Public Bondage. Atada en público. Mi idea fue hacer una sesión public bondage atada en la calle en algún lugar donde pasara gente muy distinta, estudiantes, gente practicando deporte, y abuelos paseando, por ejemplo.

Estuve estudiando escenarios. Siempre busco escenarios que NO vean menores a la modelo. Está prohibido. Yo también NO quiero. Establecemos un perímetro de seguridad, y ante cualquier alarma en menos de cinco segundos la modelo está visible y normal. Buscamos zonas que NO suelen haber menores, pero si viniera alguno con sus padres está estudiado para que NO vea la modelo atada.

"Atada en un paseo urbano público"

Esta zona me gustó, y decidimos hacer la sesión allí. Teníamos un campo de visibilidad enorme, y pasaba mucha gente. ¡¡Mucha!! ¡De todo tipo! ¡Estresante! Yo no paraba de hacer fotos... que si viene uno en bici a toda mierda... que si vienen estudiantes... que si una pareja... que si un abuelo paseando... Yo haciendo fotos todo el rato, y en menos de diez minutos ya teníamos centenares de fotos hechas.

Las reacciones de la gente son para escribir un libro y llenar programas de televisión. Hace más de 20 años que trabajo de fotoperiodista, en deportes, en política, en la calle, en manifestaciones y cubriendo noticias de todo tipo, y sé de lo que es capaz la gente. ¡Lo he visto! ¡Lo he oído! ¡Lo he luchado! ¡Para la bueno y para lo malo!. Aquí también hubo alguien, no sé quién, que llamó a la policía. ¡Otra vez! ¡La gente no aprende! La gente no sabe lo que es arte, valentía o diversión, pero no me importa. ¡Que le den por el culo a esta gente envidiosa!.

Siempre preparo las sesiones estudiando todos los detalles, incluidos en este caso nuestra propia capacidad de defensa jurídica, y el conocimiento minucioso de las leyes españolas y la normativa municipal. La policía, y por extensión los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, tienen nuestro respeto por Ley de su trabajo. Estaba previsto que la gente de mentalidad prehistórica llamen a la policía. ¡Pueden hacerlo! ¡Es su teléfono! ¡Por mí, como si quieren llamar a pedirse unas pizzas!. Estan en su derecho. ¡Yo haré mi trabajo jurídico, que esto ya es secreto y personal!