Elegir entre bondage light y bondage duro

El bondage permite miles de posibilidades en las posiciones y formas de atar, y gracias a este interminable abanico de ideas se pueden crear ataduras de todo tipo, pero en España tenemos el estúpido debate de si el bondage duele o no duele, de si es artístico o erótico, y mil tonterías más que a estas alturas del siglo XXI ya deberían de estar superadas. Es una sociedad desorientada y confundida con discursos para contentar a la gente cobarde y miedosa que tiene prejuicios, que es insegura, o que sólo busca adornarse con cuatro cuerdas dando vueltas al cuerpo para decir que han hecho shibari, cuando en realidad eso sólo es adornar como un arbolito Navidad.

Vamos a ver si podemos avanzar en la cultura de este país, y para ello os pongo este artículo donde os enseño los dos grandes grupos principales donde encajan miles de fantasías y prácticas bondage, que es el bondage light y el bondage duro.

¿Qué es el bondage light? Es aquel bondage cómodo, que no representa molestia, con posados que no son forzados, que no es doloroso, que no se sufre, que las ataduras no están sometidas a una estricta tensión, que se puede estar mucho rato sin tener ninguna molestia de ningún tipo, y que no tiene ninguna dificultad especial, ni para el atador o la atadora, y tampoco para la modelo.

Casi estoy convencido que muchos y muchas de vosotros y vosotras os viene a la cabeza rápidamente estas ataduras que la gente hace en su casa, atada en la cama, un sofá o en la silla, por decir dos clásicos mundiales. Esto es bondage light, pero hay muchas otras posiciones en que las ataduras también se engloban dentro del bondage light.

El bondage tiene ataduras increíblemente cómodas, y yo recuerdo una anécdota que me ocurrió cuando yo era un joven estudiante con mis primeras experiencias en el bondage. En aquella época, cuando yo apenas tenía veinte años y sin ningún recurso económico, tenía que hacer las fotos en mi casa. No tenía dinero y no podía alquilar escenarios. Quedé con una chica, muy guapa y muy simpática, para hacer una sesión de fotos. La idea de aquel día fue atada encima de una mesa, toda recta, atada desnuda y mirando hacia arriba. Yo estaba aprendiendo, y fue algo simple de pocas cuerdas.

La chica ya estaba atada. Yo preparé la cámara, que en aquella época todavía era de carrette, coloqué el flash, y de pronto la escuché roncar. Pensé que era una broma, porque yo fui un poco lento en preparar la cámara. Era joven e inexperto, y no tenía todavía los automatismos profesionales. Ya con la cámara preparada, fui hacia la mesa del comedor donde estaba atada, y sí, la chica estaba dormida. ¡Se había dormido! Me quedé parado, y no sabía qué hacer. La desperté, y apenas llevaba un minuto de fotos que la chica volvió a dormirse. Volví a despertarla, entre risas de las dos. Me pidió un minuto de descanso, y yo dije que por supuesto que sí. Las modelos mandan. Fui a desatarla, pero me dijo que no hacía falta, que no le molestaba estar atada, que sólo cerraba los ojos dos minutos para descansar porque me explicó que se había ido de fiesta la noche anterior y había dormido muy poco, y en dos minutos seguíamos con las fotos. Estuvo ¡dos horas! ¡Se pasó dos horas durmiendo y roncando encima de la mesa! Yo estaba sentado al lado, viendo la televisión, esperando cada minuto que se despertara. No quería molestarla. La chica me lo había pedido, y pensé que eran cinco minutos. ¡No, no! ¡Dos horas! ¡No me lo podía creer!.

Estuvimos riendo mucho rato cuando se despertó, y me acuerdo mucho de que me comentó que había estado muy cómoda. Me impactó, porque yo era joven y estaba aprendiendo, y me impresionó el hecho de poder dormirse estando atada. No pensaba que fuera posible, pero fue divertido.

¿Qué es el bondage duro? También se le llama hard bondage, por su nombre en inglés, y se le llama extreme bondage cuando ya la práctica del bondage es muy dura.

Este grupo de prácticas bondage es todo lo contrario al anterior. Son posados bondage incómodas o muy incómodas, que molestan y en las cuales el cuales el cuerpo sufre porque la modelo esta atada en una posición que no es natural para la cuerpo. Hay un forcejeo por recobrar la naturalidad de la posición que las cuerdas impiden, y ese forcejeo crea menor o mayor molestias, incluso ser doloroso. Se sufre, y las cuerdas están muy tensas, con ataduras muy severas, que pueden ser complicadas de hacer, y que la chica tiene que concentrarse y tener mentalidad para soportarlas. Aquí es fundamental e imprescindible la actitud de la modelo, que tenga valentía, sacrificio, competividad y mentalización, porque sin estos rasgos la chica no aguanta ni un minuto.

El bondage duro es muy cansado, y se puede salir agotada de la sesión. Es doloroso, se sufre, y se puede usar como forma de tortura, siempre por supuesto dentro de las reglas de juego consentido erótico sexual entre ambas partes. Hay miles de posiciones en el bondage light, y hay miles de posiciones en el bondage duro.

¿Cuál de los dos está bien hecho? Ambos están bien hechos. El bondage light está destinado a no sufrir, a estar cómoda, a no sentir molestias, y a no ser exigente. Estas son reglas del bondage light.

El bondage duro engloba las prácticas de mayor nivel, las posiciones incómodas, dolorosas, los sufrimientos, los castigos, la severidad, y también está bien hecho.

Los dos están bien hechos, cuando los dos consiguen sus objetivos. Si te duele el bondage duro está bien hecho, porque el sufrimiento es uno de sus objetivos. Si te duermes en el bondage light y sientes las cuerdas como un masaje también está bien hecho. Es así de fácil, y no hay que hacer caso de las sandeces que se dicen, acerca de si duele está mal hecho y burradas por el estilo. Cada bondage tiene su nivel distinto, y cada persona debe de adaptarse a su nivel.

¿Cuál elijo si quiero practicar bondage? Esto es tu decisión personal. Nadie puede decidir por ti, nadie puede aconsejarte, nadie puede incitarte, motivarte, animarte, y mucho menos convencerte. Esto es una decisión libre, propia y voluntaria.

A modo de información, tan sólo te comento que tú debes de saber cómo eres. Tú debes de saber de ti mismo/a si eres una persona que le gusta el dolor, que le gusta sufrir, o que prefiere estar cómoda y no pasar un castigo con las cuerdas. Tú debes de conocerte. Esa tontería de que nadie se conoce a sí mismo es una puta estupidez. Todas las personas nos conocemos a nosotros/as mismos/as, claro que sí. Sabemos de nosotros mismos sí somos personas luchadoras o pacíficas, nerviosas o tranquilas, competitivas o no competitivas, si nos esforzamos mucho o nos rendimos pronto, si insistimos y aguantamos y tenemos paciencia, o si por el contrario lo enviamos todo a la mierda rápido porque no tenemos paciencia. Todos estos rasgos de nosotros mismos/as sí los conocemos.

Piensa bien, infórmate antes si lo consideras necesario, pero elije bien. Elegir bondage duro cuando te gusta el sexo light te puede ser una decisión equivocada, porque lo puedes pasar horroroso y fatal. Puede ser incluso traumático, y muy mala experiencia hasta el punto de no querer volver a practicar bondage. Por el contario, si te gusta la intensidad y el sufrimiento pero eliges bondage light, quizá te aburres un montón y te decepciona. La elección es única y exclusivamente tuya.

¿Cuál de los dos grupos es más peligroso? Estoy seguro de que a tu mente ha venido la idea de que el bondage duro es más peligroso que el bondage light, pero no es verdad.

En ambos estilos, el bondage light cómodo y el bondage duro y de sufrir, yo no he tenido nunca ningún problema de lesiones. Yo practico el bondage a todos los niveles, del más cómodo al más duro. Llevo más de 20 años de experiencia, y nunca he tenido problemas. Ninguna técnica provoca lesiones si está bien hecha. El peligro es equivocarte con la persona que has elegido para practicar bondage, sea light o dura.

Tanto practiques el bondage light como el bondage duro, debes de elegirlo libremente, y en ambos casos debes decir "no" si no te gusta. No pasa nada por decir "no". Si has elegido practicarlo duro pero te arrepientes y cambias de opinión, dilo y se cambia a bondage light. Si, por el contrario, el bondage light te parece aburrido y quieres mayor intensidad, di que ponga más tensión a las cuerdas y busca un posado incómodo. Como dice la frase, "sí" es "sí", y "no" es "no". ¡Innegociable!. Aplicar una u otra técnica sólo depende de la preferencia de cada persona y los gustos mutuos compartidos y consentidos libre y voluntariamente.

¿Cuál es mi grupo favorito? Yo no tengo ninguna problema en reconocer que me gusta el bondage duro. Sí, mi favorito es el bondage duro. Hay una parte del hard bondage que es espectacular, impresionante, y que consigue unos grandes resultados fotográficos. Salen unas preciosas fotos que le encanta a la gente, y a veces me vienen chicas y me dicen que quieren posar para esas fotos, pero siempre les advierto que ven el resultado de la foto, pero no el proceso de la foto. Muchas de esas sesiones son duras e incómodas, y les advierto que en esas sesiones pueden sufrir, y tendrán que mentalizarse y concentrarse.

La gente siempre ve el resultado final. La gente siempre ve que tal gimnasta, o tal atleta, se ha proclamado Campeón del Mundo, que ha hecho récord del mundo y que ha hecho algo increíble, pero no piensa la gente en el proceso. Para llegar a conseguir ese título, en el camino hay dedicación, constancia, sacrificio, sufrimiento y superación. En el bondage duro también coincide muchos de estos requisitos, y yo siempre lo advierto previo a las chicas. A veces se asustan y se van. No pasa nada. Pues adiós, que se vayan. El escenario nunca está vacío, somos millones de personas, y siempre hay personas que dicen que sí.

Me encanta también el bondage porque creo que destaca el mérito indiscutible de la modelo. En España siempre se está hablando de los atadores y las atadoras. Hay un ego, una vanidad y una prepotencia, que me repugna, y esa gente tiene las puertas cerradas para siempre aquí. Yo no trabajo y no hablo con esa gente. El mérito no es del fotógrafo o la fotógrafa. El mérito es siempre de la modelo, por su actitud profesional, su sacrificio, su voluntad, y su capacidade de concentrarse en soportar las incómodas posiciones.

Espero que estas explicaciones básicas os sirvan para comprender mejor el bondage light, el bondage duro, y por extensión el bondage real, y sus miles de posibilidades.