WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Esta es una de las miles y miles de minipresas que tenemos en nuestro país, donde el gobierno y las hidroeléctricas han hecho de la electricidad un negoco abusivo, con épocas donde las facturas alcanza el precio más alto de toda Europa. Eso tratándose de un país con un alto índice de pobreza y mucha gente que sobrevive como puede económicamente para llegar a finales de mes.

El tema de la electricidad más cara de toda Europa y del uso que hacen las hidroeléctricas ha salidos muchas veces por televisión. Han salido por televisión quejas, escándalos, y gente que no puede pagar la factura de la luz porque necesita el dinero para comer y les corta la luz. Por televisión se ha explicado los extraños movimientos del gobierno a favor de las eléctricas, alargándoles la concesión y el uso de los ríos y las presas por muchos años, y también su inacción y pasotismo para frenar la escalada de precios. Se ha dicho, se ha contado, se sabe, es de dominio público, pero todo sigue igual, unos enriqueciéndose por un lado, otros burlándose de los ciudadanos y ciudadanas, y el pueblo adormecido, contento por el sol, la playa, el buen clima, los bares y las fiestas. Esta es otra historia de nuestro país.

"Atada dentro del agua a pies de esta presa"

Nosotros bajamos a pie de esta minipresa. Colocarse delante es muy peligroso. Estaba muy fuerte la corriente. Caía mucha agua, y delante de la presa hay tramos cuya profundidad llega a los tres metros, y hay que respetar siempre las normas que ponen los ríos y la fuerza de la naturaleza.

Para nuestras fotos bondage, este era el mejor rincón, porque la modelo se podía sentar de rodillas sobre una roca bastante plana y lisa. Es normal que en los tramos de agua fuerte las rocas estén pulidas y lisas. Es provocado por la fuerza del agua. Un metro detrás de la modelo, se acaba la roca, y la profundidad es superior al metro y medio, y sigue hundiéndose. Tampoco se pueden pisar esas rocas adentro, que son irregulares e inclinadas, porque están cubiertas de una fina capa de musgo verde, tal como se ve en algunas fotos. Es resbaladizo, y te impulsa hacia las zonas profundas, y el agua te llevaría hacia la corriente principal, que aquí te arrastraría como si fueras una hormiga.

Hicimos un arnés de cuerdas en el cuerpo, las manos atadas al arnés, a la altura de la cintura, los tobillos también atados a las muñecas, pero sin llegar a ser un hogtied, usamos el ballgag para estar amordazada, y comenzamos a hacer las fotos.

En ese bondage, y en ese lugar, la modelo no se puede mover nada. Sólo puede mover la cabeza y colocarse más o menos frontal con el movimiento práctico de la rodillas. No puede moverse por las ataduras, que es muy restrictivo, pero también por el escenario y la profundidad a su espalda, pero son muchos años de experiencia, también de la modelo. Quizá estamos preparados y equipados, pero eso ya son secretos y esos detalles no lo explico. Todo el mundo tiene sus secretos. ¡Claro que sí! ¡Vosotros y vosotras, que me estáis leyendo, también! Tener secretos es vital. Es innato en la humanidad, y forma parte de la intimidad, la privacidad e incluso de la libertad y la personalidad.

Las fotos quedaron muy bonitas, y fue un día muy divertido y relajante.