WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Hoy hemos querido hacer una sesión de fotos bondage tranquila y fácil dentro del río. De vez en cuando va bien hacer una sesión relajada y sencilla, y aquí el río discurre espacioso, tranquilo y poco profundo. Igualmente, según donde te colocas, el río te puede desplazar y arrastrarte sin problemas, porque con un palmo de curso de agua tiene suficiente, pero el hecho rocoso forma discretas oquedades en las que la modelo puede apoyarse y encajarse, y así no se mueve.

"Atada en el río en un tramo tranquilo"

La sesión fue con las piernas atadas juntas por tobillos, por encima y por debajo de las rodillas, y por los muslos. Las manos están atadas a la espalda, y la modelo está desnuda y amordazada, tumbada sobre el lecho del río y dejando que el agua cubra hasta su cintura. Los bosques de ribera en las montañas son frondosos, y le da ese tono de oscuridad al agua, que queda bonito.

Habíamos tenido un mes muy intenso, con mil cosas por hacer, y teníamos de hacer algo por contraste que fuera muy fácil, y esta sesión para nosotros es totalmente sencilla. De todos modos, nunca nos fiamos, porque el peor peligro que te puedes encontrar aquí es el ser humano, y ese peligro te puede ocurrir de lunes a domingo, las 24 horas del día, todo el año, y durante toda la vida, por lo que las medidas de seguridad y de precaución siempre las aplico. Nunca me olvido, y nunca bajo la guardia, pero a esa tensión ya estamos acostumbrados, y es instintiva. Sale por inercia y por estar preparados y mentalizados. Forma parte del proceso de las fotos, pero aún así, siguió siendo una siendo muy tranquila, y las fotos quedaron bonitas. Nos gustó cómo salieron, y os he elegido cuatro fotos qué enseñan cómo fue la sesión.