WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Este fue un experimento divertido, probando una sesión bondage atada en el tramo de un río que va tomando profundidad. Justo delante de la modelo hay rocas, y el río cruza entre tobillos y rodillas, pero aquí hace como un hundimiento entre las rocas, y supera el metro de profundo.

Son hundimientos cortos y repentinos, formados por la propia naturaleza entre rocas. Es característico de estos ríos montañosos que su profundidad es variable por sorpresa. En ocasiones es un palmo, otras llega a la cintura, y cuando se acercan a las presas pueden superar los tres metros de profundidad y formar corrientes invisibles peligrosas. A veces también ocurre que la orilla tiene un palmo de profundidad, el centro no se puede cruzar por corrientes, y el otro extremo del río está casi seco. Es habitual estos detalles.

"Atada en un rincón profundo del río entre rocas"

Atamos las piernas juntas atadas por los tobillos, pero no sé por qué atamos las piernas, porque no se ven las piernas en las fotos. Había calculado que podría verse el color rojo sumergido de la cuerda, pero la espuma de las corrientes y la sombra de las rocas hace que no se ve. Las manos las tiene atadas a la espalda, pero esta agarrada a una roca, porque la corriente empuja y la modelo puede perder el equilibrio, y no puede soltarse.

Las diferencias de las tonalidades que se ve en el agua es por la profundidad. Los tonos turquesas es poca profundidad. La espuma en la modelo es la corriente en las rocas. Los tonos oscuros es mayor profundidad y las sombras creadas por las rocas altas sumergidas en el agua.

Fue una de esas sesiones que buscamos ensayar ideas e innovar, aprender yo en ideas fotográficas, y nos gustó por los colores distintos del río, el cuerpo sumergido, y porque tiene ese aire erótico y sensual que también forma parte del arte y del bondage.