Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Nos encontramos con esta peculiar barraca abandonada, muy insólita y con detalles que no había visto nunca en una casa abandonada. Las paredes son muy sólidas y están cubiertas de una capa para insonorizarla. Las ventanas están enrejadas a un nivel impresionante. El techo no está hundida, y es robusto, y el suelo está en perfecto estado.

Nos llamó la atención al llegar que la cerradura de la llave está intacta, pero la puerta muestra signos muy claros de haber sido reventada a patadas. Está destrozada junto la cerradura, como si la hubieran acribillado a patadas y martillazos. Tiene pinta de haber sufrido un asalto muy violento, y está toda revuelta su interior y sus muebles.

La sorpresa vino al explorar la barraca. Siempre exploramos todos los edificios abandonados donde hacemos fotos, por razones de seguridad, y vamos muy bien equipados. No voy a explicar los secretos o qué llevamos, pero sí diré que vamos muy buen equipados y prevenidos ante problemas muy graves si surgieran.

Mientras estábamos explorando, levantamos con cuidado unas maderas, y de pronto apareció un agujero, pero no era un pozo. Era un túnel, que podéis ver en las fotos. Las viejas fábricas tienen túneles de agua, pero este túnel ya se ve a simple vista que no es un túnel de agua. No puede cruzar la casa. Hay que arrastrarse medio metro por debajo de la pared, y a este medio metro hay que sumar el marco de la entrada, que es de un palmo de grosor. Detrás hay una puerta, que estaba abierta, y dentro hay una habitación sin salida ni ventana. Tiene unos dos metros de altura, dos metros de anchura y unos tres metros de ancho. El techo está reforzado con unos tubos de hierro cruzados, muy casero, y como respiradero tiene un tubo curvado que conecta con un rincón del exterior entre maleza.

Esa estructura tiene muy mala pinta. De allí dentro no se sale, ni se escapa nadie. Tampoco hay cobertura. La curva del estrecho respiradero anula los gritos, y es una estancia insonorizada. ¡Que mala pinta tiene! Tiene toda la apariencia de que allí habían escondido algún producto prohibido o peligroso, pero también tiene toda la pinta de un zulo de secuestros y cosas peores. Por si acaso venía alguien u ocurría algo, preparamos todas las medidas de seguridad al máximo y para ser usadas de inmediato, pero no paso nada. Todo perfecto. Eso no se derrumba. Esta muy bien hecho, y si hubiera venido alguien con malas intenciones no habría podido sorprendernos. Estaba todo alerta y activado.

Os explicaré que ocurría un efecto extraño y curioso. Cuando la luz de nuestros focos potentes de emergencia enfocaban al interior, de fuera adentro, no sale nada de luz al exterior por el túnel. Nada. No sale ni un halo ni un resplandor. Esto significa que, desde fuera, da la impresión que dentro no hay nadie y está oscuro. Todo negro. Sin embargo, te agachas y está todo iluminado, pero dependiendo de la dirección de la luz no se ve nada de luz dentro del zulo. Desde fuera, un equipo de rescate lo vería como si estuviera apagada la luz y todo fuese la oscuridad impenetrable. ¡Muy curioso y terrorífico el efecto!

"Atada sentada en el suelo de esta barraca con zulo escondido"

Las fotos las hicimos en la sala de al lado, que es la entrada a la barraca, porque le daba muy bien la luz. Pensé en una posición distinta a mis favoritas habituales, y coloqué a la modelo atada sentada en el suelo, desnuda, amordazada, atada con las piernas encogidas y las manos atadas saliendo, o intentándolo, entre los tobillos atados, que había muy poco espacio.

Fue una experiencia curiosa, porque he visto muchos túneles, pozos, habitaciones derrumbadas, escondites de la gente en casas abandonadas, pero esto es de zulo de película. Por eso siempre digo que hay que ir muy en cuidado con la gente. Se esconden muy bien. Al fin y al cabo, el ser humano es el mayor depredador del planeta, pero hay que seguir adelante, porque si no ganan los rivales con facilidad, y eso no se puede permitir jamás. Hay que ir adelante, con sentido común, inteligencia, preparación, precaución y prevención, y nos lo pasamos genial.