Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Esto es una cinta transportadora de grava y piedra en la industria cementera. Estas cintas bajan de las zonas altas de montaña donde está la cantera, de donde se extrae la piedra, o desde inmensos espacios donde se almacenaba la piedra y la grava y otros productos de esta industria, y bajan en línea recta hasta las cementeras.

Esta parte de la fábrica está abandonada. Explicar las razones es meterse en política, intereses económicos, especulativos inmobiliarios, terrenos, ecología y medio ambiente, todo junto en uno, y esto es un lío. Sobre la mesa lleva muchos años la idea de desmontarla, pero con todo mezclado nadie se pone de acuerdo, por lo que no voy a hablar de política, y seguimos con el bondage.

"Atada en esta cinta transportadora de minería"

De todos modos, la cinta transportadora no está desierta, y la policía también va de vez en cuando vigilando cómo está la cinta. La conoce muy bien la cinta la policía, de un extremo al otro, incluido las vagonetas del túnel que es una temeridad meterse allí dentro. El por qué lo sé no os lo voy a explicar. Soy así de travieso y cabroncete.

Al descender recta desde arriba la cima, la cinta es una buena pendiente, pero como podéis ver el lateral es como un andén, y se puede andar bien. Los momentos incómodos de andar son los zarzales y arbustos que en algunos tramos invaden todo el arcén, y que cuando nosotros pasamos se tenía que ir muy agachado, casi arrastrándonos.

Yo elegí este rincón de la cinta transportadora porque es seguro y limpio. En tramos inferiores la cinta deja de estar flanqueada por paredes rocosas, y de repente se asoma una caída superior a los diez metros de altura, como si fuera un barranco. Además, en este tramo los zarzales y arbustos no me dificultaban la toma fotográfica, y podía captar tanto el túnel al fondo de la imagen como esas luces retro de minería antigua.

Thyffany está sentada sobre un apoyo de hormigón, con los pechos desnudos, los brazos abiertos atada al raíl de hierro para que la cinta no se derrumbe en mil pedazos y se desmorone por los lados, amordazada, y las piernas atadas juntas, con las cuerdas atadas a la barandilla de un extremo.

Es un escenario curioso que añadimos a nuestra colección de escenarios insólitos, variados y originales. La historia completa es muy loca y muy divertida, pero eso ya os lo explico otro día.