Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Dentro de este edificio abandonado nos encontramos esta sala que debió de ser los despachos u oficinas, y pegado en una pared todavía quedaba este mueble estantería muy asqueroso y lleno de polvo. Sí, sí, estaba muy sucio, pero la modelo estaba muy animada y decidida, y nos pareció una propuesta divertida y alocada para ambientar una sesión de fotos bondage.

El lugar escogido fue entre dos estantes, pero primero limpiamos algo de polvo en la zona donde iba a tumbarse la modelo. Salió polvo como si fuera montañas, y no se acababa nunca. Se levantó una nube de polvo. Estaba muy guarro. No había rastro de que nadie hubiera escrito ninguna tontería, ni haber dibujado nada, ni de haber pasado por allí ni una hormiga. Era un mar de polvo.

"Atada tumbada en el estante de este mueble lleno de polvo"

Thyffany se tumbó con mucho cuidado para no llenarse de polvo por el cuerpo, pero como podéis ver en las fotos le quedaron los codos grises, la cintura, las piernas, y no hace falta explicar cómo quedó el pelo y la espalda. Todo eso gris en su piel es polvo.

Una vez tumbada, la idea fue estar atada toda estirada, con los tobillos atados a un extremo y los brazos atados a la parte superior, bien tensados, con el torso y los muslos atados a algunas maderas de ese mobiliario, y amordazada con un ballgag negro. Tal como os podéis imaginar, las cuerdas al quitarlas quedaron que parecían teñidas de gris.

Esta sesión es de esas ideas locas que se nos ocurren, pero en la vida es imprescindible tener miles de ideas y locuras para disfrutar realmente, con emoción y con pasión, todas las aventuras en las que se puede convertir cada día. La opción contraris es ser simplemente un mero, triste y aburrido espectador, o espectadora. ¡Que la gente haga lo que le dé la puta gana! Os he dicho miles de veces que la gente me repugna y me da asco. Para nosotros fue divertido, y nuestra opinión es la única que me importa.

Cabe reconocer, eso sí, que al llegar a casa se fue la ropa a la lavadora, las cuerdas a limpiarse bien limpias, y THyffany se fue directa a ducharse. No es tan difícil tampoco. Es pura lógica, después de la diversión.