Bondage genital masculino es el pene atado y los testículos atados

Bondage genital masculino es el pene atado y los testículos atados. Las ataduras genitales masculinas, que es el bondage de la polla y los testículos, son una práctica y fantasía sexual minoritaria que se usa como tortura. Se usa en ambientes sadomasoquistas con una Ama sometiendo a sus esclavos, pero no tiene un colectivo exclusivo o muy propio, porque también se practica en círculos gays, parejas heterosexuales y quien le dé la puta gana, libre, consentido y en mayoría de edad.

Consiste, tal como se intuye en el título del artículo, en atar la polla o los testículos, dicho de una forma que parece simple, pero en realidad es mucho más complejo por las practicas que acompañan a un bondage genital, y que os explicaré en este artículo.

Hay ataduras simples, de hombres que se han atado una cuerda al pene o los testículos, o ataduras muy elaboradas de hombres que se han atado la polla completa como un salchichón. He visto desde fotos con las cuerdas atadas entre los testículos en plan suave, hasta fotos y vídeos de hombres que les va el nivel duro, y se aplastan los testículos, se los estiran, se los estrujan, los electrocutan y mil cosas. He visto un vídeo de un tío que tiene los huevos amoratados de un morado muy oscuro, retorcido y tan hinchado, que le van a reventar como dos globos en cualquier momento.

Del bondage genital os voy a hablar en .este artículo, y voy a desgranar el contenido en los puntos más importantes a destacar.

"Por qué se ata en bondage el pene y los testículos"

Yo me he informado antes de escribir el artículo mirando fotos y vídeos de lo que hace la gente, porque no me gusta est práctica, no lo he hecho nunca y no lo haré nunca, porque sí es sí y no es no, para todos y todas, y pensaba que se usaba como una forma de castidad o castigo, pero veo que el uso del bondage genital tiene muchas otras utilidades.

Para empezar, se atan cualquier rincón de la polla y los testículos. Por poner un ejemplo de un bondage muy completo, vi una foto con la polla atada dando vueltas por todo el tronco, la cuerda apretada a la corona del glande, pasando entre el frenillo y por la uretra, después por la base del pene, rodeando el escroto y entre los testículos. No se había dejado ni un centímetro sin atar.

Muchos hombres usan esas ataduras como un complemento de la fantasía sexual en la masturbación forzada, o también de esa práctica que consiste en parar cuando el hombre está a punto de correrse. Es una práctica que ahora está bastante de moda, tanto en el público hetero como gay o bisexual, y que se usa como tortura y dominación del hombre atado, pero hay riesgo de lesión en este juego, y que os explicaré en los párrafos inferiores, donde hablo de las lesiones.

Antes de llegar a ese punto, continuaré hablando del uso que le da la gente al bondage genital, y he visto hombres atados por los huevos y que sus Amas los hacen pasear a cuatro patas, usando una cuerda larga atada a los testículos para pasearlo, como si fuera la típica correa de perro. Es una escena graciosa. Yo no lo encuentro nada erótico. No es excitante, pero es graciosa de ver.

Otros vídeos eran chicas dando bofetadas en los testículos atados. ¡Me duele sólo verlo! Cuando lo vi pensé que ese juego tiene que doler, pero a continuación venían escenas en que las mujeres les retorcían o les apretaban los testículos como si estuvieran exprimiendo una naranja para hacerse zumo. ¡Eso ya me dolió el doble! Como hombre, empatizo con los huevos. Por cierto, de los huevos no sale zumo naranja.

Otra chica los apretaba como si estuviera apretando esas pelotas de espuma o de goma que se hunden. Eso tiene que doler el triple, porque además el señor, ya de mediana edad bien entrada, tenía los testículos hinchados y amoratados por las cuerdas atadas.

En otro vídeo una chica estiraba de los testículos y la polla atada como si los quisiera arrancar. Se ve que esto de los estiramientos de los testículos tiene sus adeptos, pero esto es muy peligroso. Esto puede provocar graves lesiones, terminar en el hospital, y puede dejar secuelas, pero aun así hay un mercado específico de este sector. Incluso hay juguetes sexuales para estirar los huevos como si fuera un chicle o una goma elástica.

El siguiente vídeo que anoté era el de un hombre que tenía la polla atada hacia arriba a un aro, y llevaba un aparato que intentaré explicarlo fácil. ¡A ver si me sale! Llevaba una tabla de madera debajo del pene, y esa tabla tenía unos tornillos con otra segunda tabla de madera que la tenía colocada unos centímetros más abajo, pero por encima de los testículos, en la bolsa escrotal. Una chica iba girando las palometas que están incorporadas a los tornillos, y al girarlas conseguía que las tablas de madera se alejaran una de otra, y por consiguiente los testículos se alejan del pene al estirar la bolsa escrotal. ¡Y se alejaba mucho! En la última secuencia están los testículos unos quince centímetros alejados del pene. ¡Qué bestialidad! Como siga dando vueltas le van a llegar a las rodillas. Eso no lo hagáis jamás. Esto es para provocarse un desgarro, ir al hospital, pasar por quirófano y quedar como un imbécil delante de todos y todas, aunque los profesionales son muy educados y no lo dirán. Yo creo que lo pensarán, pero se lo callan. Yo no me lo callo. Eso es hacer imbecilidades.

Otro chico lo había hecho con aros. Se había puesto unas anillas metálicas, que me imagino tendrán un cierto peso, y cada anilla por su peso empuja los testículos abajo, y cada vez más abajo. No llegué a contarlas las anillas, pero más o menos serían unas diez anillas, aproximadamente. Eran más de cinco anillas seguro. Tenía la polla atada, y por lógica se sabe que cualquier movimiento brusco le va a provocar, como mínimo, un desgarro que le hará acabar su fantasía sexual en el quirófano o con secuelas de tratamiento médico. No es necesario ser arquitecto o ingeniero para llegar a esta conclusión.

Me ha sorprendido ver la cantidad de hombres estirándose los testículos atados como si fuera una goma elástica y alejándolos del cuerpo. ¡Qué narices están haciendo! Van a desgarrar y romper la bolsa escrotal. Dicho sea con humor, todavía va a salir un huevo rodando pendiente abajo, y me veo al tío corriendo detrás del huevo, que se le mete por la alcantarilla. Se lo puede cambiar por una pelota pingpong.

Dentro de este grupo de estiramientos, me acuerdo de unas fotos donde un chico se le veía con la polla atada al suelo, y llevaba un aparato alargado, como un cepo que atrapaba su bolsa escrotal en el centro. Ese aparato era largo. Lo tenía colocado detrás de los muslos. Se excedía del margen de las piernas, y le obligaba a mantenerse en posición perrito sin poder moverse, supongo por el dolor, la incomodidad y también el alto riesgo a lesión.

Esto es hablando de los estiramientos, que hay escenas impactantes en esta modalidad, pero mirando otras imágenes encontré una escena donde una chica mordía los huevos hinchados y atados del chico. Os recuerdo a todos y todas que los testículos no son una manzana.

Hay hombres que, en sus testículos atados o en su polla atada, se meten pesos. En unas fotos vi un chico con unas bolas metalizadas, que supongo será otro juguete erótico destinado a este fin. Conociendo a la gente, no me extrañaría que sean canicas de plomo.

En esto de colgar objetos, vi un hombre que tenía los huevos atados y de cada testículo colgaba una botella de agua, eso sí, pequeñas. ¡Pero botella de agua! Supongo le ofrece la ventaja de que si tiene sed no tendrá que levantarse de la cama para ir a la cocina. Tiene el perchero en los huevos.

Una modalidad que he visto en bastantes ocasiones son los hombres que se meten pinzas en los testículos y la polla, y no hablo de una pinza o un par de pinzas. Hay hombres que llevan el cesto de pinzas entero. ¡No se ve ni el huevo de tanta pinza que lleva puestas! Las pinzas más habituales, guiándome por los vídeos y las fotos, son las pinzas clásicas de madera de tender la ropa, pero también hay gente con pinzas médicas o pinzas que son habituales en los mundos bdsm.

Otro juguete que he visto mucho es una rueda punzante, que gira y tiene púas, y van pasando por la polla, el glande y los testículos. Ya la había visto en otros vídeos y fotos, usado en imágenes para transmitir sensualidad o sadismo, pero yo no lo encuentro un juguete erótico, ni divertido, ni sensual, ni artístico ni fotográfico. Lo veo bastante estúpido este juguete.

Son muchas ideas de la gente, pero todavía voy por la tercera hoja de Word, y queda mucho más que intentaré resumir, porque si he de hablar de todas las variantes acabaré escribiendo una enciclopedia, en lugar de un artículo.

Hay hombres que complementan su bondage de polla y testículos con anillos. Hay anillos de todo tipo, metálicos, de piel, de látex, y otros materiales que yo desconozco, pero también me he dado cuenta, mirando los vídeos y las fotos, de que hay hombres que sustituyen los anillos por las bridas de plástico. Los anillos son peligrosos, pero las bridas son mucho peor y es una salvajada, porque sólo se pueden quitar cortándolas, y me refiero a las bridas.

Hay pollas apretadas y estranguladas por bridas y anillos con tanta fuerza que va camino de la gangrena. Eso tampoco lo hagáis jamás, y recordar que hay hombres que con estas prácticas han terminado en el hospital. Uno de sus riesgos comunes es que, al estrangular la circulación y no dejar la sangre salir del pene cuando se obtiene la erección, ha habido casos de gente que ha tenido un estrangulamiento exagerado y no se podía quitar el anillo, y ha tenido que ir al hospital de urgencia.

De curiosidades me ha llamado la atención la foto de una polla momificada, toda envuelta con cinta, pero no es la única curiosidad. Hay pollas aplastadas entre tablas de madera, testículos prensados como si fueran dos tomates entre tablas de madera, y otros hombres se aprisionan la polla con dos varas finas de madera, como si fueran palillos chinos, y los aprietan con cuerdas finas. ¡Ay, que me duele otra vez! ¡Que como varón empatizo!

Tengo anotado también el vídeo del que se mete jengibre por la uretra y se envuelve la polla con ortigas. ¡Joder! ¡Ha de saltar de lo que arde eso! Y además he visto que tiene la polla envuelta en cuerdas, con lo que supongo es mucho más sensible y pica muy superior a lo normal, ¡y las ortigas pican! Jengibre no lo he comido ni usado nunca, pero las ortigas sí las conozco muy bien. Yo soy de mundo rural y estoy muchas épocas del año peleándome con ortigas, porque están por todos sitios, y sé lo que pican en manos y piernas. Provocan sarpullidos, irritaciones, quemazones, y estas sensaciones han de ser durísimas de soportar, e incluso peligrosas, en zonas sensibles o débiles.

Otro grupo que destacaría son esos hombres que juegan todos los números para acabar en el hospital, porque se atan la polla y los huevos, y les dan patadas, puñetazos y rodillazos, o los que se pisan los testículos con zapatos de tacón. ¡Vamos a poner orden! Si les gusta el fútbol, que se compren una pelota de fútbol, pero los testículos no son balones de fútbol. Es cierto que se le llaman pelotas a nivel popular, sí, es cierto, pero es metafórico. No son pelotas, literalmente, y cualquiera de estas agresiones es causa de lesión casi segura. No lo hagáis jamás. Sé que lo he dicho antes quince veces por lo menos, y lo repito. No hagáis esto nunca.

En otra categoría pondría las fotos de las agujas clavadas en la polla y los testículos atados. Yo he visto esas fotos con las piernas cruzadas, la barriga doblada, los dientes apretados y gritando en el comedor como si fuera una cabra. ¡Aahhhhh! ¡Duele sólo verlo! Son pollas atadas con agujas clavadas. ¡Aaaaahhhhhhh!. Me da igual la excusa de que son agujas de jeringuilla o de acupuntura. Son agujas. En un vídeo se ve al chico sangrar cuando se saca las agujas. ¡Pues claro que sí! ¡Son agujas! ¡Qué brutalidad! Supongo que quien lo practica ha de ser médico y tener experiencia y preparación en medicina o enfermería, porque de no tener experiencia en medicina sería irracional, imprudente e inconsciente.

Otra foto perturbadora es el tío que se puso gomas elásticas apretando la base de los testículos. ¡No me lo podía ni creer! ¡Le va a cortar los huevos! Imaginaros un globo de tamaño huevo, que le dais vueltas y vueltas, que queda muy hinchado y el cierre es muy estrecho, de milímetros solamente. ¡Pues lo mismo! ¡Qué imagen! ¡Apartar la cara que en cualquier momento estalla! ¡Es horrible! Eso no lo hagáis. Es muy peligroso.

Hay un vídeo de un tío atado y que durante los seis segundos del vídeo se le ve en bondage suspensión colgando sólo por las ataduras en los testículos. ¡Eso no se hace! ¡Ni seis segundos! ¡Ni uno! ¡Cero! Eso sólo es obra de descerebrados que quieren arrancarse los huevos, gente con alguna enfermedad mental, o drogada, o borracha, o suicidas.

Después están esos hombres que se atan la polla doblada mientras tienen erecciones. Eso no lo hagáis jamás. Tampoco lo hagáis. El pene se puede fracturar, y eso sólo se arregla en el quirófano.

Todo esto es sólo un repertorio de las imágenes y vídeos que me he encontrado, y las webs continuaban con muchos más vídeos, pero os he mencionado dos grupos, que son los vídeos que a mí más me han impactado e impresionado, y los vídeos con las prácticas y juegos más habituales.

"Cuánto tiempo se puede practicar el bondage genital"

Practicar el bondage de pene y testículos mucho rato es doblar todos los peligros expuestos. La primera herida que se puede ocasionar, y casi con toda probabilidad en la mayoría de los casos, será las irritaciones y heridas provocadas por el roce y la sequedad, ya que la piel necesita humedad y las cuerdas lo secarían. Al provocar sequedad, hay riesgo de infección.

De todos modos, si a vosotros os gusta practicar el bondage genital, a solas o con vuestra pareja o ligue, es recomendable una sesión de muy poco tiempo, por sentido común, por seguridad, por inteligencia, y por terminar la fantasía sexual de una forma divertida, con un buen recuerdo y una buena experiencia, y no acabar en el hospital de urgencia o acudiendo al médico para tratamiento los días y semanas siguientes.

No voy a poner una cifra, de si diez minutos o media hora, porque todo dependerá de cómo estén apretadas las cuerdas, los movimientos, la temperatura, las condiciones ambientales, el juego sexual y muchos otros factores, y es vuestro propio sentido común y vuestro uso de la razón el que os ha de determinar cuánto es poco tiempo. Yo no lo he practicado nunca, no me gusta, y no se lo hago a nadie, y en esta fantasía no puedo usar mi experiencia, porque no tengo en esta modalidad, y no puedo poner cifra, pero la inteligencia y el sentido común dice que ha de ser muy poco tiempo.

Esos comentarios que se leen por foros y mil sitios de llevar los huevos atados durante días son fantasías imposibles, y si alguien lo hace real va a terminar en el hospital, en el quirófano, y muy probable también con lesiones y secuelas irreversibles para toda la vida.

"Lesiones del pene y los testículos"

Conociendo la idiotez humana, y dado que yo no tengo ninguna esperanza ni confianza en la especie, y la gente ya sabéis me da asco, doy por seguro que habrá gente que dirá que le da igual todas las enseñanzas, consejos, opiniones o recomendaciones que se le digan. Ellos van a seguir con estas prácticas, y yo siempre digo que no se debe jugar ni follar ni participar con gente irracional que tiene esta deplorable actitud. ¡Que se masturben ellos solos y se diviertan solos!

En estas prácticas, el riesgo a lesión en el pene y los testículos es muy alto, y para saber qué lesiones se pueden sufrir tengo que escribir este párrafo hablando de qué es la polla.

El pene es un órgano. Concretamente, es el órgano genital externo masculino, y forma parte del aparato genitourinario. En términos médicos, diría que se encarga de expulsar tanto la orina como el esperma, lo que traducido a un lenguaje popular de calle sería decir que la polla sirve para mear y para follar, pero cuando participa la estupidez y las ocurrencias de la gente se le da usos muy raros a la polla.

Todo órgano, incluido el pene, puede sufrir patologías de muchos tipos, tanto infecciosas como traumáticas o incluso cancerosas. Al decir traumáticas, no me refiero a que un chico tenga complejo por tener la polla pequeña. ¡No, no, no me refiero a eso! Traumática significa lesiones, y que se puede romper.

El pene puede sufrir por el bondage quemaduras o, mejor dicho, abrasiones, que se suelen producir cuando las cuerdas están muy apretadas o se restriegan si se mueven. Las abrasiones son más intensas según si la cuerda es el algodón, fibra sintética o cáñamo, entre otros materiales. Esto sucede en todo el cuerpo, incluido muñecas o brazos cuando se practica suspensiones duras, y en el pene también pasa. Queda una marca rojiza, irritante, con un cierto escozor. De por sí es una herida leve, salvo que no se tenga la higiene necesaria y correcta, en cuyo caso se podría infectar, y con las infecciones siempre se complican las heridas, sean en piernas, brazos o el pene.

En otras ocasiones, si las ataduras están muy tirantes y la cuerda provoca un roce o restriego muy intenso, pueden aparecer pequeños cortes. No son limpios y afilados como podría ser un cuchillo o un cristal. Estos cortes de en el pene serían como abrirse la piel. Pueden provocar sangrado o simplemente molestia, que es lo más habitual. Mayoritariamente son cortes leves, pero el riesgo vuelve a ser de nuevo no mantener la higiene. La herida debe de estar siempre limpia y protegida de suciedades, como en cualquier parte del cuerpo.

Los hematomas en el pene ya hay que ser bestia para provocarse una lesión de estas características. Se tiene que haber hecho alguna imprudencia importante. Cada persona actúa diferente delante de un hematoma. Hay personas que van al médico, otros esperan que desaparezca solo, y también hay mucha gente que sabe los remedios populares o la medicación al alcance en las farmacias, y se aplican el tratamiento solos. Esta práctica es habitual en personas deportistas que están acostumbrados a los hematomas en deportes de contacto.

Yo no soy médico, y no sé cómo se trata un hematoma en el pene. No sé si es una herida leve o grave. Supongo que dependerá del hematoma, así que no doy ni la más mínima recomendación. Mi único consejo es usar el sentido común antes, y practicar vuestra fantasía sexual sin llegar a provocar un hematoma en el pene. Esta es la mejor opción, en mi opinión.

Otra lesión que se puede sufrir es la fractura el pene, y esta lesión sí puedo decir es grave, aunque no soy médico. En efecto, el pene se puede fracturar, sí. El pene no tiene hueso, pero cuando está erecto puede fracturarse la túnica albugínea, que es una estructura que permite que se logre la rigidez cuando se llenan de sangre los cuerpos cavernosos del pene en la erección.

La razón más habitual por la que se produce esta fractura es por aplicar mucha fuerza sobre el pene erecto. Por lo tanto, si el bondage genital aprieta y la polla está atada muy fuerte, un golpe o un impacto mal dado puede provocar su fractura. El resultado es ir inmediatamente al hospital de urgencia, y allí los médicos ya evaluarán la lesión. A mí no me pidas diagnóstico. Yo no soy médico, pero se puede evitar este paso siendo prudente.

En cuanto a los testículos, hay que saber que los testículos son dos glándulas del aparato reproductor masculino que están en el interior del escroto, y se les conoce como huevos porque tienen forma ovoide, es decir, de huevo. Producen los gametos masculinos, que son los espermatozoides, y testosterona, que es la hormona sexual masculina.

Los testículos se pueden romper, porque todo en el cuerpo humano se puede romper, desde el pelo y las uñas hasta la polla. Las personas no somos una aleación de titanio o acero indestructible, y por lo tanto los testículos están dentro de la lista de elementos humanos que pueden sufrir lesiones si se hacen idioteces.

Muchas lesiones coinciden con el pene. Sería el caso de las abrasiones y los hematomas. Provocar cortes en un testículo ya sería que la cuerda está atada en plan salvaje, como quien ata el chorizo colgado de la pared en la cocina, pero son testículos. No es un chorizo. De todos modos, sí, pueden ocurrir estas lesiones. Se ha de ser bestia, pero sí, se podrían sufrir estas lesiones.

Quizá, por diferenciar con las lesiones del pene, diría la torsión testicular. Es una lesión muy grave, y dependiendo de la gravedad de la lesión y del tiempo que se tarde en acudir a las urgencias del hospital, se puede perder el testículo, y todo por las estupideces humanas de no usar el cerebro cuando follan.

Otra lesión testicular haciendo salvajadas irracionales con el bondage genital sería la rotura de un testículo. Romperse no significa que se parta como un vaso de cristal al caer el suelo, que los testículos no son cristales. Tampoco quiero decir que vaya a estallar como un globo hinchado. ¡Qué imagen más espantosa! ¡No es eso! Quiero decir que se puede romper la cubierta exterior del mismo.

Cuando hay una rotura testicular, la solución correcta es dejar de follar y correr a toda mierda directamente a las urgencias de un hospital. Vuelve a ser las consecuencias físicas de no usar el cerebro cuando se folla. Lo he dicho antes, lo sé, pero veréis como todavía hay gente que no se entera.

Repasando las lesiones testiculares que podrían ocurrir con el bondage genital, mencionaría el hidrocele, que es un tipo de inflamación del escroto al acumularse líquido en el recubrimiento delgado que rodea el testículo. Hay gente que le duele y tiene molestias cuando sufre esta hinchazón. También hay gente que no le duele, porque en su gran mayoría no suelen ser peligrosos, pero una de las causas que provoca hidrocele son las lesiones dentro del escroto, aunque otras veces puede estar relacionado con infecciones, tumores o hernias inguinales.

Si ocurre un hidrocele es mejor preguntárselo a un médico, que yo no soy médico y no tengo ni idea de cómo se cura, si es grave o leve, etc, pero sí que está claro que el bondage genital ha traspasado los límites prohibidos, y se ha hecho sin seguridad, sin inteligencia y sin sentido común.

De todas estas lesiones mencionadas, requieren atención inmediata en el hospital de urgencia la torsión testicular, la rotura testicular y la fractura de pene. Estas tres lesiones son seguras que sí son de hospital y urgencia. Los detalles ya los explicarán los médicos a sus pacientes.

"Cómo se hace un bondage genital"

Yo daría cuatro directrices recomendables para aquellas personas que, a pesar de los riesgos a graves lesiones, siguen decididos a practicar el bondage genital. La vida sexual es válida cumpliendo los requisitos de ser mayores de edad, sexo consentido, y decidirlo libre y mutuamente, sean dos personas o quinientas. ¡Pedazo de orgía quinientos! ¡Un poco exagerado, sí, lo reconozco!

La primera recomendación es usar cuerdas suaves, tipo algodón. Las cuerdas ásperas o duras, como podrían ser cuerdas de cáñamo o yute, pueden provocar heridas por abrasión o quemadura o incluso cortes.

El segundo consejo es usar cuerdas finas. No han de ser finas como un hilo, porque cortan, pero tampoco deben de ser cuerdas gruesas, porque debido a su robustez y dureza es mucho mayor el riesgo a lesión grave y fractura.

Traducido en milímetros, a modo orientativo, las cuerdas deberían de tener un grosor de tres milímetros. Las cuerdas de cinco milímetros ya serían demasiado voluminosas y aumentarían el riesgo de fracturas y hematomas, y las cuerdas de un milímetro son excesivamente finas y podrían provocar importantes cortes y heridas.

El tercer consejo es no bloquear la circulación de la sangre. Es muy fácil de entender. Se trata de no apretar como si estuvieras colgando una longaniza en la cocina. Apretar en plan salvaje puede provocar edemas y lesiones irreversibles, y este riesgo es mucho mayor mientras más prolongadas en el tiempo sean las ataduras.

El bloqueo del riego sanguíneo también es muy fácil de verlo. La zona del cuerpo afectada se pone al inicio de un rojo intenso. Cada vez va tomando tonalidad más oscura, y empieza a volverse un violeta o lila. En esto de los colores siempre hay discusiones porque la gente percibimos los colores distintos, pero que está oscuro y morado lo ve todo el mundo. No hay que llegar a esa presión, porque los testículos y el pene tienen funciones fundamentales en el cuerpo, y los daños pueden dejar secuelas que serán incurables y durarán toda la vida.

Por último, el cuarto consejo es que uses la inteligencia y el sentido común, que por alguna razón el ser humano tiene cerebro, aunque según quien hable da la impresión de que no se utilice, o hay gente que tiene menos cerebro que un mosquito. Usando el sentido común y la inteligencia se puede disfrutar de la vida sexual con un abanico de posibilidades tan gigantesca que podrías pasarte cien años follando y todavía no habrías terminado la lista. El ser humano, de imaginación, lo que se dice imaginación, tiene para toda la vida. Va sobrado.

 

Todo el contenido es de mi propiedad y autoría, y yo soy el único autor de todos estos artículos.

Está estrictamente prohibido su reproducción, comercialización, copia, publicación, y cualquier otro uso no autorizado previamente por escrito. Cualquier interés que tengas, sea cual sea y seas quien seas, es obligatorio mi autorización previa por escrito.

Se emprenderán inmediatamente todas las acciones legales que se estimen oportunas contra cualquier persona, portal, foro blog, web, perfiles, periodistas, medios de comunicación, grupos, empresas, e incluso Administración u Organismo, sea oficial o no oficial, del ámbito público o privado, que vulnere mis derechos, y haga uso prohibido y/o no autorizado.

En caso de estar interesado/a en este artículo, escribe para solicitar la autorización a mi dirección info@exoticbondage.com

Escribe con el asunto "Autorización uso artículo", especificando el artículo de tu interés, y facilitando toda la información completa, lugar exacto de publicación, fecha de publicación, y por supuesto tu nombre y responsable de la petición, con tus datos de contacto directo.

Periodistas y medios de comunicación, indistintamente sea radio, televisión, prensa escrita o digital, deben de contactar a través de la sección "Press", en la barra inferior a pie de esta página.