WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Ese día hubo tormentas fuertes en las montañas cercanas, y los ríos crecen durante y después de las tormentas. Aumenta su caudal, tienen mucha mayor fuerza, y cambia su estética. Hacía una hora más o menos que las tormentas ya se habían acabado, y el río se quedó en esta crecida. Estaba muy bonito, y decidimos hacer una sesión fotos bondage curiosa dentro del río.

"Atada dentro del río después de las tormentas"

Las fotos fue atada dentro del río después de las tormentas, con el caudal crecido. El agua baja fuerte y revoltosa, y tiene esta espectacularidad fotográfica, pero también es peligroso, porque sus corrientes son muy fuertes, pero recordar de nuevo lo que os he dicho siempre, tenemos mucha experiencia, estamos preparados y vamos equipados. Sabemos perfectamente lo que hacemos. Vosotras y vosotros no hagáis estas locuras. La fuerza de los ríos es enorme y maravillosa.

Buscamos un rincón donde las corrientes generan aquellas turbulencias que no empujan. Es como una lavadora, para entendernos a nivel coloquial. La gente que practica rafting ya sabe a lo que me refiero. En esos espacios te puedes colocar, pero si te mueves dos palmos a un lado o a otro la corriente empuja y se te lleva. Esto no es la explicación científica de laboratorio. Es la explicación de la experiencia y la práctica, que es la válida.

Quedaba genial, con toda esa agua brava alborotada delante de la modelo. Como curiosidad, os comentaré que una de las molestias para la modelo es que esta agitación del agua provoca muchas salpicaduras, y todo el rato le estaban salpicando gotas de agua en los ojos, y por eso le costaba tener los ojos abiertos con total normalidad y naturalidad. Todo el rato le estaban salpicando minúsculas gotas en los ojos. Son de esos pequeños detalles muy típicos en estas situaciones. Forma parte de las fotos, de la historia, de la aventura, y quedó fantástico.