WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Los ríos de montaña son muy rocosos. Esto no es arena de la playa. Todo son piedras y rocas, y decidimos hacer una sesión bondage de agua atada en el centro del río, sentada encima de una roca y rodeada de agua. Hay miles de rocas para elegir a lo largo y ancho de los ríos de nuestros pais, y estuvimos recorriendo algunos tramos buscando un buen sitio.

Elegimos esta roca por varias razones. En primer lugar, porque aquí el río no hace mucha fuerza y se puede mantener el equilibrio de pie, ya que yo entro también dentro del río para hacer estas fotos. No puedo tropezar llevando las cámaras. Nunca he tropezado. Llevo pisando ríos y cruzando ríos desde mi infancia, cuando jugaba en los ríos, y sé que los ríos te pueden tirar y hacerte perder el equilibrio, aunque el agua sólo cubra hasta las rodillas. Es fuerza y corriente suficiente para tirar a una persona.

"Atada sentada sobre la roca en el centro del río"

También me quedaba bien por la iluminación del sol. Apenas hay sombras, ya que el sol quedaba muy encima de nuestra cabeza, y se aprecia perfectamente esa tonalidad que dan las rocas en el agua. Además, es seguro para la modelo, que siempre hay que tener en cuenta que está atada dentro del agua, y hay que extremar al máximo las precauciones. Aquí no puede haber tropezones. Sé que a la gente le hace mucha gracia caerse, y la gente se graba cuando se cae, y además lo envían a la televisión para aparecer en programas y mostrar que son imprudentes, inconscientes, inseguros e incultos. A mí no me hace ni puta gracia, y me parece patético y ridículo.

Una vez sentada y segura en la roca, atamos las piernas juntas por tobillos, rodillas y muslos. Es ligeramente más complicado atar en el agua, porque las cuerdas mojadas pesan, y porque esto es agua en movimiento. Hay corrientes, y cuando la cuerda toca el agua se estira y la corriente la aleja de nosotros, y hay que volver a recogerla para seguir atando.

"Me gustan los brazos atados a la espalda doblados y encogidos"

Los brazos me gusta mucho atados en esta posición, doblados a la espalda, como si fuera un abrazo. También me gusta con las muñecas atadas a la espalda y los brazos atados rectos bien tensos, y son las dos formas que uso muy habitualmente, aunque busco variedad y hago otras ataduras, porque los brazos se pueden atar de mil maneras. Después, pusimos la mordaza y comenzamos a hacer las fotos.

La modelo se puede mover muy poco atada en esa roca, porque la mayoría de las rocas están cubiertas de musgo y resbalan al mínimo movimiento, que sumado a la corriente del agua la haría caer, pero tampoco quería que se moviera mucho. Me gustaba esa toma que os enseño en las fotos. Fue como un capricho o un antojo. Quedó muy bien, y la modelo como siempre sale muy guapa y muy atractiva.