Dónde se compran las cuerdas y qué tipos de cuerdas

La cultura española y catalana en la temática bondage está todavía bastante atrasada si la comparamos con otros países europeos o del resto del mundo, y mucho más atrasados si ya esta comparación la realizamos con países como Estados Unidos. En realidad, está bastante atrasada en muchos aspectos de la vida diaria y cotidiana, pero nosotros os vamos a hablar de bondage, para no estar horas y horas escribiendo críticas a lo bestia.

Este retraso cultural en bondage se nota en muchos pequeños detalles que, como casi siempre en la vida, son los que marcan las grandes diferencias en las victorias. De entre todos los detalles que os iré escribiendo a lo largo de artículos en este blog, hay una duda innecesaria y absurda que se ha visto afectado por los egos, los orgullos y las vanidades, de algunas personas que se creen una leyenda dentro del bondage, y que han perjudicado mucho el conocimiento de la gente. Por lo general, las enseñanzas que provienen de los grandes orgullos no son recomendables, y producen equivocaciones.

A veces me encuentro con personas que me han preguntado donde se compran las cuerdas y qué tipo de cuerdas tienen que usar para el bondage, porque han escuchado que si tal o cual comentario, y están mareados. Yo os voy a responder a las dos preguntas de una forma simple y muy fácil de entender.

"Dónde se compran las cuerdas"

Es muy fácil . El pescado se compra en la pescadería. La carne se compra en la carnicería. Los libros se compran en las librerías. Los zapatos se compran en las zapaterías. Entonces, żdónde se compran las cuerdas? Sí, en las cordelerías . Se trata de buscar las cordelerías de vuestra ciudad, o en caso de no haber en vuestro pueblo o ciudad, las más cercanas.

Es cierto que hay gente que se va a comprarlas en sexshops, en ferreterías, en bazares, por Internet, y en sitios muy raros, pero todos esos sitios son mucho más caros. En las cordelerías son mucho más baratas, porque se pueden comprar por bobinas enteras, por metros, e incluso por peso.

Yo siempre compro las bobinas enteras. Según el material de la cuerda varía de cantidad y peso, perolas bobinas de algodón que yo compro suele tener cada bobina unos 40 metros de cuerda toda continua. Después, cuando llego a casa, las corto a la medida de mi gusto, hago varias medidas porque dependiendo de las ataduras puedo necesitar diferentes longitudes, pero suelo cortarlas a cinco metros, diez metros y veinte metros. Las cuerdas muy largas requieren practica, experiencia y paciencia, porque se enredan mientras vas atando y es molestoso si no las sabes dirigir o usar, pero es más estético y quedan muchos menos nudos. La abundancia de muchos nudos queda feo en las fotos.

Hay muy pocas cordelerías, y cada vez hay menos en nuestro país. Son tiendas pequeñas y discretas, familiares, que no tienen relevo generacional, pero en otros países hay a montones, con una oferta increíble y muy completa. Sus cuerdas son directas de fábrica, y están espectaculares de precio.

En este tipo de tiendas encontrarás cuerdas de todos los estilos, de algodón, de restos textiles, de nylon, de cáñamo, de yute, etc. Hay cuerdas de todos los colores y un montón de posibilidades que veréis en los estantes, pero suelen tener muchas más cuerdas en los almacenes de la tienda, y es recomendable tener claro las cuerdas que necesitas, el material, la longitud y el grosor, porque de lo contrario no sabes a saber qué comprar entre tanta cuerda, ya que estas tiendas no son del mundo del bondage, porque tienen un cliente muy variado con el macramé y otras actividades.

"La primera vez que yo compré en una cordelería"

Hace muchos años que compré cuerdas por primera vez en una cordelería. Yo era muy joven. Iba andando por una calle, buscando la dirección donde vivía un amigo, y de repente me encontré con un escaparate todo lleno de cuerdas, y la cortina de la entrada era una obra de arte impresionante con cuerdas. No había oído hablar nunca del macramé, y no sabía de qué iba esa tienda.

Volví un par de días después, y entré. Era una anciana de aquellas de la cultura antigua, del siglo pasado. Hoy en día creo que estará muerta ya, porque si no tendría unos 150 años por lo menos, y no he escuchado a nadie con esa edad. No podía decirle a esa señora que era para hacer bondage y atar personas, porque habría llamado a la policía la abuela. Ese país, en esa época, sin Internet, con educación religiosa y una televisión prehistórica, no sabía lo que era bondage, así que le dije que quería hacer una cortina con el macramé.

Me contó la abuela que la cortina de la entrada la había hecho ella. Impresionante. Es una lástima no haberle hecho foto, porque tenía una serie de formas geométricas que eran una maravilla, pero ya os he dicho que yo era muy joven, y eran otros tiempos. Allí compré mi primera bobina de cuerdas.

Ya no existe esa tienda, pero me acuerdo mucho de la anécdota por la anciana y su cortina, y porque fueron mis primeras cuerdas reales, y me hizo mucha ilusión.

"Qué tipo de cuerdas comprar"

La segunda respuesta es qué tipo de cuerdas comprar. Hay gente que dice que si tiene que ser de un material o de otro o etc para hacer bondage. En cada web, en cada foro, en cada blog, os van a dar una respuesta diferente, y sobre todo os ocurrirá mucho en nuestro país, que tenemos un montón de personajes con un ego y una vanidad descomunal, que van muy de listos o de listas. Aquí en España la gente se cree experta hasta para cocinar la tortilla con cebolla, e incluso se discuten muy acalorados por si la cebolla tiene que ser a fuego lento diez minutos o quince minutos. En este país tenemos historias muy surrealistas.

Explicado de una forma fácil, las cuerdas sirven de muchos tipos. Las cuerdas de algodón o hechas con fibras textiles son muy buenas, muy bonitas y muy baratas. He dicho lo de "fibras textiles" porque en ocasiones las cuerdas de algodón no son, en realidad, de algodón. En estas fábricas se usan para hacer cuerdas restos textiles de otros materiales que no se pueden usar en la fabricación de ropa, y por esta razón puede ser que no sean del todo algodón. Las cuerdas de algodón y fibras textiles son muy buenas, son suaves, hay de diferentes grosores, trenzados de cuatro hilos, trenzados de seis hilos, etc, y van muy bien.

También son muy buenas las cuerdasde fibra sintética. Son las cuerdas de colores que tienen una tonalidad más intensa, y que en las fotos de mi web podréis reconocer en las ataduras bondage con las cuerdas rosa. Quedan muy bien para las fotos, dependiendo del color, pero son cuerdas sensibles. Se deshilachan muy fácilmente, pierden tensión y se desenredan, y en las suspensiones hay que asegurar fuertemente diferentes puntos de apoyo, porque se pueden romper, aunque yo llevo más de veinte años haciendo suspensiones y nunca me ha pasado. Siempre lo vigilo y lo tengo en cuenta, pero precavido y con experiencia son unas cuerdas formidables, y se puede hacer suspensiones y todo tipo de bondage, como las cuerdas de algodón, de cáñamo y de cualquier otro material.

Las cuerdas de cáñamo son mucho más caras.. Tienen un tacto diferente, una olor a paja inconfundible si las compras en su estado natural, y según la errónea cultura española las cuerdas de cáñamo son las cuerdas de hacer shibari. No es verdad. Puedes hacer shibari con las cuerdas que tú quieras.

Yo no uso casi nunca cuerdas de cáñamo porque son más pesadas, y al hacer outdoor es duplicar el peso en las mochilas, llevando la misma cantidad de cuerdas. También es un inconveniente ante cualquier peligro, que aparezca una persona, un psicópata, un animal salvaje, porque no se pueden cortar al ser mucho más duras y fuertes que las cuerdas de algodón o la fibra sintética. En alguna ocasión las he usado, sí, pero nosotros hacemos fotos cada semana, con excursiones gigantescas por las montañas, y acabaría hasta los cojones de tanto peso en el equipaje, además de que duplicaría el riesgo y el tiempo de reacción ante los peligros, y la seguridad es lo primero.

Hay un tercer inconveniente en nuestro estilo bondage, y es que practicamos mucho bondage dentro del agua para nuestras sesiones bondage atada dentro del agua, y las cuerdas de cáñamo son mucho más sensibles si se mojan,y mucho más fácil de estropearse. Hay que secarlas, y es más difícil secarlas, por lo que conservarlas mejor o peor depende ya de cómo las secáis o las guardáis después de su uso. No son cuerdas para humedad.

Otro detalle a tener en cuenta de las cuerdas de cáñamo es que a veces no están pulidas. Son más ásperas, rascan y pueden provocar heridas o grandes marcas con mucha facilidad. Para evitar esto, se les suele dar un tratamiento que las suaviza y las alisa.

Hay muchos otros materiales. Hay gente que le gusta el bondage con nylon, con yute, y muchos más, pero yo siempre trabajo con cuerdas de algodón o cuerdas de fibra sintética, y ocasionalmente de cáñamo.

"Qué material es mejor"

El material de las cuerdas no es una ciencia exacta, debido al proceso de fabricación empleado por el fabricante. Me acuerdo una vez, hace años, que compré un montón de cuerdas blancas. Me llevé diez bobinas enteras, y debido a su cantidad ocho bobinas eran de algodón de un fabricante, y las otras dos bobinas eran de otro fabricante, aunque todas eran algodón e idénticas. Al mes siguiente volví a la tienda porque las dos bobinas del segundo fabricante habían salido horribles. Las cuerdas se habían deshilachado, se pudrieron, se volvieron como grises, y era imposible para suspensiones, porque se partían estirando. La tienda me contó que sí, que había tenido conocimiento por otros clientes también, también les había pasado lo mismo, y todos coincidían en las cuerdas del mismo fabricante, y que ya no iban a realizar más pedidos ni trabajar más con ese fabricante..

Esto demuestra que, dentro del mismo material, la cuerda sale mejor o peor según el fabricante, por lo que no es una ciencia exacta guiarnos por el material. Es orientativa, pero pueden salir sorpresas. En esa ocasión la calidad era negativa pero una vez compré tres bobinas de cuerdas que estaban muy baratas. La dependienta me dijo que no me durarían mucho, por eso estaban de oferta, y que eran unos 35 metros cada bobina. En realidad me salió entre 50 y 60 metros por bobina, salieron fantástica, y todavía conservo algunas de esas cuerdas, y eso que esas cuerdas les di mucho trabajo por bosques en mi juventud.

La mejor solución, para decidir qué cuerdas comprar, no es guiarse por el material. Es pensar para qué vais a usar las cuerdas. Si son para bondage en el agua, las de cáñamo las podéis destrozar si no las sabéis usar y secar, y son duras y pesadas. En situaciones peligrosas, que puede venir psicópatas u otras razones, las de cáñamo no tenéis tiempo a cortarlas, y el peligro puede aumentar. Si quieres colores para la fotografía, la fibra sintética, sola o mezclada con algodón, es maravillosa por su amplia gama. Si es para hacer el típico postureo falso de shibari de las chicas que se adornan como un arbolito navidad en un club sado, ahí casi todo el mundo usa cáñamo. ¡Y así etc etc etc!

Evalua para qué vas a usar las cuerdas, y compra las cuerdas que te salgan de los huevos. Dicho con un mejor lenguaje, ¡puedes comprar las cuerdas que te dé la puta gana!. Ahora en serio, compra las cuerdas que te gusten y que tú quieras, de color, de material, de tacto, que vayan bien para tu economía, y diviértete en mutuo acuerdo y consentido con la/s persona/s que compartan tus gustos. Esto sí es realmente importante e imprescindible.

 

Todo el contenido es de mi propiedad y autoría, y yo soy el único autor de todos estos artículos.

Está estrictamente prohibido su reproducción, comercialización, copia, publicación, y cualquier otro uso no autorizado previamente por escrito. Cualquier interés que tengas, sea cual sea y seas quien seas, es obligatorio mi autorización previa por escrito.

Se emprenderán inmediatamente todas las acciones legales que se estimen oportunas contra cualquier persona, portal, foro blog, web, perfiles, periodistas, medios de comunicación, grupos, empresas, e incluso Administración u Organismo, sea oficial o no oficial, del ámbito público o privado, que vulnere mis derechos, y haga uso prohibido y/o no autorizado.

En caso de estar interesado/a en este artículo, escribe para solicitar la autorización a mi dirección info@exoticbondage.com

Escribe con el asunto "Autorización uso artículo", especificando el artículo de tu interés, y facilitando toda la información completa, lugar exacto de publicación, fecha de publicación, y por supuesto tu nombre y responsable de la petición, con tus datos de contacto directo.

Periodistas y medios de comunicación, indistintamente sea radio, televisión, prensa escrita o digital, deben de contactar a través de la sección "Press", en la barra inferior a pie de esta página.