Qué es el selfbondage y sus peligros

Hoy os voy a hablar de una modalidad de bondage que, a priori, no parece peligrosa, pero practicada de una forma inconsciente y sin usar el sentido común puede usar del máximo peligro. Es el selfbondage.

"Qué es el selfbondage"

Selfbondage es una modalidad de bondage que consigue en atarse uno mismo, o atarse una misma. En ocasiones lo podéis encontrar escrito como autobondage, pero el nombre real es selfbondage. Es un nombre muy fácil. No hace falta saber inglés, no es necesario estudiar para aprenderlo, y tampoco se debe de ser ninguna eminencia intelectual. ¡Selfbondage! ¡Simple!

"Quién practica selfbondage"

El selfbondage lo puede practicar quien quiera, porque está en su pleno derecho, es su decisión y es su libertad. Esta afirmación está muy clara. Dicho esto, esta modalidad de bondage lo practican la gran mayoría de personas que no tienen pareja, no tienen con quién practicar su fantasía favorita, les encanta el bondage, y no pueden esperar a encontrar o conocer alguna persona. En todo el mundo hay millones de personas que practican las ataduras en su vida real, y a un gran porcentaje le gusta ser atados, o atadas. El recurso de estas personas sin pareja para satisfacer su fantasía es atarse ellos o ellas mismas.

"Practicar correctamente el selfbondage"

Desconozco cómo lo practica la gente. Yo no entro en sus casas, pero vamos a darles un voto de confianza, y voy a suponer que la casi totalidad de las personas lo practican de la forma correcta, que es atarse hasta el límite recomendable por el sentido común que se supone tenemos todas las personas, y el resto de ataduras propias simularlas. Atarse las piernas, la polla, crear un arnés en el cuerpo, masturbarse con los ojos vendados o con las piernas atadas, amordazarse ellos o ellas mismas, e incluso mirarse al espejo cuando están amordazadas o amordazados, es muy común y habitual en este sector.

Respecto a las manos, hay gente que se ata las manos delante con bastante perfección, ayudándose de los dientes para hacer los nudos, y hay gente que se enreda las cuerdas por las muñecas poniendo las manos a la espalda.También es habitual las personas que usan aquellos modelos de esposas que pueden abrirse con la pestaña de seguridad, o ciertos tipos de muñequeras.

Este comportamiento es bastante lógico, practicado decenas de miles de veces cada día, y perfectamente normal. ¡No permito los estúpidos puritanismos ideológicos que nos pretenden hacer creer que la gente folla haciendo el misionero, un besito y un cariño! ¡Y una mierda!

El selfbondage, practicado con seguridad, siempre debe de dejar un margen real y completamente seguro para poder desatarse por uno mismo, o debe de ser simuladas las ataduras de las manos y dar rienda suelta a la imaginación y la fantasía.

"Tutoriales de selfbondage"

Yo no os voy a explicar ninguna técnica para selfbondage porque en los portales de vídeos de Internet está lleno de tutoriales donde se puede ver y aprender al detalle cómo se puede conseguir un excelente selfbondage, con vídeos que alcanzan los centenares de miles de reproducciones. Esto demuestra la gran curiosidad por esta practica y los miles de adeptos y adeptas que lo practican en su soledad.

Algunos de estos vídeos son una mierda. Son horribles, y no hay que perder ni un segundo de tiempo en verlos. No hay que darles oportunidad, que estos vídeos no son la típica película que comienza mal pero termina bien. No, no, no. Hay muchos vídeos que son una mierda, sin talento, sin calidad, sin saber lo que dicen y sin aportar nada.

Sin embargo, hay que reconocer que hay muchos otros vídeos muy bien hechos. Ha avanzado mucho la práctica del selfbondage. Ya no es aquella vieja historia, muy peligrosa por cierto, del nudo corredizo y que no se debe de practicar jamás. ¡No! Hoy en día hay vídeos donde se puede ver escenas de un selfbondage muy sofisticado, con ingenios de poleas por las que se pueden tensar las cuerdas, mandos de control remoto que pueden empujar las cuerdas hacia arriba al tiempo que las cierran para conseguir unas perfectas ataduras, llaves de esposas que a través de contrapesos suben hasta ser inalcanzables, aparatos de apertura retardada que no permiten desatarse hasta que se habrán solos al cabo del tiempo especificado, y otros ejemplos.

La tecnología, y el sector de la industria pornográfica, también se han incorporado a este sector, debido al alto consumo en una sociedad cada vez más incomunicada e independiente.

Cuando se visualizan estos vídeos hay que usar la cabeza, el sentido común, el uso de la razón, y hay que saber que las personas que ves en el vídeo haciéndose un selfbondage muy logrado, real, del que es imposible desatarse por sí mismas, no están solas. Son vídeos la mayoría profesionales, y tienen una persona por lo menos junto a ellas que les va a desatar, pero estos vídeos no deben de copiarse, imitarse o practicarse nunca solos en casa, ni en ningún otro sitio.

"Peligros del selfbondage"

Toda esta parte divertida, morbosa, juguetona o díle como quieras, se convierte en muy peligrosa cuando el selfbondage es completo, real, efectivo, no se puede desatar la persona por sí misma, y está sola. Esto es muy peligroso, porque sí es es verdad que se puede conseguir un selfbondage del que es imposible desatarse.

Hay muchos casos documentados donde los servicios de emergencia han tenido que acudir para liberar a alguna persona de esposas que se ha puesto y no se abren, u otros objetos extraños. Por ejemplo, hay un caso del que ya hablé en otro artículo escrito en mi web. Ocurrió en 2019 en la playa de Las Teresitas de Las Palmas de Gran Canaria, y la chica se salvo por muy poco de la tragedia. Resultó que una chica se había atado sola dentro del coche, con las muñecas atadas al volante con bridas de plástico, con las palmas hacia el cuerpo e hinchadas casi con total seguridad porque las ataduras le cortaban el riego sanguíneo, amordazada con cinta, y se estaba asfixiando porque tenía dos bridas de plástico atadas al cuello. Las bridas se aprietan solas al hacer fuerza, y no se puede desatar de las bridas.

Aquella chica, para salvarse, comenzó a golpear el claxon del volante del coche con su cabeza. Alguién lo escuchó, y avisó a la policía. Cortaron las bridas, y pudieran salvarla, aunque por las lesiones de las bridas se la llevaron en ambulancia al hospital Nuestra Señora de la Candelaria, donde le curaron las heridas que se había hecho.

Este es uno de los casos que demuestra el peligro real y grande del selfbondage. Hay que usar siempre el sentido común.

En estas situaciones hay peligro extremo. Puede exisitir la real posibilidad de que nadie venga al lugar donde estás, que nadie te oye, que nadie te encuentra. Se puede morir de hipotermia o deshidratación, o por falta de alimento. Puede haber intoxicación de la sangre. El riesgo de terminar en una tragedia es muy real.

También puede existir situaciones de riesgo por causas ajenas. Puede ser riesgo en la vivienda, un incendio, una alarma, y entonces no poder escapar. Puede haber riesgo alto de morir de asfixia por estar un excesivo periodo de tiempo prolongado amordazados o amordazadas, y este tiempo se acorta si la persona se asusta, se pone nerviosa o se agota físicamente. Puede haber el riesgo de que alguien piensa que le van a encontrar personas, pero quizá no viene nadie ese día. Puede existir la situación de encontrarse mal, mareos, naúseas, agotamiento, etc, y agravarse con fatales consecuencias.

Son situaciones terribles, y os lo voy a decir muy claro. No hay que ser idiota y volverse loco por una fantasía. ¡Calma! ¡Tranquilidad!

"Paciencia para compartir bondage"

Hay millones de personas que les gusta el bondage y las ataduras, y hoy en día, con las redes sociales, foros y mil cosas más, es muy sencillo. Sólo hay que tener paciencia, y aguantar un poco la gente. Hay mucho imbécil por el camino ¡sí! ¡es cierto!. Hay mucha gente impresentable, irresponsable y vergonzosa, que hace perder el tiempo , pero rendirse es hacer que toda esta tropa de capullos y capullas ¡que los hay en ambos sexos! se queden contentos.

¡Una mierda! Las batallas se libran sin piedad, y se responde con contundencia. Me he encontrado en toda mi vida centenares de estas personas asquerosas. ¡Sí! ¡Las hay! ¡Muchas! ¡Un montón! ¡Son una plaga repugnante que nunca se acaban! ¡Parece que crían como cucarachas! Aprendí hace muchos años, ya en mis primerizos combates, que el miedo es un arma de defensa que nos hace ir hacia delante. Hay que ser competitivos, decididos, valientes, con carácter, con personalidad, y todos los miles de imbéciles que te salgan por el camino son batallas que nos hacen mejores, más fuertes, que consiguen superarnos a nosotros mismos, y mismas. Hay miles de millones de personas en el mundo.

En una sociedad avanzada, moderna, libre, abierta, y respetuosa, hay mucha gente que habla de bondage, y que comparte libre y voluntariamente, en estado sano, lúcido y en su mayoría de edad, sus fantasías, y el bondage tiene millones de seguidores . ¡Yo lo confirmo sin ninguna duda! Hay millones de opciones de conocer alguna persona interesante, pero es innegable que se pierden todas las opciones sentados en la sofá viendo la televisión. ¡Hay que moverse!

A veces hay personas que les cuesta encontrar otras personas que les guste el bondage, o compartir fantasías. Hay personas que son tímidas, que titubean, que se les ve inseguras, indecisas, o que en su conversación se percibe aquel acento especial a la voz que le da la excitación sin control. También hay personas que tienen miedo a ser juzgados, a qué van a pensar los demás, que no se atreven a plantar cara a los prejuicios, los tabues,o lo viven como si fuera un secreto mundial, cuando en realidad hay millones de personas que lo confiesan abiertamente y sin tapujos. Si alguien se asusta o te ve como un depravado o una depravada, ¡que le den por el culo! ¡Esa escoria de mentalidad troglodita y arcaica no interesa a nadie!

Las personas que viven el bondage con naturalidad, sinceridad, de una forma extrovertida, divertida, apasionada, son espontáneas y transmiten seguridad, encuentran miles de personas que les gusta el bondage. Yo tengo anécdotas muy divertidas, y hay muchas chicas que me confiesan que no han explicado a nadie los secretos o fantasías que a mí me dicen. No lo saben sus parejas, ni sus amigos, pero conmigo sí se atreven a hablar.

Indistintamente de conocer, practicar, o hablar con mayor o menor número de personas, siempre se acaba encontrando a alguien con quien coincidimos en gustos y fantasías, pero vuelvo a repetirlo. Sentado en casa viendo la televisión se pierden las opciones. Hay que moverse.

Mientras sigáis en la búsqueda y no encontréis todavía a nadie, recordar que en selfbondage por encima de todo siempre se debe de usar el sentido común, la inteligencia, y el uso de la razón. ¡Indiscutible! Es el único método para practicar solos y solas, las personas sin pareja, el selfbondage de manera segura, divertida y excitante.

 

Todo el contenido es de mi propiedad y autoría, y yo soy el único autor de todos estos artículos.

Está estrictamente prohibido su reproducción, comercialización, copia, publicación, y cualquier otro uso no autorizado previamente por escrito. Cualquier interés que tengas, sea cual sea y seas quien seas, es obligatorio mi autorización previa por escrito.

Se emprenderán inmediatamente todas las acciones legales que se estimen oportunas contra cualquier persona, portal, foro blog, web, perfiles, periodistas, medios de comunicación, grupos, empresas, e incluso Administración u Organismo, sea oficial o no oficial, del ámbito público o privado, que vulnere mis derechos, y haga uso prohibido y/o no autorizado.

En caso de estar interesado/a en este artículo, escribe para solicitar la autorización a mi dirección info@exoticbondage.com

Escribe con el asunto "Autorización uso artículo", especificando el artículo de tu interés, y facilitando toda la información completa, lugar exacto de publicación, fecha de publicación, y por supuesto tu nombre y responsable de la petición, con tus datos de contacto directo.

Periodistas y medios de comunicación, indistintamente sea radio, televisión, prensa escrita o digital, deben de contactar a través de la sección "Press", en la barra inferior a pie de esta página.