósfera del lugar es muy húmedo, y se respira una humedad muy notable. Es lo primero que se nota al llegar, y eso que ahora, con las paredes derrumbadas, está ventilado, pero la humedad sigue siendo muy presente. Respecto al corcho, para quien no lo sepa, es un buen secante, ya que no se moja. Si lo tiras al agua, verás que flota y no se hunde. Podéis intentarlo con todas las fuerzas. Se romperá, y seguirá flotando aunque sea a trozos diminutos. Además, da temperatura. Thyffany comentaba que si te tumbas sobre este material desnudo o desnuda se nota como un poco de calor. No estan frías las placas, e incluso hace menos frío tumbada sobre el corcho que estando de pie. Esto son secretos de la gente que sobrevive en frío.

Atada sobre las piedras resbaladizas de esta presa. Nos acercamos justo hasta la rampa lateral de la presa, porque a la derecha estaba la compuerta cerrada. En caso de abrirla, ya que son automáticas, estaba previsto plan de salida sin problemas.

Usando la inteligencia, el atrevimiento y el sentido común, este es el mejor punto de seguridad, porque estas rocas resbalan como el hielo. Es patinaje.. Estas rocas están pulidas y lisas, cubiertas de un fino musgo que en épocas de duro frío se hace mucho más grande, y que podéis ver en las fotos con esas tonalidades verdes en la roca. Ese musgo es muy resbaladizo. Es como pisar hielo o hacer patinaje. La pendiente de la roca te empuja hacia abajo, y te puede tirar a las corrientes del río, puedes caer en una de las profundidades que se forman delante de estas grandes presas con este desgüace, o te puedes golpear contra las rocas con violencia, y producir fracturas y lesiones serias y graves.

Por eso Thyffany, que también tiene mucha experiencia, se colocó en una posición estaba frenada, con las manos atadas a la espalda pero las palmas abiertas apoyadas en un bache de rocas, que le ayudaban mucho a no resbalar, pero no tiene nada de margen de movimiento la modelo. Sólo podía mover las piernas, levantarlas y encogerlas. La modelo no puede salir del cuenco donde está apoyado su culo, porque es su freno.

La práctica muy peligrosa de meterse objetos por el ano. Hace muchos años vi un vídeo que se había hecho muy famoso en esa época. En el vídeo se veía un vaso en el suelo, y la cámara grabando en plano fijo, con la típica escena de quien se graba a sí mismo. Un hombre se coloca sobre el vaso y empieza a introducírselo por el ano. Es lo que llamamos popularmente metérselo por el culo.

"El vídeo del vaso roto dentro del culo"

Cuando intenta quitárselo, el vaso se rompe. Supongo que eso le pasó por el efecto vacío o por la presión de los músculos y huesos sobre el vaso. ¡O el vaso era una mierda! ¡No tengo ni idea! Se rompió a trozos, y se ve con los dedos cómo se quita una parte del vaso, pero al estar roto en diferentes cristales no sale todo el vaso de una vez. Se quita una segunda parte del vaso. El hombre busca con los dedos otra tercera parte del vaso, y se ve en el vídeo que cae una gota grande de sangre. ¡Y una segunda gota de sangre! El goteo es cada vez más rápido, y cuando se quita la tercera parte de cristal ya es un hilo continuo de sangre, como un grifo abierto, y el hombre se levanta y apaga la cámara. Aquí se acababa el vídeo.

La continuación está muy clara, que es urgente al hospital, operado de urgencias y quizá con secuelas graves para toda la vida.

"La historia de un alto cargo de medicina"

Me acuerdo que le estaba explicando el vídeo a una persona que conocía hace años, y que ocupaba el máximo puesto en su área de un hospital importante y prestigioso en su país. Le dije que había visto el vídeo de esta carnicería sangrienta que se hacía ese hombre en su culo, y me comentó que eso la gente lo hace porque la próstata es un órgano erógeno en los hombres, que produce mucha satisfacción sexual, y añadió que él se metía guindillas y pasta de dientes por el culo. ¡¡¡Pasta de dientes por el culo!!! ¡¡¡Y guindillas!!! ¡¡¡¡Un jefe máximo del área de un hospital!!!

Desde esa fecha, entre el vídeo y el profesional, yo me lo creo todo cuando me explican los objetos que la gente se mete por el culo. Cualquier cosa que me digan me lo creo. Yo de la gente me lo creo todo, y si son estupideces seguro que sí.

"Objetos de todo tipo que la gente se mete por el culo"

Hay muchas historias. Hay miles de historias, y algunas de las historias que encontramos en las habladurías de la gente, en televisión o en internet, pueden ser sólo mitos y leyendas.

Hay historias que no me creo y no he encontrado documentadas demostrables, como esa leyenda de una persona que llevó medio año un vibrador dentro de su recto. No me lo creo, porque es muy importante acudir con urgencia y rapidez, desde el inicio del problema hasta la consulta médica, y lógicamente están los síntomas, las molestias y las complicaciones.

La sintomatología de tener un objeto dentro del ano es variada, eso es cierto, y puede ser desde muy simples, como el dolor anal, molestias pélvicas, dolor abdominal bajo, estreñimiento, dificultad para tirarte pedos, o la rectorragia, hasta presentar abdomen en tabla con signos de irritación peritoneal y signos de sepsis.

Esto sería los síntomas que pueden provocar el dejar el objeto dentro del culo, pero las complicaciones puedes ser perforación intestinal, perforaciones rectales o colónicas, trauma rectal, fístulas de todo tipo, rectovaginales, rectovesicales, enterocutáneas o perianales, infecciones pararrectales, peritonitis, lesiones del esfínter, abscesos intraabdominales, laceración del esfínter anal, lesión de tejidos perirrectales, obstrucción intestinal baja, hemorragia digestiva baja, la emigración del objeto hacia órganos vecinos con lo que puede provocar lesiones en esos otros órganos, y en los casos más peligrosos puede provocar un sock séptico y a la muerte. Hay gente que ha muerto por estas prácticas, y han sacado el objeto con el paciente ya fallecido.

Por eso no me creo estas historias de un objeto medio año en el ano. Además, hay que tener en cuenta, cuando se escuchan historias, que en medicina hay una responsabilidad ética universal sobre la protección de personas y animales, en el que también entran la confidencialidad inviolable de los datos de los pacientes, su privacidad, el requerimiento del consentimiento explícito y escrito del paciente para difundir cierta información con su situación clínica, y no entrar nadie en conflicto de intereses, entre otros compromisos adquiridos por la medicina en todo el mundo. Habrá algún país que se los salta, pero al llegar la información a otros países éstos restringen o borran datos que vulneran estos compromisos.

Por estas razones yo no busco informarme en lo que diga la televisión o la prensa, porque no me fío nada de periodistas, y mucho menos en una época que este oficio está en el momento más bajo de toda su historia, convertidos en el brazo ejecutor propagandístico de los intereses de sus jefes políticos.

Yo me informo y contrasto lo que escucho en documentos, estudios e informes de revistas de investigación o divulgación médica y científica, por ser de mayor rigor. Lo que diga un canal de televisión u otro me es indiferente. Apenas veo la televisión un par de horas a la semana.

En estas revistas he leído durante años un montón de objetos extraños que los médicos de Urgencias han tenido que extraer de los pacientes.

Las botellas es el objeto más extraído en urgencias del culo de la gente. Son muy famosas y habituales las historias de gente que se meten botellas, e incluso hay gente que se había metido la botella al revés, entrando primero la parte gruesa y dejando la boca estrecha para el final. Con las botellas nos pasaríamos horas hablando, de la cantidad de botellas que se mete la gente por el culo y acaban en el hospital. ¡Botellas de todo tipo, tamaño y forma! La gente no aprende, y eso que este error es de siglos pasados, pero nada, ¡¡que no aprenden!!

El segundo lugar casi siempre lo ocupan la gente que se ha metido vibradores hasta el fondo, todo entero, por la excitación o por sentarse encima o lo que sea, y se han pasado apretando demasiado y se ha ido todo hasta dentro, y ya no sale hasta que vayas a las urgencias de un hospital. Los vibradores tienen la forma anatómica para facilitar su penetración y uso, pero hay que aguantarlos e introducir una parte de ellos. No se puede meter todo entero hasta el fondo.

A continuación, en esta clasificación morbosa, viene un grupo donde están reunidos los objetos de forma fálica, que parezca una polla, o que tengan un extremo redondeado, que también le sirve a la gente para metérselo por el culo. Hay historias de gente a quien han tenido que extraerle en el hospital puros, velas, un salami, un tubo de aluminio ,desodorantes, frascos de otros productos como perfumes, una linterna, un cañón de escopeta, un destornillador, barras metálicas, objetos cilíndricos de todo tipo, y todo lo que la incultura, el analfabetismo, y la imaginación sin control, hace pensar a la gente que se pueden meter esa barbaridad por el culo.

A veces no hace falta que el objeto tenga forma de polla, o que sea anatómico. Muchas veces es porque el objeto les resulta atractivo, curioso, divertido, llamativo, o es un su fetiche, o es lo que tienen más fácil a mano, y aquí entra de todo. Hay casos de bolígrafos, muñecos, rotuladores, un guante de horno, tornillos, pilas eléctricas, pelotas de tenis, vasos tubulares, bombillas, huevos de metal, lápices, un picador de hielo, termómetros rectales, un bate de béisbol, y todo lo que pillan por los armarios, o la caja de herramientas.

Los objetos con mango que la gente tiene por su casa es otro clásico, y hay gente que ha acabado en el hospital por introducirse el cepillo de dientes, un destornillador, un martillo, el mango de la escobilla del wáter, un bastón o el palo de una escoba, porque estos objetos también pueden provocar lesiones graves, sin necesidad de atascarse. Los cristales se pueden romper, las maderas se pueden astillar, y los hierros o cantos pueden rasgar y cortar. Además, provocan infecciones porque tienen gérmenes y bacterias.

Las verduras en el recto es muy habitual. La gente se mete zanahorias, pepinos, calabacines, plátanos, un huevo cocido, e incluso hubo el caso de un preso que se había metido una manzana en una práctica autoerótica, pero no son objetos que la naturaleza haya diseñado para metérselo por el culo, aunque al ser humano lo da lo mismo, y se lo mete. Acaban frenados, succionados o metidos hasta adentro del todo, y la solución para quitarlo es ir urgente al hospital. Se meten la nevera entera de frutas.

Después ya empiezan los grupos de las singularidades y minoritarios, y en este apartado me llama mucho la atención la gente que se mete animales. Hubo un caso muy famoso de un hombre que se metió una anguila viva por el ano, según dijo porque estaba estreñido, metiendo primero la cabeza de la anguila, lo cual provocó mordiscos, perforación del intestino y parte devorada, y tras la cirugía estuvo meses con una bolsa para colostomía. No sé cómo acabó su recuperación, si llegó a recuperarse del todo, o si le quedaron secuelas de por vida, porque estas imbecilidades no me interesan para nada. ¡Es su problema! ¡Ya se apañará con sus estupideces!

Por supuesto, tendría que hacer un apartado especial para los casos más increíbles e insólitos documentados. Esta clasificación ya depende de la opinión de cada uno, pero para mí las tres historias más sorprendentes son el paraguas, un jarrón de vidrio plomado, y una dentadura. ¿Cómo se le ocurre a una persona meterse un paraguas en el culo? Quizá es por si lluvia. ¿Y el jarrón de vidrio plomado? No sé cómo son estos jarrones, ya lo buscaré por google pero me gustaría preguntarte si esta persona tenía pensado adornarlo con flores, pero ¿el jarrón o el culo? Y lo de la dentadura postiza llevo media hora intentando comprenderlo, pero prefiero no perder el tiempo. ¿Se la metió con la boca abierta o la boca cerrada? Digo la dentadura, claro. Mi teoría de que esta humanidad va camino directo a la extinción es totalmente acertada, y la única duda es si lo hará con un paraguas en el culo o vete a saber qué otro objeto. ¡Visto lo visto, todo es posible!

"Quizá os preguntáis si la gente se mete todo esto por el culo"

Tal como os he contado, yo me documento en revistas de investigación o divulgación médica y científica, pero otra forma es mirar vídeos porno, en portales porno, en sus apartados temáticos de sexo anal y objetos por el ano. ¡Es increíble! He visto un vídeo de una chica metiéndose una manguera de goma. He visto otro vídeo de una chica que se está metiendo una pelota del tamaño de un balón de balonmano. He visto otro vídeo de otra chica metiéndose un vibrador de un tamaño que es como una lanza de los caballeros medievales, y en resultados de búsqueda me pone todavía miles de vídeos encontrados. ¡Con esos tres ya tengo suficiente! Yo me creo cualquier objeto. Esto es la gente.

"Quién se mete estos objetos por el culo"

Las urgencias por objetos en el ano son mayoritariamente hombres. El 94,4% de los pacientes que acuden de urgencia a un hospital por meterse algo en culo son hombres, indistintamente si son heteros, gays, bisexuales o lo que sea. No hay ninguna relación o riesgo mayor por la orientación sexual, pero sí que hay mayor incidencia en la franja de edad entre 30 y 40 años del sexo masculino.

A pesar de este comentario general, es innegable algunos grupos de riesgo que os voy a comentar y os pueden sorprender.

El primer grupo que os puede sorprender, o al menos a mí me sorprendió cuando me informé por primera vez, son bastantes casos en personal penitenciario, es decir, presos. Lógicamente, su vida sexual al estar encerrados es muy complicada, y recurren a prácticas autoeróticas y la masturbación, pero entre gente presa hubo un año en el que tuvieron tres casos de introducirse desodorantes en vía rectal.

El consumo de drogas, alcohol y homosexualidad, todo mezclado, es una peligrosa combinación que coincide en bastantes casos de gente que acaba en urgencias por meterse algún objeto en el culo. A veces hay gente que no recuerda lo que se ha metido, o no es capaz de decirlo porque su estado de embriaguez o semiinconsciencia por la droga le impide expresarse para hacerse entender.

Las personas con transtornos psicológicos, sea cual sea el transtorno, porque hay un montón y a este ritmo la sociedad está cada vez más enferma de la cabeza, es otro factor de riesgo. Es difícil precisar porque lo hacen este tipo de personas, porque su cerebro no funciona en su estado sano y normal, y muchos de sus actos pueden ser incomprensibles e irracionales, actuando simplemente de acuerdo a la percepción y razonamiento de su enfermedad mental..

Otro grupo que me sorprendió son los intentos de suicidio. Es gente que intenta suicidarse metiéndose un producto tóxico y venenoso por el ano, que el cuerpo absorberá muy rápido y provocará su muerte. Siempre hemos visto en televisión que la gente se suicida bebiendo veneno o productos muy peligrosos, pero hay gente que se lo mete por el culo.

En ocasiones los objetos en el ano están implicados en homicidios, gente que ha muerto por el objeto introducido en el ano, y aquí ya es cada caso concreto y sus respectivas investigaciones quien determinará la gravedad del delito, sus culpables y sus condenas, pero esto ya es otro tema.

El grupo de las prácticas eróticas sexuales, heteros, gays, sadomasoquistas, o cualquier otro, es también otro de los grupos que terminan en las urgencias de hospitales por haberse metido un objeto por el ano, y este es el grupo en el que yo me centro para hablar en este artículo.

Otro grupo, lamentablemente, es el de las víctimas de violaciones o agresiones sexuales, a quienes el violador subnormal de mierda les mete un objeto por el culo, sin ninguna consideración. A veces hay violaciones bajo los efectos de drogas o sustancias que adormecen a las víctimas, o las dejan sin voluntad, y en su violación no saben qué objeto les han metido por el ano, pero cualquier violación es abominable. Estos desgraciados miserables me repugnan, y no puedo decir mi solución para esta gentuza asquerosa.

El último grupo que menciono, que no es tan sorpresa pero sí solemos omitir o ignorar, son las "mulas" o "correos" como nombres populares y famosos, aunque supongo que la policía tiene mil nombres para esta gente, y son estas personas que ocultan drogas o narcóticos en su cuerpo para entrarlas por aeropuertos o controles en variadas instalaciones, envuelta la droga en condones dentro del ano, por ejemplo. En estos casos los expulsan mediante ténicas, pero también es una urgencia, porque si les explota el paquete el cuerpo absorbería la droga y morirían, y tienen que expulsarlo lo más rápido posble.

Estos son los grupos mayoritarios y las causas principales, aunque siempre hay causas excepcionales que no encajan en ninguna categoría..

"Lesiones irreversibles de por vida"

Hubo un caso muy famoso en 2018 aproximadamente, de un británico que se perforó su intestino después de introducirse un objeto de 77 cm por el ano mientras estaba borracho. Las placas de las radiografías y las exploraciones siguientes mostraron que se había perforado el intestino, había atravesado todo el abdomen, y había llegado casi al diafragma. En la intervención le tuvieron que quitar 20 centímetros de intestino grueso que había quedado gravemente dañado en el acto, y le realizaron una ostomía porque tendrá que eliminar la mierda a través de una bolsa adherida a su cuerpo. ¡Que bestialidad! 77 centímetros. Un par de palmos más, y le sale la punta del objeto por la oreja. Un poco más largo, y es mejor quitarle el objeto por el tímpano. ¡Increíble la gente! ¡Yo de la gente me lo creo todo! No es que sea iluso o fácil de engañar, no. Es que la gente me da asco, no creo en la gente, y no espero nada bueno de la gente.

Este es un caso muy extremo que no había ocurrido nunca, pero una vez habéis hecho el idiota, es mejor asumir la realidad, no empeorar las cosas, y acudir a urgencias donde un cirujano, doctor o doctora, os solucionará el problema, al tiempo de que la propia experiencia enseñará al paciente a tener esa inteligencia que se supone ya debería tener la gente por naturaleza.

Sin embargo, no intentar sacarlo por vosotros mismos si no se puede, porque eso sólo empeorará mucho más las cosas. Ha habido casos de gente que ha tratado de sacarse el objeto con ganchos o hierros, y al hacerlo se han desgarrado el colón, lo cual es con toda probabilidad una lesión irreversible y llevar bolsas adheridas al cuerpo para ir cagando en esas bolsas por toda la vida.

"Qué hacen en el hospital"

Los profesionales harán su diagnóstico por imágenes con el uso de radiografía simple y la tomografía computada, o también con otros métodos como los endoscópicos, para determinar las características del objeto, sus dimensiones, y en qué posición está colocado el objeto, y dependiendo del resultado podrán sacarlo manualmente por el recto o con cirugía con el paciente anestesiado.

Son extracciones de urgencia porque el tiempo de retención del objeto aumenta el riesgo de lesión de la pared y la perforación. En ocasiones es posible la extracción manual transanal en el mismo box sin anestesia, que no es agradable porque es muy probable que el doctor te meta el puño entero por el culo, pero no de esa forma mal pensada que a la gente le va el rollo y se ponen cachondos, ¡no, no, no!, sino en plan médico, que es muy diferente.

Sin embargo, muchas veces no es posible, y en muchas ocasiones es obligatorio cirugía. Se intenta si se puede buscar métodos mínimamente invasivos, y pueden optar en el hospital por la sigmoidoscopía flexible y el TAMIS, que es cirugía transanal mínimante invasiva, pero si el tema está complicado, por el objeto, por no ser posible manualmente, por el riesgo de migración del objeto y que se mueva, por abscesos asociados, o por la sospecha de haber perforación colorrectal, la única solución es operación en quirófano, para extraerlo por vía transanal o por abordaje abdominal, lo cual significa que el nivel sexual de imprudencia, temeridad, peligro, incultura, analfabetismo e inconsciencia, de esa persona es para no follar con él o con ella jamás.

"Qué decirle al médico en estos casos"

Hay una frase que dice "a lo hecho, pecho". Eso quiere decir que lo mejor es decirle la verdad, ser honesto, asumir que se ha hecho el idiota, no complicar más la situación, y salir del problema sin secuelas.

Las excusas y las mentiras en estos casos son ridículas. Hubo un caso de un paciente que dijo que se había caído de forma accidental sobre el objeto vegetal y se le había metido por el culo. ¡No me jodas! ¡Qué vulgaridad! A lo mejor dijo que se sentó sobre la silla, y estaba el pepino en la silla, y se le metió el objeto por el culo. ¡Qué tontería! O quizá explicó que estaba en el huerto recogiendo pepinos, se cayó hacia atrás y se le metió todo el pepino en el culo. ¡Con esas excusas se queda patético, idiota, mentiroso y cobarde!

Llegados a este punto, es mejor decirle simplemente que en el juego sexual se ha metido voluntario un objeto en el culo, y no sale. ¡Ya está! ¡Simple y fácil! Los doctores ya saben centenares y miles de estos casos. No les asombra, y a los doctores y doctoras les importa una mierda tus gustos. Ellos sólo quieren quitarte el objeto del culo, que entra dentro de las urgencias médicas, porque el juego es muy peligroso.

Lo vuelvo a decir. Introducirse objetos en el ano es un juego muy peligroso. Las secuelas leves pueden ser tener que ir al lavabo muchas más veces de lo habitual, para evitar que la gente afectada se cague encima en cualquier momento, pero las secuelas graves y muy graves son muchos casos de gente que va con la bolsa de cagar adherida a su cuerpo toda la vida, y además no hay que olvidar que una perforación intestinal puede ser mortal, y hay casos documentados de autopsias donde se han encontrado objetos inverosímiles en el intestino del cadáver.

Estos errores pueden ser mortales, así que no complicar la idiotez. Es mucho mejor quedar como una anécdota vergonzosa que ser una lesión irreversible o un muerto en el cementerio. Por lo tanto, decirle toda la verdad al médico, acudir de urgencia rápidamente, y no hacer estas burradas. Estamos ya bien entrado el siglo XXI y la humanidad cada vez es más subnormal. No aprende, no evoluciona, y los errores son mucho peores que en el pasado. Se repiten los errores, y peor todavía, porque se hacen mucho más grandes. Yo ya dije en un artículo, escrito en esta web y que podéis encontrar en la sección Opinion, que esta humanidad va camino de la extinción a este ritmo, y cada día estoy más convencido. No tengo ni la más mínima duda.

"Las modas ridículas de las redes sociales lo empeoran todo"

Las redes sociales en modas peligrosas, absurdas, subnormales e irracionales, poniendo de moda o retos el introducirse cualquier bestialidad por el ano o la vagina, con excusas cada cual más patética y prehistórica, lo empeora todo.

Estas mierdas de modas, y me refiero a todas, de la primera a la última, sea cual sea, de las redes sociales poniendo de moda meterse veté a saber qué barbaridad por el ano o la vagina, son abominables y repugnantes. No voy a mencionar ninguna, que la gente lo lee y ya lo prueba sólo por leerlo. El ser humano tiene la capacidad de razonar, de pensar, de meditar, tiene el sentido común, la lógica, pero por lo visto la humanidad va camino de la extinción, y en muchos millones de personas estas virtudes ya han desaparecido, y han quedado con un cerebro que no llega ni a primates. No lo hacen ni los monos.

De todos modos, en un gesto de buena intención, os diré que no sigáis ninguna de estas modas despreciables que han salido, salen y saldrán, por redes sociales. ¡Ni puto caso! Por hacer el gilipollas no sois más hombres, no sois mujeres más modernas, no sois más listos, ni más interesantes, ni diferentes ni únicos ni especiales, porque por eso son modas, es decir, muchedumbres adoctrinadas, todos iguales, todos calcados, todos repetitivos, y ninguno original.

"La obsesión de la gente por el culo"

Debería de estudiar la ciencia la obsesión de la humanidad por el culo. La gente va mirando culos por la calle, va enseñando culos en cualquier sitio, van tocando culos, quieren follar por el culo, se chupan el culo, se meten objetos por el culo, se azotan en el culo, etc. ¿Qué le pasa a la gente con el culo? Sólo son dos nalgas y un agujero por el que sale mierda. ¿Por qué tanta obsesión con el culo? Tenemos partes del cuerpo muy sexys, eróticas, sensibles y placenteras.

Algún día se debería de analizar reflexivos y exhaustivamente esta obsesión humana con el culo.

"Una reflexión para el sexo anal con seguridad"

Introducirse objetos por el ano es una práctica muy peligrosa, pero es innegable que la gente la continuará practicando, aunque sepa que es peligroso. Decir que no lo hagan es una guerra perdida de antemano, y es perder el tiempo tontamente.

Yo prefiero decir a la gente que, si se quiere meter cosas por el culo, tiene un montón de juguetes eróticos y productos sexuales diseñados y pensados con esta finalidad. Hay vibradores, hay dildos, hay plugs, y otras opciones.

Si se usan juguetes eróticos, no hay que meterlo todo entero, porque se puede hundir y de ahí no lo sacas. Por eso muchos juguetes tienen en su diseño una especie de tope. Si es un vibrador, deja la parte que vendría a ser el mango afuera. No metas el vibrador adentro, porque salvo que tu pareja tenga un ano del tamaño de una portería de fútbol y puedas meter la mano, no saldrá el vibrador.

Sobre meterse bolígrafos, mangos de martillos, linternas, cepillos de dientes, y mil ocurrencias más, ¿por qué? ¿Os vais a poner a escribir un libro en el intestino? ¿Tenéis pensado hacer obras con el martillo? ¿Se os han caído las llaves dentro para la linterna? Y el intestino no se lava los dientes. ¡Ya toca un poco de inteligencia humana! Dije una vez que la ciencia se equivocó en la línea evolutiva, porque según la ciencia el hombre de Neanderthal y el Homo Sapiens convivieron juntos hasta hace unos treinta mil años, cuando se extinguió el Neanderthal y sobrevivió el Sapiens, pero yo creo que no es verdad. Yo creo que el extinguido fue el Sapiens, porque el Neanderthal lo exterminó a bastonazos.

El fisting, que es meterse el puño entero cerrado dentro del ano, también es muy peligroso, puede provocar graves lesiones irreversibles, y no es necesario meterse el puño o el codo por el culo para excitarse locamente. Los médicos están de acuerdos en que la introducción de un dedo ya estimula la próstata de los hombres, lo cual es muy excitante y placentero, que enloquece de excitación y se vive el sexo muy intensamente.

Por lo tanto, dejar la colección de objetos raros en el armario y olvidar las ideas estúpidas, y disfrutar del sexo anal que os gusta con seguridad, con sentido común, con inteligencia. La forma ideal de terminar bien la fiesta sexual es todos felices y contentos, en casa, en el hotel, la playa o donde hayas follado, y la forma horrible, triste, lamentable y peligrosa, es terminar en el hospital y en quirófano. Así no se termina un buen polvo. Así sólo acaban las imbecilidades.

Atada sobre el brazo extendido de esta telescópica. Esta maquinaria agrícola y de ganadería le llamamos tractor, porque es la forma simple de referirnos a estos vehículos, pero las personas que son expertas con experiencia, sobre todo en ganadería, le llaman "la telescópica". El nombre de telescópica lo recibe por su brazo desplegable inconfundible, porque es extensible y se esconde dentro del tractor. Los tractores tienen su brazo fijo, siempre visible, pero esta maquinaria es al contrario. Sólo queda al descubierto el tramo final pintado de amarillo, y el resto se plega y se esconde dentro de la carrocería.

En las fotos desplegamos hasta alcanzar los dos metros y medio exactos del brazo, y sabemos su exactitud porque por el lado contrario de la toma fotográfica está marcado cada medio metro en el hierro. También se puede levantar y girar la pala, a pesar de ser todo como una viga perfectamente recta y sólida. Se utiliza, por ejemplo, para salvar obstáculos en ganadería, y llevar la comida hasta el ganado teniendo que salvar muros, vallas, zanjas o cualquier otro impedimento que no deje acercarse al vehículo, y puede depositar las balas de paja con precisión milimétrica.

Nosotros quisimos hacer algo distinto, porque ya hemos hecho varias suspensiones en tractores, y este modelo ofrecía la oportunidad de hacer las fotos en su brazo extensible. Thyffany se tumbó encima, boca arriba, y está atada toda recta pegada al hierro por los tobillos, rodillas, muslos y el pecho. Los brazos no llegaban por detrás de la barra debido a su grosor, y por esta razón los puse atados cada uno a un lado opuesto, atados bien abajo, con la cuerda que iba de una muñeca a la otra muñeca, e impedía levantarlos, subirlos o abrirlos.

Atada en tractores y remolques de tala de bosques. Este tractor es maquinaria pesada soviética en los profundos bosques de Siberia. ¡No, no, que va, no son los bosques de Siberia! ¡Es una broma!

Hablando en serio y de verdad, esto sí es maquinaria de mucha potencia. Sólo debéis de observar el grosor y la altura de las ruedas sobre las que está sentada la modelo. En realidad, esta maquinaria entra en lugares inauditos. Puede cruzar zonas inundadas, puede adentrarse en barros, circula por caminos en muy mal estado, y muchos otros rincones donde los coches acabarían hundidos, destrozados o ya directos para el desguace. Este monstruo no tiene esos problemas, y su fuerza es impresionante. Se usa mucho para tala de bosques, limpieza y transporte de leña, en tramos donde los camiones no pueden entrar o maniobrar.

Decidí unas ataduras simples, que fue con las manos atadas a la espalda y los pies atados juntos, y amordazada por supuesto, que me permitía cambiar a la modelo de lugar, y fotografiar las dos partes del tractor. Comenzamos por las fotos sentada encima de las imponentes ruedas. y después de estar haciendo diez minutos de fotos cambié a la modelo a la parte del remolque,donde se transportan los troncos y árboles apilados.

Bondage atada y amordazada en esta minería abandonada. Andando por los profundos bosques de Siberia nos encontramos con una mina abandonada de la antigua Rusia del siglo pasado. ¡Que no, que no, que también es broma! Este mes me he levantado gracioso con el tema de Siberia.

Esta estructura sí pertenece al ramo de la minería, y sí está abandonada, pero en nuestro territorio hay centenares de estas estructuras. La gran mayoría se encuentran en uso, y está relacionado con la creación de cemento y trabajos de piedras, pero este rincón no se trabaja y sí está abandonado.

A mí me gustan las piernas atadas con mucha cuerda por diferentes alturas, tobillos, gemelos, rodillas y muslos. Es un signo de muchas de mis fotografías publicadas en la web. Junto al frogtied, son dos formas de atar las piernas que me encantan, y los brazos los até distintos. Me gustan los brazos atados a la espalda, a cada costado, con la cuerda bien tensa haciendo como si fuera un cinturón, y apretando los espacios interiores. Otra cuerda ata sus codos juntos, cercanos uno contra otro, pasando por encima y por debajo de los pechos y cerrando los huecos por dentro, de tal forma que los brazos quedan inmóviles y no puede moverlos en ninguna dirección. Usé un ballgag negro para estar amordazada, y comenzamos a hacer las fotos.

Atada en este tramo descendente del río. Este es un típico tramo de río ancho en nuestro país, cuando desciende de las montañas con fuerza. Recordar que los ríos es agua en movimiento. Esta no es la piscina del hotel o de tu casa o del pueblo.

Durante bastantes meses al año aquí no se podría estar, porque el río crece de punta a punta en los deshielos de las nieves y las lluvias,baja con mucha fuerza e incluso se desborda por los alrededores, pero es bosque de ribera, es decir, naturaleza propia adaptada a las inundaciones. No vive nadie, y si alguien se hace casa en estos rincones es un analfabeto, un inculto y un temerario.

Ahora, en épocas de sequía y poca lluvias, el río deja adentrarse, pero sigue empujando con fuerza y te puede tirar, como si te pusiera la zancadilla, por lo que hay que moverse con cuidado. Nos colocamos en este tramo escalonado donde el río es bonito y vistoso, con poca cuerda porque la modelo tenía que aguantarse bien a la roca,que el río empuja mucho más de lo que gente sin experiencia puede intuir en las fotografias.

Las enormes diferencias entre un dominante y un maltratador. Hoy propongo un debate agrio y muy polémico, que a priori mucha gente dirá que no le ve el sentido, porque una persona dominante en las relaciones sexuales no tiene nada que ver con un maltratador, pero esto son líneas generales que identifican a la gran mayoría de los/as integrantes de un grupo, y nos olvidamos de que la realidad no es siempre verdades tan exactas.

A veces, las diferencias entre un juego sexual de dominación y un maltrato son tan finas que hay casos que han llegado real a los Tribunales españoles. Hay unos cuantos casos juzgados donde el Juez o la Jueza han tenido que esclarecer si estaban ante un caso de maltrato, o ante una práctica sadomasoquista. Aunque no es muy habitual, tampoco es ninguna excepción.

Os voy a explicar un caso juzgado hace pocos años, donde la relación estaba deteriorada, y el hombre la azotaba, le llamaba "puta" e incluso le obligaba a comer en el suelo. La mujer lo denunció por maltrato, expresando la violencia, los insultos y las vejaciones que le sometía su pareja dentro de su relación, mientras que el hombre alegó ser sus fantasías sadomasoquistas, las cuales llevaban practicando muchos años, y dijo creyó estar cada uno en su rol marcado por las reglas BDSM. El Juez se interesó por el testimonio de la mujer para saber si en sus relaciones sexuales ella había consentido las prácticas descritas en el juicio, y ella respondió afirmativa.

El Juez no pudo condenar al hombre por maltrato al alcanzar la conclusión de la insuficiencia de elementos probatorios acreditativos que había sido maltrato, ya que no se podía distinguir claramente el maltrato de sus relaciones sexuales, y quedó absuelto. En ocasiones, el testimonio de la víctima, crucial en estos casos, no reúne las condiciones exigidas por la Jurisprudencia citada para alcanzar la cualidad de prueba de cargo incriminatorio. Esto ocurre, esto ha ocurrido, y es real de Juzgados. No es una historia inventada en un perfil anónimo de mierda de las vulgares redes sociales. Esto está documentado en Tribunales, y hay otros casos similares que os podría poner de ejemplo, a veces con el mismo resultado en la sentencia, y otras totalmente contrarias y favorables para la víctima. Esto ya depende de las singularidades y particularidades singulares y exclusivas que rodean cada juicio, y de la decisión del Juez o la Jueza.

Así, pues, aunque comprendo que molesta el debate y es incómodo, ¡el debate existe y es real!, y en este artículo vamos a buscar las diferencias entre un dominio sexual y un maltratador, que en realidad son abismales, pero voy a analizarlas detalladamente y con calma.

"La diferencia en el consentimiento"

Las aventuras sexuales siempre tienen que ser con el consentimiento válido de ambos, de mutuo acuerdo, libres, voluntarios, y expresamente emitido, es decir, un sí seguro y sin dudas.

Una vez de acuerdo, en todo juego sexual hay una conexión emocional, pasional, con la otra persona, bien sea en pareja, amantes, ligues de una noche, o una orgía de cincuenta personas en un barco. No importa el número. Sean cuantos sean, hay una complicidad y una unión, y todos y todas se lo quieren pasar bien. Todos los participantes se preocupan de que todo el mundo se lo pase bien y esté disfrutando, con orgasmos, placeres y deseos.

Por el contrario, el maltratador no busca consentimiento. Sólo busca excusas, y tienen un saco de excusas. Tiene excusas de todo tipo, pero no importa el tono de voz suave o tierno con el que lo diga. No importa si mira como un delfín o como un lindo gatito. Siguen siendo excusas de mierda, y se salta todas las normas, despreocupado de los gustos, preferencias o gozo de la otra persona.

"La diferencia en la comunicación"

Todo juego sexual algo duro tiene, de una forma u otra, su comunicación. Aunque sea el ligue de una noche, se suele confesar lo que gusta, lo que no le gusta, los límites, y siempre es recomendable poner alguna palabra de seguridad por si hay alguna confusión.

La comunicación es verdad que depende mucho de las personas. Hay gente que habla mucho, como yo, y gente que no dice nada. Hay gente que tiene las ideas claras, y gente que no tiene tan claro sus propios límites. Hay gente abierta, espontánea y extrovertida, y hay gente vergonzosa, tímida y retraída. Todo esto marca la comunicación, pero sigue existiendo una comunicación.

El maltratador hace lo que le sale de los putos huevos porque es así de chulo. Cree que todo el poder es suyo, y lo que piensen o lo que quieran los demás le importa una puta mierda. Lo planifica todo en su mente enferma, básicamente estupideces sin ningún control y sin ningún cuidado hacia la otra persona, y se pone manos a la obra sin decir o sin preguntar nada. Hace lo que quiere, y trata a la otra persona como si sólo fuera un trozo de carne sin sentimientos ni derechos.

"Las diferencias en el lenguaje"

La gran mayoría de personas hablan durante el sexo, y muchas personas tienen un lenguaje que definiríamos de guarrerías, palabras y hasta insultos. Hay gente que se ponen a follar, y es como si estuvieran poseídos por el diablo más pervertido y mal hablado del mundo. ¡Sí, sí, seguro que alguno o alguna estáis sonriendo porque os sentís reflejados en este punto!

Es muy habitual. En lenguaje español, la gente cuando folla dice frases del tipo "que cerdo eres", "fóllame como una guarra", "sigue cabrón", "pedazo de puta estás hecho", y mil similares, de chicos a chicas y viceversa, o entre el mismo sexo. No pasa nada. No hay que sacarlo de contexto tampoco.

Esto lo dicen chicos, y lo dicen chicas, y este lenguaje para muchas personas resulta excitante, erótico, morboso, sensual y placentero. Hay gente que dirá que este lenguaje no le excita nada. Es compaginar y coincidir en los gustos.

Cuando se alcanza el orgasmo y se acaba, comienza la recuperación del lenguaje habitual, y vuelven las frases de cariño, los gestos de abrazos, el respeto educativo, y el diálogo cómplice que nos reconecta con la normalidad de la relación, pero con el maltratador esto no ocurre. Estos indeseables se creen que pueden llamar "puta" o "cerda" a su pareja cuando quieren, e insultan en cualquier momento, en la cama cuando follan, en la mesa cuando comen, en el coche cuando viajan, en los viajes de vacaciones, en la calle cuando pasean, y en todos sitios.

"Las diferencias en el juego físico"

Hemos hablado del lenguaje en el sexo, y ahora vamos a hablar del juego físico, porque es innegable que millones de personas de personas usan el rol de la fuerza física de forma cuidadosa y controlada.

Por entendernos como ejemplo, son aquellas situaciones donde la persona dominante coge a su esclava o prisionera para llevarla a la habitación, o hacen un forcejeo para aguantarle los brazos y que no pueda moverlos, como si estuviera reducida. Al mismo tiempo, la otra persona adopta su rol, y se deja llevar sin oponer resistencia, o toma el rol rebelde y hace que la persona dominante tenga que sudar y emplearse a fondo para su objetivo. Eso ya son juegos personales de cada uno, pero son dos ejemplos que ya ilustran el significado de la fuerza física.

El maltratador es violento. Lo suyo no es un juego. Lo suyo es violencia, y es violencia unilateral, también fuera del juego sexual. El maltratador tira del cabello pudiendo incluso arrancar mechones o cabellos, abofetea, y lo hace durante el sexo, pero también cuando discuten, cuando se enfada, y cuando recrimina. Insulta, grita y amenaza al mismo tiempo, y esta conducta es asqueroso y repugnante, y me voy a callar para no decir lo que yo haría con esta basura humana.

Los maltratadores trasladan la violencia en el sexo a la vida diaria y rutinaria. Los juegos sexuales duros para esta inmundicia sólo son un entreno y un adoctrinamiento. Después lo hacen durante el día, en cualquier momento, en la cocina, mirando la televisión, o saliendo de fiesta, y cuando les dice su pareja que no lo hagan entonces se ríen, y responden que saben que les gusta, al tiempo que le llaman guarra o algo parecida. ¡Abominable! Esta mierda humana no debería de tener derecho a existir.

"Las diferencias en la confianza"

La confianza no se regala. La confianza no es obligatoria. La confianza no se compra. La confianza sólo se gana cuando se merece de verdad.

Una persona dominante con sentido común, con inteligencia, y demostrando control en el juego sexual, puede ganarse la confianza de las otras personas que han participado, y gracias a esta confianza se tiene ganas de volver a repetir con él, o con ella.

Con un maltratador no se confía jamás. Estos especímenes no se merecen confianza, y confiar en ellos es un error muy peligroso. Jamás hay que confiar en un maltratador, porque es traidor, es mentiroso, es egoísta, y nunca se sabe que va a pasar con su cabeza. Nunca se les puede dar la espalda, y nunca hay que bajar la guardia ni un solo segundo, hagan lo que hagan.

"Parejas e inconcebibles amistades de los maltratadores"

Hay personas que su pareja se vuelve maltratador cuando ya conviven juntos, o cuando se han casado, o cualquier cambio en su vida, aunque ya lleven años juntos y ella está muy enamorada. Estos subnormales no valoran estos detalles, y entiendo la situación emocional difícil que supone este cambio para las personas que están enamoradas desde que se conocieron.

Al mismo tiempo, no entiendo cómo los maltratadores pueden tener amigos, o gente que va de fiesta, o que les cae bien. Yo jamás tendría como amigo una mierda de estos miserables. Para mí ser amigos de gente así es como apoyar y aprobar su conducta, y esto es inadmisible. Yo soy partidario de aplicar medidas que podría llegar incluso a la pena de muerte, en los casos más graves. Yo votaría a favor.

Todos mis seguidores y seguidoras, después de tantos años, sabéis es muy famoso de mí que me da asco la gente, pero los maltratadores me dan el triple de asco. Sus parejas les han entregado su amor, su cariño, sus cuidados, su tiempo, su vida, sus secretos, sus emociones, y ellos responden pegando, gritando, amenazando, insultando, vejando y matando. ¿Les gusta la violencia? ¿Quién adivina mi respuesta para estos valientes? ¿Qué creéis que haría yo con estas sabandijas? Venga, ¡el juego de las adivinanzas!

"Los maltratadores cuando acuden a servicios de prostitución"

Muchas veces he hablado con prostitutas, que lo hacen por cuenta propia, de forma libre, voluntaria, propia y porque ellas quieren. En estas condiciones, es un oficio digno y respetable como cualquier otro, desde carpintero o fontanero hasta arquitecto.

He entrevistado a chicas en mis tiempos de fotoperiodista y mi vinculación al periodismo, y me han comentado situaciones donde, en opinión de ellas, que son las expertas y las profesionales, los clientes se han comportado machistas y maltratadores. Les han tirado del pelo, les han escupido, les han abofeteado, y además se lo han hecho sin permiso, con desprecio y con odio. Una chica me comentó que llegó a tener una lesión en un ojo. Ellas no tienen ninguna duda de que esos clientes maltratan a sus mujeres, porque acompañan las agresiones de frases e insultos machistas muy humillantes hacia el sexo femenino. No insultan a una sumisa, o a un rol, o a un personaje. Insultan a un género, y están convencidas de que en su casa son hombres machistas, violentos y maltratadores.

Estas chicas las considero muy elogiables, con una gran fuerza en la personalidad, porque lo aguantan. Lo hacen por necesidad del dinero, y yo las felicito por aguantar a semejantes engendros.

"Cómo distinguir un dominante de un maltratador"

Después de tantos años de entrevistas, de conversaciones, de mis muchos años a nivel profesional en el fotoperiodismo al máximo nivel en todos los campos, inclusive denuncias, manifestaciones o investigación de interés informativo, he extraído conclusiones que os las voy a resumir en una serie de frases comparativas entre dominantes y maltratadores, que os será muy fácil de entender, y que os escribo en estos párrafos a continuación:

Primera diferencia Un dominante respeta a su pareja, a su sumisa, a su otra persona con quien comparte el juego sexual. Una persona dominante no abusa de su pareja o su sumisa o cualquier otro rol de entrega de poder en el juego erótico. Le hace disfrutar y comparten fantasía. Por el contrario, un maltratador no respeta, es frío, impasible, despiadado, sin sentimiento, sin emoción, sin arrepentimiento, y no piensa en la otra persona. Un maltratador es un abusador, y mucho peor.

Segunda diferencia. Una persona dominante siempre tiene el consentimiento válido dado de las otras personas que participan en la fantasía. En una sesión bondage, ocurren los juegos que la persona atada quiere, comparte y le gustan, y también es idéntico es las situaciones de sumisión, donde la persona que hace de sumiso o sumisa quiere ser dominada y sometida, en muy diferentes formas, perfectamente válidas si son de su gusto y consentidas. Se divierte, se siente segura, y es una cesión o una entrega del poder erótico en la relación sexual. Sin embargo, un maltratador hace lo que quiere sin pedir permiso, sin preguntar y sin importarle una mierda su pareja. El maltratador hace lo que le sale de los huevos, porque se lo dice su cerebro atrofiado, y la persona maltratada no disfruta, está aterrorizada, tiene miedo, y con muchas ganas de que su pesadilla acabe.

Tercera diferencia. Con una persona dominante no hay confusión de cuándo comienza y cuándo termina el juego sexual. Una vez se ha acabado de follar o de jugar, el personaje adoptado se acaba y se vuelve a ser las personas que somos en la relación. Vuelven los abrazos, el tomar las decisiones juntos, los mimos, la libertad, y el ser quienes somos en nuestra vida diaria y rutinaria. Por el contrario, un maltratador continua con los insultos, las vejaciones, las amenazas, las prohibiciones, los gritos, la violencia, los zarandeos y las agresiones, en cualquier momento del día, incluido fuera de la vida sexual.

Cuarta diferencia. Una persona dominante sexualmente no da miedo, y eso que a veces se usan diálogo y frases muy dentro del personaje que aplica torturas y castigos, pero a pesar de estas palabras las personas participantes disfrutan y se involucran como parte de la aventura, rol o fantasía sexual. Sin embargo, las víctimas de un psicópata, un tarado, o un maltratador, sí tienen miedo, y están tan aterrorizada que no se atreve ni a rebelarse o confesarlo. El lenguaje de un maltratador en sexo es violento. No es excitante. Es degradante, hiriente, insolente, vejatorio, incómodo, y causa un daño emocional que provoca miedo, dudas, preocupación, incertidumbre, y que se queda grabado su dolor en la memoria de la persona afectada.

Quinta diferencia. Una persona dominante puede llegar a sentirse culpable si la persona sometida, castigada, atada, no ha disfrutado. Puede asumir que no ha adoptado bien su rol dominante, que no ha bordado la actuación, que es culpa de él mismo o ella misma, y esto ocurre bastantes veces dentro de las fantasías sexuales. En comparación con un maltratador, los maltratadores no se sienten culpables, no tienen sensaciones de culpabilidad, no conectan, y están convencidos de que nunca hacen nada mal, y cualquier cosa que salga mal le echa la culpa a la pareja, porque dice que le despista o que no le ayuda o mil excusas patéticas y ridículas de fracasados y frustrados. Son muy criticones, todo dicen que lo hace mal su pareja, y cualquier límite que les pones les parece ridículos o se burlan.

Sexta diferencia. Las personas dominantes aceptan las críticas. Les gusta hacer bien las cosas, se asume que se mejora con el paso del tiempo, con la experiencia, con la práctica, con la comunicación, con irse conociendo, y encajan bien las críticas, debates y las opiniones de las otras personas que participan en el juego sexual. Sin embargo, los maltratadores no aceptan quejas. Estos inútiles consideran que lo hacen todo perfecto, que son los mejores, los más listos, los más sabios, y se cabrean si les dices que lo han hecho mal. No aceptan críticas, y responden con amenazas, con insultos, e incluso con agresiones.

Séptima diferencia. Una persona dominante somete a su compañera de juego, sea una chica, un chico, o quince personas. El castigo, la tortura, la humillación, el sometimiento, en la forma que libremente les gusta compartir, va dirigido única y exclusivamente a esa persona en su rol de juego, dentro de los límites y gustos de cada uno y una de los participantes. Sin embargo, un maltratador va mucho más allá en sus insultos y en sus humillaciones, y hace referencia y alusiones a las mujeres y al género femenino en general, con graves menosprecios usando incluso escenas de la cotidianidad o la vida diaria, y que aquí no voy a reproducir ninguna porque no quiero dar ni idea ni ejemplo de estas barbaridades a ningún imbécil.

Octava diferencia. Una persona dominante no es machista. En realidad, cuida y protege a la persona sometida, y dentro de las prácticas siempre está el límite de cuidar por su bienestar, tanto física como emocional. Hace que su pareja disfrute, que se sienta cómoda, excitada, sumisa, sin herir sentimientos y limitándose el juego al rol sexual entre ambos personajes. Un maltratador, por el contrario, atormenta en la mente de sus víctimas, deja heridos los sentimientos, el orgullo, la autoestima, y su experiencia es horrorosa, peligrosa y traumática.

Novena diferencia. Una persona dominante juega con su sumisa, su pareja, sus amigas, sus ligues, sus conocidos, su compañera, o su mujer, por citar algunos adjetivos. Por el contrario, un maltratador juega con su víctima. Esta es la realidad.

Otras diferencias. Hay muchas más diferencias, tantas como quieras añadir en libertad, porque realmente una persona dominante no se parece en nada a un maltratador. La diferencia es de 0 a 100, de blanco y negro, del día a la noche, como se suele decir popularmente.

"Nunca tener aventuras sexuales ni amar ni follar con un maltratador"

Como podéis ver, las diferencias son descomunales, y una persona dominante y un maltratador no se parecen en nada, absolutamente en nada. No tienen nada que ver. Es como comparar un patinete y un Fórmula 1. No se parecen en nada, pero sí hay algunos maltratadores que intencionadamente se camuflan en roles sexuales dominantes.

Hay que ir muy en cuidado con las personas que se eligen para estos juegos sexuales. Nunca se puede jugar con esta gente. Nunca se puede amar ni convivir con esta basura. ¡Ni tan siquiera amigos! Hay que rechazarlos siempre, en todos los lugares, en todas las situaciones. Con ellos no se cuenta para nada, absolutamente para nada. El rechazo ha de ser completo y total.

En España hay leyes que combaten esta lacra, y hay teléfonos de atención a las víctimas, donde se pueden hacer consultas gratuitas y anónimas, que no quedan reflejadas y no hay rastro de las llamadas. Esta mierda no debería de existir. Esta gentuza se debería de extinguir y erradicar del planeta, y espero que en el futuro este objetivo se haya conseguido.

Bondage desnuda aprovechando la cosechadora estropeada. Esta cosechadora es un modelo antiguo, que se había estropeado y estaba en medio del campo, imposible de moverse, esperando vinieran a repararla. Estaba sola, y esto es muy poco habitual, casi insólito, porque estos vehículos son muy caros, y no se dejan solos, pero también es cierto que no te la llevas en el bolsillo. Es como un tanque.

Nosotros aprovechamos esta oportunidad, que no nos había ocurrido nunca, teniendo en cuenta que este es nuestro ritmo de vida, e hicimos a toda velocidad una sesión fotos bondage atada en la coscechadora.

Las fotos salían impresionantes, con la modelo atada desnuda en la cosechadora, en medio el campo, con el cielo azul y todo el paraje rural. Había mucha tensión y no podíamos bajar la guardia ni un sólo segundo, porque en cualquier momento podía venir el propietario, o quizá algún técnico a repararla. Hay que controlar la lejanía, los caminos, los ruidos, y estuvimos unos quince minutos haciendo fotos, que han salido fantásticas.

Atada en esta barraca quemada devorada por un incendio. Esta barraca quemada es otro de esos lugares que muestran sin error las huellas inequívocas de esos miles y extraños hechos ocurridos durante el autoritarismo de la pandemia, porque aquí, en esta barraca, vivía una persona con su puerta cerrada con candado desde hacia muchos años, y su propia estructura.

Llega el confinamiento, el autoritatismo de los políticos incompetentes, la pandemia, y de repente comienza a suceder hechos extraños que no habían ocurrido jamás en la historia de nuestra democracia, y que son propias de dictaduras y regimenes opresores. Uno de estos hechos extraños son los hogares inhumanos de personas pobres, algunas desaparecidas, con todo su mundo devorado por llamas intencionadas.

Yo tuve que ir por ser fotoperiodista, y una vez el lugar ya está abandonado y sin interés por nadie usamos el escenario para volver otro día y hacer una sesión fotográfica entre las cenizas, atada en los restos de este incendio.

La tortura y sufrimiento de los menores en pandemias y guerras. Empiezo advirtiendo, muy seriamente, claro y directo, que mi libertad de expresión y de opinión son derechos fundamentales protegidos e inviolables en España, que cualquier persona puede ejercer libremente por cualquier medio, y por lo tanto, hoy voy a escribir un artículo sin censura hablando del brutal tormento que han sufrido los menores e infantes en este país durante la pandemia. A todo ello sumo que, como fotoperiodista internacional con casi treinta años de experiencia, estoy en mi pleno derecho de hablar de mis experiencias, conocimientos, trabajos, coberturas y opiniones.

Advierto, sin ninguna duda y yo nunca hablo en broma, que emprenderé inmediatamente y sin previo aviso las acciones legales, inclusive por la vía penal, contra quien coarte, coaccione, limite, amenace, prohíba o manipule estos derechos fundamentales protegidos por ley, sea quien sea. Tengo plena capacidad jurídica, y no dudaré en usarla con toda la severidad ni un segundo, bien sean Administraciones, empresas, cualquier organismo o personas particulares.

Hecha la seria y real advertencia, la afirmación en la que voy a basar el artículo completo ya la escribí en marzo de 2021 en twitter, y es que en España se ha cometido la mayor tortura a infantes y menores en toda la historia de la humanidad desde los tiempos de Herodes. La cultura, la historia de la humanidad, nos lo enseña, y yo os lo voy a demostrar, porque yo siempre argumento mis opiniones.

Fijaros si la salvajada represora es tan histórica, que escribo defendiendo los derechos de menores e infantes cuando a mí no me gustan los niños. ¡Es curioso! Nunca me han gustado, ni tan siquiera cuando era adolescente. Yo soy de esas personas que, como se suele decir en esa frase popular, no tengo tacto para los niños. No sé jugar con ellos, no sé hablar con ellos, y los quiero muy lejos. Lógicamente, es muy fácil intuir que yo no tengo hijos, no he querido nunca tenerlos, no quiero tenerlos, y después de la barbarie inhumana que se ha cometido estoy muy orgulloso y presumo de no haber tenido hijos.

Hay gente que les encanta y que dicen que es lo más bonito del mundo, y lo mejor que les ha pasado jamás en su vida. ¡Todos para ellos! ¡Como si quieren tener treinta hijos! Es su vida, y están en su pleno derecho. Yo soy todo lo contrario, y también estoy en mi pleno derecho.

Sin embargo, a pesar de que no me gustan nada los niños, han ocurrido hechos imperdonables, peores que una guerra, que los libros de historia escribirán como vergonzosos y juzgarán con dureza y mucha crítica.

"Datos reales oficiales de lesiones y sufrimientos en menores"

¿Quieres datos reales? ¿Verificables? Las urgencias pediátricas del hospital Vall d'Hebron de Barcelona atendía, en 2021 hasta principios de abril, una media de un menor al día por autolesiones. El último día del mes de marzo de 2021 tuvo tres casos de autolesiones en un solo día. Fueron una chica de 15 años con autolesiones físicas a través de cortes, y dos casos de menores que tenían trece años de edad con intento de suicidio con fármacos. Es dato real, oficial, de uno de los hospitales más famosos en nuestro país.

Este hospital, en los informes que va emitiendo cada cierto tiempo en sus estudios, ya informó que las autolesiones son una cuarta parte de todas las urgencias psiquiátricas que llegan a pediatría, es decir, menores de edad. Aumentan los casos, y al mismo tiempo la media de edad es cada vez inferior.

¿Queréis otros datos? El Ayuntamiento de Barcelona creó, hasta la fecha de este artículo escrito en mayo de 2021, once puntos municipales de atención psicológica para jóvenes de Barcelona, y las atenciones de apoyo psicológico, que oficialmente está dirigido a jóvenes y adolescentes de entre 12 y 22 años, creció alrededor del 138% en el último año. De la 308 consultas que se hicieron en 2019, se pasó a realizar 734 consultas en el año 2020, lo que viene a salir a una media de dos consultas al día. Todavía no están las cifras de este 2021 porque se realizan a final de año, pero no se necesita ser ningún genio para saber que va a ritmo de batir récords.

¿Queréis más datos? ¡Ningún problema! ¡Acepto el reto y me enfrento de cara! Según informa el Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Universitario Niño Jesús, se han disparado los Trastornos de la Conducta Alimentaria entre menores y adolescentes, y han aumentado un 20% los ingresos por trastornos de alimentación de niños y jóvenes durante el año 2020 al completo, sobre todo por anorexia nerviosa.

En Cataluña, donde yo vivo, hay casos graves de anorexia nerviosa y bulimia que han sido de trato informativo y mediático, con menores en quienes el trastorno ha ido teniendo recaídas que requiere de constantes ingresos hospitalarios. El propio director médico del Hospital San Joan de Deu informó en una entrevista que los trastornos de conducta alimentaria han aumentado un 60% durante la pandemia.

¿Queréis un dato escalofriante, indignante y muy triste? En la fecha 21 de abril de 2021, se hace público, a través de los medios de comunicación y notas de prensa, que en todo el año 2020 y sobre todo desde el confinamiento y la pandemia, 601 menores entre 10 y 18 años han intentado suicidarse en Cataluña. Es un 25 por ciento más con respecto al año anterior, y en algunas zonas sanitarias de nuestro país, el número de intentos de suicidios en estos tres primeros meses del 2021 ya ha igualado las cifras del año 2019 en su totalidad.

Por extender algo más las estadísticas, dado ahora las Administraciones e Instituciones de nuestro país ya muestran por fin interés en hablar de los suicidios, la primera causa de muerte en la gente que tiene entre 16 y 35 años, hablando por supuesto de nuestro país, es el suicidio.

Son datos imperdonables, y esto son datos reales, de fuentes oficiales, fuentes médicas, sanitarias y hospitalarias, que la gente incrédula, o que no se lo quiera creer, lo podéis buscar por internet y os saldrán los enlaces oficiales. ¡Una salvaje tortura están sufriendo los jóvenes y adolescentes! ¡Y hay más! Estos párrafos son sólo un resumen. Las atrocidades son mucho más grandes y mucho peores, y una democracia sana y fuerte no debería de permitirlas, ni consentirlas, ni repetirlas, ni olvidarlas, ni perdonarlas.

"La libertad de juego de los niños en guerras reales"

Supongo que la gran mayoría de personas no sabéis qué es una guerra real, más allá de verla en televisión a través de vagos periodistas sentados en su plató y bien peinados para salir guapos, vanidosos y arrogantes, delante de la cámara, pero como fotoperiodista os explicaré que, en las guerras, los niños sí juegan al fútbol durante el día entre las ruinas de bombardeos, se hacen las porterías con piedras, o juegan al clásico escondite, o inventan con su ingenio, aunque a veces hay alguno que tiene el juego macabro de buscar muertos, o van a buscar dinero o comida en las comercios derrumbados, para llevárselos a su familia y tener que comer. ¡Lo hacen jugando!

Hay niños y niñas que pierden a su familia. A veces es por el propio bombardeo, pero cuidado, que hay casos de padres que han huido y abandonan a sus hijos a su suerte, o los entregan a desconocidos. Las habladurías dicen que no les podrán alimentar y es lo mejor para los niños, pero la verdad es que es un acto egoísta de padres que intentan aligerar carga en su huida. ¡Mucho duro! ¡Esto ocurrre en guerras!. Hay gente que se queda los huérfanos y abandonados, y les dice que se hagan pasar por sus hijos cuando lleguen a fronteras o se encuentren con soldados, pero con algunas alimañas armadas este truco no funciona.

En guerras, todos los niños y niñas, del primero al último, no tienen escuela, y su vida es la calle. Se pasan el día en la calle, y después de cada noche, el peor momento en toda guerra, corren para ir a buscar a sus amigos, y salen a jugar en las calles donde no pasan coches, porque no se puede circular por carreteras dañadas y porque se corta el suministro de gasolina, que escasea y hay que buscarla en el mercado negro, a un precio mucho más caro.

Los campos de refugiados, un efecto secundario de toda guerra, están repletos de familias tristes que lo han perdido todo, con la única esperanza de poder empezar de nuevo, y los niños juegan entre tiendas y barracas, corren y se van a la otra punta del campo de refugiados a ver a sus amigas y amigos, y hay niños que les gusta tal niña en un comportamiento habitual que nos han pasado a todos, e incluso se pierden en el campo, y hay que buscarlos porque no encuentran su tienda en medio de todo ese enjambre. En ocasiones, por desgracia, hay casos de niños que no aparecen jamás, porque en un campo de refugiados ocurren delitos, sí. Hay agresiones, violencia, robos y hasta violaciones. ¡No te escandalices! Esto es el ser humano.

Saben los niños que del campo de refugiados no se puede salir, y lo mejor es no salir, porque pueden ser detenidos por la policía, pueden ser rechazados por la población local, y peor todavía, hay mafias de tráfico de personas rondando el perímetro en kilómetros por fuera, dedicados al robo y al secuestro, sobre todo mujeres y niños, con un futuro horrible que jamás saldrá en televisión, porque al mundo no le importa esa gente.

Los niños y niñas no son tontos en una guerra. ¡Que jueguen no significa que sean tontos! Saben, lógicamente, que hay una guerra, que si suenan sirenas o en la radio hablan que vienen aviones han de correr a refugios y sitios seguros. Saben que hay calles donde hay francotiradores escondidos las veinticuatro horas del día, simios prehistóricos que disparan a todo lo que se mueve por la calle, niños, ancianos, trabajadores, ambulancias, fotógrafos o incluso perros, y por esa calle no puedes ni asomar la cabeza, porque están rifle en mano y dedo en el gatillo. ¡No hay que decírselo! ¡No hay que estar pendientes de ellos! Lo saben y se cuidan solos. ¡Es lo que les toca si quieren sobrevivir!

Muchos niños y niñas se usan como propaganda. Todas las guerras tienen su propaganda. Ha ocurrido en toda la historia de la humanidad, y cuando un niño es herido de bala o muerto en una guerra, los propios militares llevan rápidamente a los fotoperiodistas al hospital, paso rápido y privilegiado, y hay que fotografiar. Hay que hacer fotos del niño muerto, de la gente llorando, y todo el mundo se aparta para que puedas hacer bien las fotos, y nadie molesta, y hay que hacer las fotos. No te puedes negar. ¡Ni una miserable duda! Es una guerra, y es una ofensa de traidor no hacer las fotos, y los traidores en guerra no salen vivos. Los militares aliados te defenderán con su propia vida y dispararán a matar sin dudarlo ni un segundo ante cualquier peligro. ¡Un solo equipo, y todos a muerte! ¡Las fotos se hacen todas hasta el mínimo detalle! Es el trato no escrito, sagrado y de obligatorio cumplimiento. Ellos no dudan con el gatillo, tú como fotógrafo no dudes con el botón. ¡Haz! Foto y foto y foto y foto. ¡A centenares! No dejes nada por fotografiar, la sangre, la herida, las lágrimas, el rostro, los médicos. Esas fotos les encanta a la gente de países avanzados y su prensa. Llenan noticiarios y venden periódicos de mierda.

Sin embargo, la mayoría de muertes de niños es porque enferman, por la falta de higiene, falta de agua potable, desnutrición, accidentes, epidemia locales como cólera, escasez de medicinas, o infecciones que empeoran porque no se pueden desinfectar o curar, ya que los médicos trabajan casi sin recursos.

El trabajo del fotoperiodista es fotografiarlo. El poder de una fotografía es inimaginable. Una fotografía puede cambiar el destino de un país y la conciencia de la humanidad. Por eso se tiene mucho miedo a los fotoperiodistas, un bando los adora, y el otro los quiere aniquilar.

Como fotoperiodista, lo miras todo, lo buscas todo, estás rápido, agresivo, atento, ágil, despierto, y una de las primeras cosas más sorprendentes es ver que los niños conservan todo el derecho a ser niños, corren, juegan y quieren ver a sus amigos, como cualquier otro niño. Incluso me atrevo a afirmar que al principio sorprende al mirarles a los ojos o leer su expresión corporal, porque los ves vitales, llenos de energía, felices, sin ningún síntoma de miedo ni de trauma, y piensas que no puede ser, que me estaré equivocando al valorar su mirada, pero al día siguiente vuelvo a verlos, idénticos, y hasta te saludan y te preguntan quién eres, y preguntan de todo. Son muy preguntones. Las preguntas de los niños en guerra son el peor interrogatorio que se puede sufrir, pero sabes que te has de joder. ¡Te aguantas! ¡Es lo que es! Para ellos, eres un extraño con una cámara de fotos en tiempos de guerra, y a su modo participan en la guerra buscando traidores, enemigos, y cualquier otra escoria que se un peligro, aunque sea jugando. Muchas veces los niños advierten de los peligros a soldados y civiles. Son ojos.

Después preguntan por las fotos, quieren ver las fotos, y ya en confianza te piden que les hagas fotos. Te dicen que quieren la foto en esa pila de piedras y jugando todos juntos, que quieren verse con sus amigos, y les tienes que hacer la foto, porque si no les haces la foto te apedrearán, y vendrán los vecinos y te rematarán hasta matarte. ¡Es una probabilidad muy alta! No hacerles la foto es una traición, y en guerra eso te puede enviar al infierno directamente.

Por supuesto que sí se hacen las fotos. Nos apuntamos a la fiesta, y se les dice que salten, que hagan todas sus habilidades, que hagan lo que les dé la gana, y ya sé que he dicho que no me gustan los niños, y es muy famoso de mí que soy muy antisociable y me da asco la gente, pero como fotógrafo tengo una fama y un prestigio impresionante, y se lo pasa genial la gente conmigo cuando hago fotos.

Os explicaré un secreto. A veces las familias te piden que les hagas una foto todos juntos, los niños, padres y ancianos, en su casa, porque están todos sanos y vivos, porque su casa todavía no ha sido bombardeada, no ha sido ametrallada, y por supuesto que sí, les hacemos las fotos. Los militares bajan las armas, y les sale una sonrisa relajada que no verás nunca más. Es una sonrisa única, y hay militares que lloran de emoción en este momento, porque su trabajo es defender esa familia también. He visto militares irse y esperarnos en la calle, porque no aguantan verlo. Se hunden moralmente. Es un momento mágico y especial, porque esa foto significa la supervivencia de toda la familia y la casa, y quién sabe, quizá mañana están todos muertos y la casa en ruinas. Nunca se sabe. En una guerra no hay piedad. Aquí no se llama al timbre.

¿Sabéis que hacemos con esas fotos? Se las regalamos a la familia. No verán nunca la luz. No es para la prensa de mierda. No es una foto para el sensacionalismo asqueroso del primer mundo. ¡No! Esa foto es el tesoro de esa familia. Es una joya. Es su diamante. ¡Esa foto es la meta! ¡Que todos y todas los de la foto sigan vivos y juntos al final de la guerra! ¡Es su victoria!

Las fotos que quiere esta sociedad para su publicación, la de vosotras y vosotros que estáis leyendo también, son las de los hospitales con heridos y sangre, piernas amputadas, los edificios en llamas, los disparos, los cadáveres en el suelo, campos de refugiados saturados, niños moribundos desnutridos, y todo lo que sea sangre, muertos, armas, tanques, ruinas, y más y más y más. Esas fotos os encantan a la gente y a la prensa. ¡Esas fotos os la ponen dura! ¡El morbo vende! ¡Patético y asqueroso, pero real!

En todo ese mundo horrible, tan típico del mayor depredador y asesino del planeta que es el ser humano, los niños tienen que seguir siendo niños, y no tienen prohibido jugar ni correr ni tienen prohibido ver a sus amigos ni jugar a fútbol.

"La realidad española fue una tortura traumática para los menores"

En España, sin haber ninguna guerra declarada, la represión demencial a los menores fue una auténtica tortura que no se olvidará durante toda la eternidad, por traidora, mentirosa, cobarde, autoritaria y torturadora.

Repasemos la primera tortura demencial. En marzo de 2020 España perdió una democracia moribunda, imperfecta, fallida y débil, que a la vista de los hechos el llamarse democracia sólo es una mera ilusión y engaño, y se instauró un régimen autoritario que salió de su escondite detrás de las cortinas. Los ciudadanos ya no pudieron ir a trabajar, y no podían ni salir de casa, salvo comprar y nada más. Esto ya parecía una dictadura o un golpe de Estado, y por desgracia España es un país que tiene experiencia en ambos campos, y que superó de su dictadura y su golpe de estado con sombras oscuras, sin curar heridas, sin arrepentirse y sin pedir perdón.

En estas prohibiciones los niños también estuvieron obligados a quedarse a casa. Se quedaron sin ver a sus amigos. Se quedaron sin ir a la escuela. Se quedaron sin poder estudiar. Se quedaron sin poder ir al parque, sin jugar, y el autoritarismo les obligó a quedarse en casa, encerrados y sin salir. Les cortaron su desarrollo físico. Les cortaron su educación, su aprendizaje, su cultura, su evolución cognitiva, los estímulos que a esas edades supone ver los colores, los sonidos, los movimientos, porque es el momento clave de la vida en desarrollar todos los sentidos y estímulos. ¡En casa! ¡Encerrados y con los padres! ¡45 días seguidos! Fueron 45 días continuados encerrados en casa. ¡Una salvajada! Estuvieron 45 días castigados por unos políticos autoritarios que no tuvieron piedad, sin escrúpulos y sin compasión, con los menores. Esta tortura no se le ocurrió ni a Herodes. Ningún político, ningún tirano, ningún dictador, en toda la historia de la humanidad, y podéis vosotras y vosotros mismo repasar los libros y enciclopedias, había ordenado semejante atrocidad.

En el éxito terrible de esta bárbara tortura fue vital la complicidad de los padres. No hubo manifestaciones. No hubo protestas. No hubo quejas. No. ¡Al contrario! Esta es una sociedad adormecida, anestesiada, aborregada, y muchos padres aprovecharon la oportunidad para eliminar esa rebeldía que durante la infancia forma parte de la fabricación del carácter y la personalidad que marcará nuestra vida.

Los padres engalanaban balcones, ventanas y fachadas, con globos y dibujos ridículos de arcoíris y paisajes, y sacaban a los pobres niños obligados a aplaudir a los ocho de cada día desde balcones y ventanales, como focas amaestradas, y eso era un concurso patético para ver si se aplaudía más fuerte que el vecino, y más temprano, y más tiempo. La gente apoyó de forma masiva el sistema autoritario, y los niños fueron las víctimas inocentes. ¡Otra vez! ¡Como en los tiempos de Herodes! Herodes ordenó matarlos. Nuestro gobierno ordenó encerrarlos. ¡La realidad pura y dura!

Después de este mes y medio, no hubo escuelas en España, y durante medio año, hasta septiembre, los menores, niños y niñas, estuvieron sin formación educativa, sin enseñanza, sin aprendizaje, pero yo ya dije desde el mismo marzo de 2020 que esta masacre sólo acababa de empezar, por culpa del nefasto comportamiento de una sociedad que armó de coraje a los políticos autoritarios, y así fue. ¡Muy a mi pesar, acerté de lleno!

"La segunda tortura fue meterles obligatorio el burka de la mascarilla a menores"

Finalizada esta etapa, continúo la mayor represión jamás vista desde hace siglos. Se obligó a la gente a llevar el burka de la mascarilla por todos sitios, por la calle, al aire libre, tiendas, comercios, y escuelas también, incluido los niños y las niñas.

Se obligó a todos los niños y niñas mayores de seis años a llevar el burka de la mascarilla, pero yo he he visto bebés llevando mascarilla en cochecitos de paseo. He visto niños de dos o tres años llevando mascarilla y pantallas, que a estas edades no deben de llevarla. No se atrevió a hacerlo obligatorio ni el propio autoritarismo, pero no hizo falta, porque muchos padres pusieron voluntariamente el burka de la mascarilla en sus bebés y sus hijos e hijas menores de seis años, y el país y los menores llevan con esta aberrante y torturadora obligación desde julio de 2020 para ser exactos.

En septiembre de 2020 comenzó el curso escolar con las sonrisas robadas de los menores. Se pusieron en fila, como en cualquier institución militar, guardando distancias, con el burka de la mascarilla obligatoria en la cara y metiéndoles un gel en las manos que no era necesario ni imprescindible. Los menores perdieron el desarrollo de ese sexto sentido que te ayuda a razonar y valorar cuando ves el rostro de la gente, que te ayuda a sospechar de si te mienten, si se burlan, si dicen la verdad, y mil otras percepciones.

Las expresiones del rostro son vitales para percibir si la persona que está enfrente de ti está enfadada, cansada, alegre, triste, deprimida, o si es amigable o peligrosa, entre otros ejemplos. Desarrollamos los humanos a esa edad el aprendizaje de reconocer las expresiones faciales, las que enseñan los sentimientos y las intenciones, y aquí se prohibió un año entero. Fue un curso entero donde no aprendieron absolutamente nada de expresiones, de comunicación, de estímulos, o de contactos. Fue un año entero donde se les prohibió relacionarse con otras clases, donde no podían hacer nuevos amigos y amigas, y donde se les inculcó un miedo descomunal, una inseguridad enfermiza, una desconfianza terrible, y un adoctrinamiento, una sumisión, y una obediencia, propias de los peores regímenes opresores del planeta.

Se ordenó esta tortura sin haberse hecho ningún estudio previo para ver si el uso de la mascarilla les puede provocar secuelas graves o incurables en su salud, tanto mental como física. No se ha estudiado cómo afecta a su desarrollo en la cabeza y el cerebro. No se ha estudiado si puede afectar a sus vías respiratorias, al desarrollo de su capacidad pulmonar, o a su defensa natural inmunológica ante otras enfermedades. No se ha estudiado si los químicos y tintes de esos burkas pueden provocarles el desarrollo de enfermedades en el futuro. ¡No! ¡No hay ni un puto estudio de esto en la fecha que escribo este artículo! Directamente, los políticos han dicho que se jodan los menores. Mascarilla obligatoria, y callados.

"Muchos padres y madres han tenido un papel fundamental en esta tortura"

Todos y todas los políticos de esta época han sido unos incompetentes sin escrúpulos que han masacrado un pueblo indefenso, y han herido de muerte la inmadura y moribunda democracia. Sí, los políticos de hoy en día son los culpables, pero para el éxito de todo este sufrimiento en víctimas infantiles ha sido clave la colaboración, vital y fundamental, de esos padres y madres negligentes que le han puesto el doble burka de la mascarilla a sus hijas e hijos pequeños, que les han puesto mascarilla a bebés, o les han puesto el burka de la mascarilla y pantalla a niños de dos o tres años.

Indistintamente de que en el futuro se pueda descubrir el daño físico que pueden haber provocado el burka de las opresoras mascarillas, los especialistas profesionales en medicina, tales como psicólogos y psiquiatras, hoy ya no niegan el daño a la salud emocional y mental que se ha provocado en los menores. Lo asumen. Lo afirman. Lo confirman. Hay montones de entrevistas periodísticas y estudios que podéis encontrar por Internet, ya, hoy mismo. Sólo es querer buscarlo, por google mismo. Es muy fácil. Sólo es querer saberlo, y no estar mirando hacia otro lado.

Los mismos especialistas médicos en salud mental avisan que el crecimiento de los menores se ha alterado. Hoy todavía son muy pequeños para saber las consecuencias, pero es muy sabido que si un niño le asustas con un perro o una serpiente cuando es muy pequeño, muy probablemente desarrollará un trauma que marcará su comportamiento, y hay muchas posibilidades de que cuando sea mayor tenga miedo a los perros y las arañas. Por lo tanto, pueden desarrollar traumas y complejos, sí. La confirmación oficial se sabrá dentro de veinte años, cuando estos menores ya sean adultos.

Otra secuela mental muy importante puede derivar hacia el odio a sus padres, y digo odio real con todo su significado, y el recuerdo puede ser imborrable aunque sean muy pequeños, porque resulta que sus padres les hacen fotos con las mascarillas y las suben a las repugnantes redes sociales, o mucho peor, hacen vídeos y los envían a la televisión viéndose los pobres niños en situaciones ridículas y patéticas que les imponen sus padres. ¡Que se pongan los padres a hacer el gilipollas delante de las cámaras!

Por poner un ejemplo, en la televisión de Cataluña hay un programa que hace un uso continuado, excesivo, lamentable y reprobable, de la imagen de los menores. Se les ve haciendo de todo con la mascailla, cantando, corriendo, cayéndose con la bicicleta, tropezando, aunque están en su casa y no hace falta el burka puesto. Estos vídeos repugnantes los graban sus propios padres, autorizan a la televisión a difundir la imagen del menor, y los ponen en hora de máxima audiencia. ¡Despreciable!

Cuando yo era pequeño, nos decían que la responsabilidad de un padre o una madre era vigilar que su hija o hijo no se hiciera daño, no se cayera, que aprendiera a usar el sentido común y las cosas de la vida para evitar accidentes. Ahora es todo lo contrario. Ahora los ponen encima de una rampa, con una bicicleta demasiado grande para su edad, les ponen la mascarilla para humillarlos todavía más, y mientras el niño, con toda su buena fe e inocencia, baja para divertirse, sus padres graban con la puta mierda de los móviles esperando que se caigan, reírse, subirlo a redes sociales y enviarlo a la televisión, que lo vea todo Cataluña.

¡Qué vergüenza de programa! ¡Qué vergüenza de padres! ¡Qué época más ridícula estamos viviendo! Las próximas generaciones se avergonzaran de esta humanidad actual.

Estoy totalmente convencido de que dentro de veinte o treinta años van a haber miles de casos de hijos e hijas que odiarán con toda su fuerza a sus padres, porque aflorará en los menores todo el sufrimiento y el maltrato que se ha sembrado con esta pandemia, y este odio se lo tienen muy merecido.

"Comparando niños en guerras reales contra niños en la ciudad con pandemia"

Voy a poner unos párrafos de comparaciones directas, con la ventaja exclusiva que me da conocer ambos mundos. Os he dicho mil veces que soy de los mejores fotoperiodistas internacionales, y el que no se lo crea es su puto problema. A la gente le explicas que has visto un ovni o has hablado con un fantasma y se lo creen, pero les digo que lleva décadas al máximo nivel en fotoperiodismo y no se le creen. ¡La gente es así de imbécil!

Primera. En guerras con bombardeos y disparos, los niños salen en las horas de calma a jugar en la calle. En pandemia, España encerró a los niños 45 días continuados en sus casas, del primer al último minuto, sin importarles a los políticos si estaban prisioneros y hacinados en un piso sobresaturado de veinte metros cuadrados o estaba siendo objeto de maltratos. Encerrados y callados.

En guerras los niños se reúnen con sus amigos, y juegan al fútbol y corren y se divierten. En nuestro país, se les prohibió reunirse con otros niños, se les cerró los parques de juego infantiles, y se les obligó a llevar siempre la mascarilla puesta.

En guerras asombra la vitalidad de los niños, su entereza, sus miradas llenas de vida, a pesar de las durezas de una guerra, donde llegan a pasar hambre y el estruendo de un bombardeo en plena noche es terrorífico, y es sorprendente ver que hay muy pocos niños deprimidos o tristes, porque luchan y son fuertes. En pandemia, en nuestro país, muchos niños van con la mirada caída, desorientados, apagados, cogidos de la mano de su padre o su madre, con la mascarilla puesta, sin hablar, sin reír, sin correr, sin jugar, con su rostro decaído, triste y abatido.

En guerras es increíble ver escuelas que siguen enseñando abiertas con las balas de la noche anterior marcadas en las paredes, y a veces los vecinos paran a los fotógrafos, e ilusionados les cuentan que hagan una foto ahí, que una vecina les da clases a los niños que se han quedado sin escuela, y les enseñan a leer, a escribir, geografía, historia, e idiomas, sobre todo inglés, y te sorprende que de repente hablan un inglés muy bueno. En pandemia, en España, se cerraron escuelas, se cerraron actividades extraescolares, se cerró la cultura, se cerraron bibliotecas, y se dio por acabado el curso.

¡Sacar vosotros y vosotras mismas la conclusión! Mi opinión la tengo muy clara. Esta es la peor tortura en la historia de la humanidad a menores e infantes desde los tiempos de Herodes.

"Las horribles lecciones que han observado los menores en esta pandemia"

Esta pandemia es una guerra diferente, porque todas las guerras tienen sus intereses, que provocan diferentes bandos y facciones divididas. Donde uno pierde y se empobrece, otro gana y se enriquece. ¡Ley humana!

Sin embargo, en esta pandemia el enemigo está dentro de tus filas. La propia gente, la que te rodea, se comporta como locos psicópatas si no llevas la mascarilla, con una mirada asesina desorbitada, y quieren pegarte, y te insultan, y te amenazan, y se viven momentos muy tensos, muy peligrosos. Los primeros días, cuando hacia fotos, vino una chica joven veinteañera, me dijo que estábamos en alerta y no estaba bien que hiciera fotos en la calle, y así una historia tras otra, patéticas, ridículas, estúpidas, incomprensibles e inexplicables.

En esta pandemia la policía, nuestra propia policía, ha sido usada por los políticos como el ejército enemigo. En las guerras, puedes confiar en el ejército aliado, que darán su vida por tí. Aquí tengo que vigilar con mi propio bando. Eso es inaudito.

Esta pandemia se ha usado para atacar a nuestra democracia, a los derechos fundamentales y a las libertades, pero he de reconocer me ha . Hay un gran retroceso, y el país ya ha sufrido en su historia pasada el dominio de dictadores y ha sufrido golpes de estado, pero la gente, mi propio país, me gritaba desde balcones que no esté en la calle haciendo fotos, y me quieren atacar si no llevo mascarilla. Eso es su preocupación. ¡Increíble!

Lo peor de todo, usando lenguaje de guerra, es que la metralla ha pillado de lleno a los menores, y ellos no tienen la culpa de nada. Los menores están sufriendo un infierno, pero el futuro puede ser mucho peor para la mayoría de ellos, porque esta generación autoritaria les va a dejar un futuro muy complicado y peligroso. Muchos menores tienen su futuro hipotecado y arruinado para siempre, y los culpables han de sentarse acusados en el banquillo de los tribunales, han de ser condenados, metidos en prisión, y los libros de historia han de mostrar en su juicio que estos políticos autoritarios son un ejemplo abominable que nunca más ha de repetirse en el futuro de la humanidad.

Mientras tanto, ¡¡padres y madres!! recapacitar las barbaridades que estáis haciendo con menores e infantes. Estas brutalidades no se han hecho ni en guerras. Los menores e infantes están sufriendo la mayor tortura en la historia de la humanidad desde los tiempos de la matanza ordenada por Herodes. Reflexionar. Son vuestros hijos. Usar el sentido común. Es el instinto de protección de los padres.

Para terminar, vuelvo a recordar que la libertad de expresión y de opinión son derechos fundamentales protegidos e inviolables en las leyes españolas, que los derechos humanos universales son intocables, y emprenderé sin previo aviso, con toda la máxima dureza y extrema severidad, todas las acciones legales, inclusive penales, contra quien sea, cualquier Administración, empresa, organismo o personas particulares, entre otros, que amenace, coaccione, limite, ataque, manipule, dificulte, prohíba o impida, mis derechos fundamentales y universales, garantizados y protegidos por ley.

Yo no dudo jamás. Toda mi vida desde que nací es de combate. El destino está escrito, lo asumo, lo acepto, me encanta, y a lo mejor estoy preparado, equipado y entrenado para ellos. ¡Quien sabe! Son secretos que forman parte de la defensa y la estrategia, y no voy a dar ni una sola pista. Esto todavía no ha terminado. Yo no he firmado tregua ni paz, y el enemigo también me lee. ¡Seguimos!

Atada en el gimnasio en este bondage con lencería sexy. Volga es muy atlética y tiene una elasticidad impresionantes. Yo digo que es muy elogiable llegar a colocar la pierna en esas aberturas. Yo no llego. Ni me acerco. ¡Ya ni lo intento! Yo me lesiono sólo intentarlo. ¡Yo, y miles de millones más!

Mostrando sus habilidades físicas, hicimos la sesión bondage con Volga atada por las muñecas y con los brazos arriba levantados, estirados muy tensos, con una en su tobillo, la pierna levantando señalando al cielo, y esa misma cuerda atada al tobillo. Estaba muy guapa, y su bonito conjunto de tanga y sujetador blanco de lencería sexy con el bondage y atada queda muy sensual.

Volga eligió los posados, porque en este caso yo no puedo orientarla. Ella es la chica atlética, ella conoce su cuerpo, ella entrena, y ella ya sabe de sí misma lo que es capaz de hacer, por lo que yo me limito a hacer las fotos detrás de la cámara de todos los posados que ella va haciendo, y estuvo asombrosa, porque no se quejaba ni cuando se quedaba en suspensión sin tocar los pies en el suelo, soportando la fuerza en las muñecas.

Atada en las rocas dentro del agua de esta cascada. Estas cascadas, después de grandes lluvias, arrastra todo lo que se encuentra. En estas fechas está tranquila, pero el tramo de caída diaria ha formado una buena profundidad durante toda la historia de la naturaleza. Se hunde muy rápido, casi como si las rocas formaran precipios. Es como bajar grandes escalones.

En estas fechas alcanza los dos metros de profundidad, y lógicamente no se va a colocar la modelo debajo de la cascada atada en esa profundidad, por sentido común. Por eso decidimos hacer las fotos bondage atada en un lateral de la cascada, sentada en las rocas, desnuda, amordazada, con las piernas atadas por tobillos y muslos, y las manos atadas a la espalda, pero tuvimos que cambiar el posado, por el efecto flotabilidad, que es un efecto habitual que se produce en muchos ríos, cascadas y otros lugares de agua.

Al terminar la seión nos encontramos con la serpiente que podéis ver en las fotos de nuestra galería. No pasa nada. La serpiente va por su camino. Ese es su territorio. Le hicimos varias fotos. La serpiente siguió en el bosque, y nosotros nos fuimos. Recordar que los animales salvajes, sea cual sea, no se tocan, no se dan de comer, no se cazan, y no son mascotas. No nos necesitan a los humanos para nada. Lo digo porque hay un montón de imbéciles que tienen menos cerebro que un mosquito. Tampoco se matan, si algún pedazo de mierda de subnormal lo ha pensado. La serpiente se va. Máximo respeto por la naturaleza. Esto es convivencia.