Diferentes tipos que existen de bondage

El bondage tiene miles de posibilides distintas en sus posados, y hay centenares de estilos y técnicas que se puede realizar. Es la práctica sexual y erótica con mayor variedad que existe, y esto es uno de los principales ingredientes que convierte el bondage en una fantasía divertida para las personas.

Hablar de todos los tipos de bondage que existen me ocuparía muchos días y muchas hojas, y estoy seguro que casi nadie se leería completo un texto tan largo, por lo queos pongo una lista resumida con los tipos de bondage más habituales.

Hogtied. El primero que os explico es la posición de hogtied, que traducido al español sería la "atadura del cerdo", porque se decía que esta es la posición en la que se ataban antiguamente los cerdos cuando se transportaban sobre barras de madera, o se dejaban colgando. Por eso se le puso este nombre a esta posición, que en su forma más simple consiste en tener las manos atadas a la espalda, los pies atados juntos, y con una cuerda se acerca al máximo las manos y los tobillos, de tal forma que manos y tobillos quedan muy cerca, con las piernas dobladas hacia atrás, encogidas, los talones de la planta de los pies casi tocando el culo, sin poder separarse, y las manos muy cerca del culo. Es una atadura muy popular, muy efectiva, muy erótica en las fantasías sexuales, y que se hace con apenas tres cuerdas, por lo que no se necesita ser ningún experto.

Outdoor bondage. En outdoor bondage se engloba todo el grupo de ataduras que se pueden realizar en exteriores. Como dice la propia palabra "outdoor", es exteriores, lo cual significa que son las ataduras hechas en bosques, ríos, montañas, prados, árboles, jardines, playas, campos y cualquier otro rincón que sea fuera de las cuatro paredes de un edificio. El outdoor bondage tiene millones de adeptos en todo el mundo, por la vistosidad y el morbo que da las ataduras en exteriores, pero tiene el peligro añadido de la gente, que está por todos sitios y cada vez vivimos en una sociedad más peligrosa con mayor número de idiotas y psicópatas. Hay que ir con mucho cuidado.

Nosotros practicamos mucho outdoor bondage, pero cada día es un nuevo día, y siempre hay que vigilar sin fiarse porque el día anterior fue perfecto. Este pensamiento sería un error, y los riesgos del outdoor bondage se deben siempre de tener en cuenta, por lo que nosotros en las sesiones outdoor siempre adoptamos las medidas de prevención necesarias. Los imbéciles están en todos sitios. Son como una plaga, y hay que tenerlo en cuenta cuando se hace outdoor. No se puede olvidar.

Hay mies de opciones en el outdoor bondage. No voy a describirlas todas porque no acabaría nunca el artículo. Es cuestión ya de la fantasía y gustos personales de vosotros y vosotras mismos/as.

Selfbondage. El selfbondage se traduce al español como las autoataduras, o atarse a uno mismo, o una misma. Es posible, sí, y hay técnicas muy avanzadas. La tecnología también ha aportado sus inventos a esta práctica sexual. Hay candados y esposas de apertura retardada por cronómetro, hay poleas que tensan las cuerdas, hay cajas donde se cierran las llaves de las esposas y se abren solas horas más tarde, hay imanes con baterías que funcionan como ataduras y es imposible de soltarse hasta que el imán pierde la carga de la batería, y hay técnicas con cuerdas muy sofistifcadas y trabajadas que consiguen atarse uno mismo/a sin posibilidad de desatarse.

En Internet hay miles de vídeos explicativos y demostrativos, que te enseñan cómo se hacen estas ataduras, y las miles de formas posibles que existen, y también hay muchas páginas y blogs dedicados a técnicas de selfbondage, con vídeos, fotos, artículos, cursos, e incluso venden productos con esta finalidad.

De todos modos, cuidado con el selfbondage. Es muy peligroso quedarse atado o atada solos, sin ninguna posibilidad de desatarse. Comprendo, y sé, que esta fantasía es muy común en miles de personas, pero hay que usar el sentido común, y saber que puede tener resultados muy peligrosos, incluso trágicos si nadie os encuentra nunca. No hagáis tonterías. Sólo practicar selfbondage completo con la compañía de una persona que os puede desatar. No practicar selfbondage solos, o en tal caso limitar la practicar a un selfbondage parcial, bien sea sólo las piernas, los ojos vendados u otras partes del cuerpo. Hay que usar el sentido común.

Shibari. El shibari es otra modalidad de bondage, aunque en España hay un montón de errónea confusión por el uso comercial que ha hecho de esta temática determinadas personas. España es un país con muy poca cultura en muchos campos, y las grandes vanidades, sumadas a los prejuicios e ignorancias de esta sociedad, no ayudan en absoluto, y han infectado de mala información y malas prácticas esta modalidad de bondage.

El shibari es un bondage que busca mucho la estética, la belleza de las cuerdas, usa mucho las suspensiones, pero en España es una demostración de las actitudes presuntuosas y la enfermiza vanidad de muchos atadores y atadoras. Además, se olvidan de la modelo, porque cuando la gente mira las fotos piensa más en el nombre del atador que en la modelo, y yo eso no lo comparto.

El shibari es un bondage obsesionado con la técnica, con los trazos precisos, y que se usa mucho para hablar de la parte artística del bondage, sobre todo a convencer a gente sin cultura, sin nivel y sin experiencia, a que prueben las ataduras, pero no hay que convencer nunca a nadie de nada. Si alguien no quiere, pues que se vaya, pero el shibari también es bondage, también es erótico, también es sexual, y también hay gente que se excita, que se masturba y que folla, con shibari.

Kinbaku. El kinbaku es lo mismo que el shibari. Aquí en la cultura occidental todo lo queremos diferenciar, pero en la cultura oriental kinbaku y shibari son lo mismo, e incluso en Japón y otros países asiáticos, o Rusia también, encuentran este debate amateur, ridículo e innecesario. Ellos, que son muy elegantes al hablar, dicen que estos son debates occidentales.

Tape bondage. El tape bondage consiste en atar con cinta de precintar. Es también una práctica bastante habitual, porque comprar un rollo de cinta es barato, discreto, fácil y rápido. Además, es multiuso, porque te sirve tenerlo en casa por si algún día revienta la cañería del agua, o se rompe una madera, y no hay que dar explicaciones a nadie, que no sospecha de su uso sexual.

Se utiliza mucho como mordaza, que es el tape gagged. Hay muchos tipos de cinta, e incluso cada rollo es distinto. Algunos tienen una capacidad adhesiva que no se nota, y se desenganchan solos. Otros, por el contrario, tienen una cola que se engancha muy fuerte, y hay que estirar lento y con mucho mimo para quitar la mordaza. Es cuestión de mirar cada rollo, uno a uno, porque sus propiedades se alteran según la condiciones a las que están sometidos, según sea calor, frío, lugares ventilados o húmedos, por decir algunos ejemplos.

Hay dos inconvientes con el tape bondage, que mucha gente se reirá al leerlos, porque quizá les ha pasado a ellos y ellas. El primero de estos problemas es que al atar la cinta se engancha sobre el propio rollo o a nuestros dedos, se estira con más fuerza simplemente para desenganchar la cinta, y se aprieta tanto la cinta que llega a cortar la circulación de la sangre en las muñecas. Esto no puede pasar, y hay que repetir las ataduras.

El segundo problema habitual de la cinta de precintar es que es efectiva como mordaza dando la vuelta a toda la cabeza, rodeando todo el contorno, pero si se hace por encima del cabello los pelos se adhieren a la cinta, y al quitarla se arrancan pelos, o se rompen pelos. Hay que saberlo.

Momificación. La momificación dentro del campo de bondage se hace con vendas, pero la mayoría de ocasiones se hace con cinta de precintar también porque es un material mucho más barato que la cinta. No es recomendable hacerlo sobre la piel desnuda, porque reseca la piel y crea problemas de piel. Se puede hacer sobre ropa, con la modelo vestida, o colocando primero film transparente, que en inglés se dice "plastic wrap", aunque el film transparente da calor y se crea debajo una capa de humedad que impregna como vapor todo el plástico por debajo.

Como es fácil de intuir, consiste en atar a las personas en la misma posicion de las antiguas momias, para entendernos. Hay algunas recomendaciones que son propias del sentido común, como es no practicarlo en verano salvo que tengas aire acondicionado en casa, no tapar jamás las fosas nasales porque la persona debe de respirar con total normalidad, no colocar la cinta o las vendas apretadas en el cuello porque puede cortar o dificultar seriamente la respiración, y otros cuidados que os lo dice vuestro propio sentido común y uso de la razón, que según dicen el ser humano tiene estas capacidad, aunque muchas veces no lo parece, y estamos llenos de subnormales.

Suspensión. La suspensión es una persona atada suspendida en el aire, sin tocar suelo. Las suspensiones no son shibari. No cometer este error. Es cierto que el shibari usa muchas veces la suspensión, pero una suspensión es una suspensión. ¡Así de fácil! Consiste en atar a la persona de alguna viga, una rama, anclajes en el techo, o cualquier otro firme y sólido apoyo que consiga que la persona está atada en el aire, sin tocar suelo. Requiere de mucha práctica y experiencia, y no debe de practicarse sin experiencia en bondage. Una cuerda mal puesta puede causar mucho dolor, o incluso alguna lesión, y hay auténticas salvajadas en esta modalidad, de gente que no tienen ni puta idea de lo que están haciendo. La vanidad, la prepotencia, los aires de grandeza o una actitud de divo o divas presuntuosas, son riesgos peligrosos para la suspensión.

En España hay como una obsesión, es como una moda en la que todo el mundo quiere tener su suspensión de mierda para ponerse la foto en las redes sociales, aunque sólo sea cinco segundo colgando, pero estamos en una sociedad con una cultura muy atrasada, que tampoco muestra ningún interés en aprender y avanzar, más pendientes de sus egos y su soberbia para ser la más guapa o la más lista o el mejor maestro en el facebook o instagram y esas tonterías, y hay muchas malas experiencias en suspensiones.

Strappado. Esta posición es muy erótica y sexual, y quizá la podéis haber visto en vídeos o fotos bondage. Consiste en los brazos atados a la espalda, pero con la cuerda tirando de los brazos hacia arriba desde detrás, desde la espalda, quedando los brazos paralelos al suelo. Podría decir que forman un ángulo de 90 grados entre los brazos y la espalda. Para conseguir esta posición, la cuerda debe de estar atada a algún punto alto, por encima de los hombros, porque las manos quedan aproximadamente a la altura de los hombros, según la flexibilidad de la persona atada.

Cabe decir que para un buen strappado la persona debe de estar recta de pie, sin doblarse hacia delante, que es lo habitual en personas rígidas o de poca flexibilidad. Debe de mantenerse erguida, y es una posición que se hace con chicas. Casi ningún hombre puede estar atado en esta posición, por la constitución física masculina, que nos da un dorsal y unos hombros de características distintas a las mujeres, y es casi imposible alcanzar esa altura por detrás de la espalda. Debe de ser un hombre muy flexible o muy delgado, pero un hombre musculoso no puede, salvo riesgo de una grave lesión, como dislocaciones o roturas. Los chicos doblaran el cuerpo hacia delante, y ya no es un strappado perfecto. Las chicas sí pueden conseguir esta posición.

Cuffbondage. Este es el bondage que se hace con esposas, y grilletes. Yo soy amante de las cuerdas. Para mí el bondage siempre son cuerdas, y sólo me sirven cuerdas para bondage. Me encantan las cuerdas, y pienso que las cuerdas es el material de todos y todas los entusiastas y amantes del bondage. El bondage real es con cuerdas, pero he de reconocer y aceptar también que hay gente que lo practica con esposas. Hay esposas de juguete, esposas profesionales, y hay webs que venden esposas y grilletes muy elaboradas, casi como de los castigos en las mazmorras de la Edad Media, con todo tipo de formas y particularidades. Son sus gustos, y hay que respetarlos, pero este estilo no es lo mío, no.

Cast bondage . Puestos a hablar de prácticas bondage minoritarias, explicaré en pocas líneas el cast bondage, que son las escayolas médicas. Muy poca gente la usa, porque necesitan conocimientos en enfermería o medicina, y es de coste económico, además de los problemas de limpieza y suciedad. Consiste en enyasar los brazos o las piernas o el cuerpo tal como se hace en medicina, de tal forma que la persona no puede usar esa parte del cuerpo, o todo el cuerpo. Hay fotos y vídeos muy curiosos por Internet, que podéis encontrar escribiendo simplemente "cast bondage", pero es muy minoritaria, aunque os la explico para mostrar que existen una enorme variedad de modalidades sobre cómo practicar bondage.

Más estilos. Hay muchos más estilos que os iré explicando en otros artículos, y que como siempre voy publicando cada mes.