WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. En este recodo sombrío del río nos encontramos una rama gruesa frenada en las rocas junto la maleza del río, y nos animamos a hacer la sesión atada atrapando el tronco entre los brazos y la espalda.

Os explicaré una historia antigua. Hace muchos años, cuando Thyffany y yo éramos muy jóvenes e inexpertos, hicimos una sesión similar atada con los brazos a una rama rota levantada Era un palo de estas características, para entendernos. Estos palos tienen irregularidades, astillas, relieves, nudos, y no son lisos. Al hacer aquella sesión, hace un montón de años, Thyffany se iba moviendo para cambiar de posiciones, y sin darse cuenta, porque no notamos nada, varios relieves y astillas del tronco le provocaron cortes y heridas. Estos palos provocan heridas por roces o movimientos, y de aquellos tiempos una herida se hico como un corte grande, y otra herida se infectó, y estuvimos más de dos meses curando esas heridas.

"Atada en el río con el tronco entre sus brazos y la espalda"

Aprendimos muy bien la lección en nuestra juventud e inicios, y ahora, que por cierto curó perfecta, ya aplicamos la sesión con la experiencia, madurez y sabiduría actual. Por eso, antes de empezar, rRevisamos la madera al detalle, buscando evitar todas las astillas y otros aspectos que puedan provocar heridas por el simple roce y moviemiento, y en la foto podréis ver zonas donde el bondage está sobrecargado de cuerdas, como son los codos, los brazos y la espalda, aunque la espalda no se ve en las fotos.

En realidad usamos las cuerdas como protector cubriendo los posibles detalles que pudieran provocar heridas Me da igual si queda bonito o no queda bonito la cuerda en este volumen. Es por seguridad, y en bondage la seguridad manda.

Salió todo perfecto. Quince años después de aquella sesión que hicimos cuando éramos jóvenes, ahora sí se ha notado la experiencia y la práctica. ¡Ni un rasguño! ¡Intacta y perfecta! La juventud es época de aprender y adquirir esa experiencia impresionante que ya adultos se demuestra. Por esa etapa de la juventud hemos pasado todas y todos. ¡Sí, sí, vosotras y vosotros también! Y aquellla persona que no ha pasado por esa etapa de la juventud, significa que no ha aprendido nada y sigue igual de ignorante.