Las marcas de las cuerdas en sesiones bondage

En todas las sesiones bondage profesionales siempre queda en la carne una marca temporal de las cuerdas, que puede ser muy intensa o muy leve, pero esta marca siempre se va. ¡Tranquilos/as! ¡Sólo son marcas! También puede ocurrir en los juegos personales o amateurs, donde la gente no tiene experiencia, no tiene práctica y además están excitados y excitadas, con el nivel hormonal revolucionado por el deseo sexual, pero yo sólo os voy a hablar de las marcas de las cuerdas en el bondage profesional.

Comenzamos con las preguntas clásicas y básicas que se hace la gente.

¿Qué son estas marcas? Os explicaré, para las personas que no lo habéis probado nunca y no tenéis experiencia, que estos marcas son los surcos de la cuerdas marcados en la carne. Queda, para entendernos, como la carne bacheadas. Son baches, casi exactos a la forma de la cuerda. Esto es exclusivamente las marcas. No son heridas. Las marcas es, para entenderlo muy simple, la forma de la cuerda grabada en nuestros brazos, piernas, o cuerpo.

¿Siempre son iguales estas marcas? No. Son muy diferentes, dependiendo de las ataduras. En las ataduras de bondage duro o muy duro, con esas posiciones incómodas, o en las suspensiones exigentes donde las cuerdas hacen mucho apoyo y presión, estas marcas son muy visibles. Se ven muy fácil, y pueden durar algunos días. En las ataduras de nivel medio, donde el cuerpo está sometido a cierta tensión, las marcas siguen siendo visibles, fáciles de percibir a vista de terceras personas, incluso de lejos, pero se van aproximadamente en un día. En el caso de las ataduras suaves, que no hay un forcejeo fuerte entre el cuerpo y la cuerda, pueden ser marcas muy leves, incluso imperceptibles en las horas siguientes, porque los pronunciados baches del bondage duro son en este caso muy mínimos.

¿Siempre hacen marcas las ataduras? Sí, las buenas ataduras siempre dejan una marca, leve o intensa. No quedan marcas en el caso de las ataduras sean muy flojas, o estén mal hechas. Tampoco quedan marcas en aquellos trozos del cuerpo que no están en contacto con la carne. Las personas que no quieren marcas usan en su vida personal las telas, que sólo dejan marca si se aprieta a lo bestia, o se forcejea como en un combate de judo, pero en una fantasía sexual tranquila no tendrían que dejar marca con las telas.

De todos modos, las marcas forman parte de una sesión bondage profesional. ¡Sí! Soy consciente de que esto a la gente cobarde, que es insegura, o indecisa, le va a dar miedo, pero esto es bondage. Las personas que les asusta y les da miedo las marcas pueden jugar al tetris o al ajedrez, que no es peligroso porque no deja marcas, salvo si te tiran una pieza o te pillas el dedo con el alfil al moverlo por el tablero, que ya sería la ostía.

¿Las marcas significan que las cuerdas están mal atadas y muy apretadas? No, no tiene por qué, pero es cierto que atar una persona no es atar un barco en el puerto. No hay que ser bestia. Una cuerda muy apretada deja marcas enormes. Además produce calambres y dolores, por lo que las cuerdas deben de tener la tensión justa.

Sin embargo, también dejan marcas las cuerdas bien atadas, y que no están apretadas. La posición es un factor importante. Una posición incómoda, en la que el cuerpo está inmóvil y tenso por las cuerdas, produce marcas, por el forcejeo físico natural. Por ejemplo, los brazos levantados hacia arriba por la espalda, en la posición conocida como strappado, siempre tenderán a caer hacia abajo, pero las cuerdas y las ataduras mantienen los brazos levantados e inmóviles, sin posibilidad de bajarlos. Estas ataduras están bien hechas, y este forcejeo natural creará marcas.

El bondage profesional es exigente, porque el público es exigente. El público y los faas quieren posiciones complicadas, posiciones trabajadas, ideas originales, posiciones con muchas cuerdas, ataduras firmes que casi no dejen movimiento, y eso son marcas.

¿En qué partes del cuerpo se hacen las marcas? Las marcas pueden quedar en cualquier parte del cuerpo, pero hay zonas del cuerpo donde es muy fácil quedar las marcas grabadas. En los brazos se marca muy fácilmente. En los brazos siempre queda alguna marca de cuerpo, y es una de las zonas del cuerpo donde más tiempo duran las marcas. Las muñecas se marcan rápido, y sobre todo las cuerdas en los codos dejan marcas muy rápidas y notables.

En las piernas también suelen quedar marcas en menor medidas, salvo que alguien apriete como un bestia. Las características físicas de las piernas, su volumen y otros factores, provoca que no quedan tantas marcas como en los brazos, y no son tan duraderas, pero sí, también quedan marcas.

La tercera parte del cuerpo que remarco es el torso, y más concretamente, el área del pecho, las costillas y la espalda. Aquí suelen marcarse mucho las cuerdas. Las costillas y la espalda son zonas muy sensibles al tacto con las cuerdas. Sus marcas pueden durar unos cuantos días y pueden ser las últimas marcas en irse, después de una sesión bondage. También son las ataduras más propensas a dejar en su marca un rastro morado, como una línea morada, y aparecen minúsculos puntos rojos, que os explico a continuación.

¿Qué son estas marcas de puntos rojos? Las marcas extremas y más severas, en sesiones duras, dejan unas marcas peculiares. Son trazos líneales, de grosor similar a la cuerda, de tono morados y oscuros. También pueden aparecer minúsculos puntos rojos. Estas marcas son más habituales en la zona del tríceps, en las costillas, en la zona del pecho, los costados del torso y en la espalda. En ocasiones también aparecen en las muñecas. En las piernas aparecen muy pocas veces, aunque puede ocurrir en las suspensiones duras.

Estas marcas también se van en pocos días, y son indicativas de que la sesión ha sido dura. También puede ocurrir si las ataduras están mal hechas, o si las cuerdas se han movido durante la sesión, con la modelo atada, y se han frenado en alguna zona sensible del cuerpo. Por eso las ataduras deben de estar bien hechas, con la firmeza adecuada para que las cuerdas no se muevan durante las fotos.

¿Las ataduras de poca duración no dejan marcas? No. Ese mito es falso. No importa la duración de las ataduras, en cuanto se refiere a tener marcas. Los codos atados juntos por la espalda, llegando a tocarse uno contra otro, es una posición que le gusta mucho al público, y estas ataduras dejan marca en menos de un minuto.

Sí que es cierto que las marcas serán más prolongadas y pronunciadas en sesiones de bondage de larga duración, pero hablamos estrictamente de dejar marcas, y en este caso las marcas se producen casi al instante. La diferencia es que durarán visibles menos tiempo en el cuerpo.

¿Le gusta a la gente las marcas? Dentro de este ambiente de pasión y emoción por el bondage, hay muchas personas que son muy amantes de las marcas. Hay fotógrafos y fotógrafas que les encanta hacer fotos de las marcas en las modelos después de cada sesión. También conozco a muchas modelos que les gusta enseñar las marcas que les quedan. Las propias modelos se hacen fotos de las marcas, y se las hacen orgullosas y contentas. No es una crítica. En el bondage profesional esto no es una crítica. Es un halago. Es una recompensa, y muchas personas se suben a sus redes sociales las fotos de sus marcas después de las sesiones para compartirlas con sus seguidores y seguidoras, que comparten las fotos, les votan con "Me gusta"y felicitan a la modelo, porque las marcas indican el esfuerzo, la profesionalidad, y el nivel del bondage y de las modelos.

Para muchos modelos, fotógrafos y público, las mejores marcas son las marcas muy intensas, hundido ese dibujo de la cuerda en la carne, muy visibles, porque eso equivale a una sesión impresionante y dura de bondage profesional. En realidad, también puede ser que algún bestia troglodita sin puta idea de bondage ha apretado las cuerdas como si fuera la pata de un jamón, por lo que es importante elegir bien la persona profesional de las ataduras.

Hay marcas espectaculares, increíbles, profundas y muy marcadas, que son las favoritas de mucha gente. Aquí, en nuestro país, la cultura estaba muy equivocada por culpa de amateurs y clubs que han sembrado muy mala información, pero ahora la cultura bondage de este país ya da signos de ir avanzando, y entienden que las marcas es normal y positivo en todas las sesiones de bondage profesional.

¿Las marcas son lesiones? No, las marcas no son ninguna lesión, y tengo una historia muy divertida con esta pregunta de las marcas. Un día estaba hablando con una Doctora, real, de medicina, y me explicó que técnicamente las marcas son una úlcera. Lógicamente, le dices a la gente que las ataduras hacen úlceras, y salen todos corriendo bien lejos. No se acerca nadie. Técnicamente, hay miles de cosas que son úlceras, y en los informes médicos se podrían definir las marcas de las ataduras como úlceras, pero de las buenas. Fue muy gracioso.

Las marcas no son ninguna lesión. No son ningún daño. No hacen heridas. Un ejemplo muy fácil de entender es la goma del pelo que usan muchas personas con el cabello largo. Estas gomas dejan un dibujo muy suave si te las quitas del peinado y te las colocas en la muñeca. Las cuerdas es lo mismo, con la diferencia de que su dibujo es más intenso, profundo y durarero.

¿Cuál es el principal problema de las marcas? Las marcas son un problema para las personas que las quieren esconder, y no quieren que se vean. En este caso, hay situaciones que se deben de tener en cuenta. Os pongo algunos ejemplos:

- el primero, las marcas son un problema si al día siguiente tienes que ir a una boda con un vestido elegante. ¿Por qué? Les vas a robar el protagonismo a los recién casados.

- el segundo, las marcas son un problema si vas a salir en televisión o te van a hacer alguna entrevista. ¡A lo mejor los periodistas te preguntan si has estado secuestrada, o si has escapado de algún secuestro!.

- otro ejemplo es que las marcas son un problema si has quedado a cenar con tus padres, abuelos y familiares. Las cenas de familía ya son por su propia genética natural una tortura de preguntar estupideces. ¡Imagínate con marcas de cuerdas!

Podría decir mil historias más. Por supuesto, hay gente que le da miedo cualquier cosa, que vive llena de prejuicios, de tabues, con una baja cultura propia de los estigmas creados por la sociedad. Es una carácter, de madurez, de personalidad, y de calcular bien qué vas a hacer los días siguientes a la sesión bondage. Simplemente, planifica bien los detalles.

¿Cuál es el mi opinión de las marcas? En mi opinión, no pasa nada por las marcas. Se van. No son lesiones. No rompen nada. No quedan cicatrices. Soy muy temporales, y se van asombrosamente rápidas. Forman parte del bondage profesional, del bondage real. Es indicativo de que ha sido una buena sesión bondage, o que el atador ha sido un desastre y ha atado muy mal. ¡Las dos extremos opuestos crean marcas!

Los juegos ridículos de adornarse con cuerdas dando vueltas al cuerpo como un arbolito Navidad no crean marcas, pero eso tampoco es bondage. Eso es adornarse con una cuerda, simplemente. Eso no es ni shibari ni bondage, no.

Hay marcas de todo tipo. Hay macas que forman como dientes de sierra. Otras marcas, las más habituales, son como la rueda de un tractor marcada sobre caminos de tierra. Hay marcas muy lisas, marcas que parecen imprimidas, marcas coloreadas, marcas que son trazos de tonos morados oscuros, marcas con diminutos puntos rojos, o marcas de líneas rojas con el grosor de una línea de lápiz. Hay gente que les asusta las marcas. Para nosotros, los profesionales entusiastas del bonadage, las marcas son divertidas.