Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Estuve mirando qué posición hacer en esta habitación de esta barraca abandonada. Por seguridad, en el suelo era imposible, porque estaba lleno de cristales de botellas rotas y vidrios rotos. Muchos trozos de cristales eran muy minúsculos, y tumbada en el suelo hubiera ocupado mucho espacio, y cuaquier movimiento podría provocar un corte o clavarse un cristal.

Tumbada o sentada o apoyada sobre los muebles tampoco era posible, porque estaba repleto de suciedad y polvo. Aquí entra muy poca gente, y ahora hace mucho tiempo que no entra nadie, y podría provocar alguna infección.

Pensamos entre Thyffany y yo qué posición hacer, porque al fin y a cabo la modelo manda sobre la posición que se hace. Yo propongo las posiciones, pero la decisión firme es cuando la modelo dice "sí", y nosotros ya hemos practicado en otras ocasiones esta posición de las fotos. La actitud, la capacidad y la experiencia impresionante de Thyffany da mucha ventaja, y sabemos que es capaz de aguantar esa posición sin moverse y sin problemas todo el tiempo de la sesión fotográfica, que iba a ser quince minutos. Ya lo hemos hecho muchas veces.

"Atada en posición incómoda doblada"

Limpiamos el suelo donde iba a colocar los pies, y de ese espacio la modelo ya no se mueve. Las piernas están atadas por tobillos, rodillas y muslos, y una cuerda atada alrededor del cuello, sin apretar, sólo a modo de un collar holgado, mantiene su cuerpo doblado hacia abajo, atado a las piernas, y sin poder levantarse ni erguirse ni ponerse recta. De ese tramo de ataduras no puede levantarse hacia arriba.

Los brazos están atados a la espalda por muñecas y codos, y los dejo separados del cuerpo porque de este modo la modelo puede variar los posados, colocando los brazos pegados a la espalda o levantados hasta un ángulo recto y más trozo, ya que no puede moverse por los cristales en el suelo.

Se puede doblar mucho más el posado de la modelo. Se puede llegar a engancharse la cara a las rodillas, según la flexibilidad de la persona, pero nosotros dejamos la tensión en ese punto porque fue la posición donde la modelo se sentía segura y confiada con el equilibrio y no caerse. Igualmente, estamos preparados para frenar inmediatamente cualquier desequilibrio. Además, el objetivo es muy pequeño, lo cual es de vital ayuda para estar muy cerca de la modelo. Ya tenemos más de veinte años de experiencia en estas fotos, y la gente que nos conoce sabe que somos increíblemente detallistas y calculadores, además de tener un estilo de vida muy distinta al clásico sistema social, aborregado, autoritario, aburrido, esclavizante y anestesiante.

Las fotos salieron geniales, y nos lo pasamos muy bien, que el bondage ha de ser siempre alegría y diversión.