WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Estamos en sequía porque hace ya bastantes meses que no llueve, o si llueve es muy poca cantidad, y esta preciosa y salvaje cascada lo demuestra. En muchas épocas del año sería imposible hacer esta foto, porque está todo lleno de agua que cae con una fuerza espléndida desde lo alto de sus casi diez metros de altura, y no puedes ni acercarte, sobre todo en lluvias torrenciales o o en los deshielos de las nevadas.

Ahora caen varios hilos de agua, y se puede llegar sin problemas hasta la misma cascada, y decidimos hacer una galería subida en la pared de la cascada. Es una zona húmeda, porque aquí entra muy poco el sol, por los grandes bosques y las montañas rocosas, y las rocas están húmedas y tienen musgo, y la cascada es resbaladiza. Hay que saber subir, dónde se puede pisar o dónde no, y saber que aquí las normas y condiciones las pone la naturaleza, y se aceptan y se respetan.

Busqué un rincón donde cayera agua y la modelo se pudiera sentar segura, trepada un par de metros la cascada, y vi un rincón muy seguro donde se puso la modelo desnuda, y podía hacer las fotos bondage con las piernas atadas en esta forma que es de mis estilos favoritos, amordazada y las manos atadas a la espalda.

"Atada desnuda y subida unos metros en la pared mojada de la cascada"

Todo aquel color verde que véis en las fotografías es musgo, líquenes, humedad y roca mojada, y todo eso resbala, pero yo me crie en parajes naturales rodeado de ríos, bosques y montañas, y aprendí en mi infancia lo que la naturaleza te da permiso para hacer, y lo que no te da permiso. Hay que respetar las normas de la naturaleza, y usar el sentido común, ser inteligente, aprender y respetar.

Partiendo de esta base obligatoria, se pueden hacer muchas fotos. También trepé por la cascada, para tener un amplio abanico de tomas fotográricas, desde la foto frontal y lateral a pie de la cascada, hasta las fotos enfocando a la misma altura subido en la cascada, y sobrepasando más arriba la ubicación de la modelo y hacer la foto enfocando hacia abajo. Es trepar y bajar por donde permite la cascada.

Aprovecho a decir que me da asco toda esa mierda de gente que por querer hacer deporte clavan hierros y clavos en las rocas para tener dónde poner las cuerdas y agarrarse, sea rappel o esas tonterías modernas que no son deportes, aunque les llamen deportes. Eso sólo son atracciones, pero en las piedras no se clava ni un clavo. La montaña siempre te dice por dónde se puede subir, y no hay que poner ni un solo clavo.

También recuerdo que no intentéis copiar estas prácticas, que yo llevo toda la vida en la naturaleza, y soy bastante salvaje. Ya de pequeño yo jugaba en ríos, y me metía bosques muy adentro, kilómetros enteros, y los bosques de las montañas no son el pinar del picnic de los domingueros delante de la playa. Es toda la vida entera de experiencia, y Thyffany y yo somos unos enamorados de la naturaleza. Estamos entrenados, preparados, experimentados y equipados.

Fue muy divertido y una bonita experiencia. La semana que viene han anunciado fuertes lluvias, y eso me alegra mucho. Ya no se podrá hacer estas fotos, pero ya está hecha, y sólo hago una sesión por escenario, así que ya estamos alegres. La naturaleza nos ha permitido hacer las fotos, y ahora este es territorio de agua. La cascada volverá a llenarse, porque este sitio no es para humanos ni para la gente. Esto es para el agua y la naturaleza salvaje, y me encanta. Además, pronto llegará el invierno y las nieves, y se llenarán todavía mucho más las rieras, los torrentes, cascadas, ríos, pantanos y lagos. Irá genial para acabar con la sequía. El agua es riqueza, es belleza, y es vital para la vida.