WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. La complejidad de las fotos en este río estrecho son las rocas que se ven en la foto. Es un río de lecho muy rocoso que están sueltas y que el río, en sus grandes crecidas de vez en cuando, va cambiando y desplazando. La gran mayoría de esas rocas se mueven, y no hay que pisarlas, porque es muy fácil caerse, y la caída sería sobre otra roca, porque todo el lecho del río son rocas, de muy diferentes tamaños.

La modelo buscó donde podía colocarse, porque según el sitio se clavan las rocas en las rodillas o en las piernas, y es muy molestoso. Buscó un espacio entre rocas que podía apoyar las piernas sobre rocas pequeñas que no le molestaban, y comenzamos con el bondage.

"Atada dentro de un río de lecho rocoso"

Decidí hacer un arnés grueso, donde cada vuelta de rodeando su cuerpo fuera como mínimo de cuatro cuerdas, y en la cintura quise hacerlo más grueso, diferenciado de la parte superior. Las cuerdas verticales que se cruzan entre sus piernas y van hacia la espalda aguantan las cuerdas, que al mojarse doblan su peso, y podrían moverse si no están apretadas al máximo. Después, terminado el arnés, puse sus manos atadas a la espalda, amordazada con el ballgag rojo que hace conjunto con el rojo de las cuerdas, y empecé a hacer las fotos.

La modelo no puede moverse, porque es todo rocas y es doloroso. Las rocas también hacen heridas si te rozas encima de ellas. Hacen rascadas, rasguños, y pueden hacer heridas que duran semanas o dejan marcas. En estos casos, yo tengo que moverme buscando ángulos, pero siempre hay que ir en cuidado dónde piso con esas rocas, pero en realidad la naturaleza es tener el máximo respeto, sentido común, experiencia, prudencia, e inteligencia. Estas máximas son obligatorias en los ríos, en las montañas, en bosques, en campos, y comprender que manda la naturaleza.

Con estos requisitos, la sesión salió fácil y perfecta.