Estas balas de paja redondas son muy grandes, altas y pesan mucho. Se pueden llegar a mover empujando con mucha fuerza, pero no deben de moverse porque se pueden romper. Hay que tener respeto, y no se pueden mover del lugar en el que están colocadas.

Nuestra idea fue subir a la modelo encima de la bala de paja, y tumbarse boca arriba siguiendo la curva de la bala de paja. Thyffany tiene una figura preciosa, delgada, y quedaba genial en esa posición, desnuda, uniendo el color de su cuerpo al del paisaje.

Antes de empezar, colocamos algunas cuerdas rodeando la bala de paja. Es brutalmente difícil, pero conozco estos elementos desde mi infancia. En estos espacios jugaba con mis amigos y mis amigas cuando era pequeño, y conozco todos los trucos y las estrategias para rodear la bala de paja.

Colocamos ocho cuerdas, donde iba a unir después otras cuerdas usadas en las ataduras. Fueron las cuerdas más largas, porque no hay suficiente con una cuerda de diez metros. Repito de nuevo que estas balas son muy grandes.

Una vez estaban puestas las cuerdas de guía, la modelo se subió a la bala de paja. Thyffany tiene práctica y sabe subir. Hay que subir con cuidado, sin hacer el imbécil y rin romper la bala.

Thyffany se tumbó boca arriba, y atamos sus muñecas y sus tobillos juntos. Otra cuerda muy larga salía de sus muñecas, cruzaba toda la bala de paja por debajo, y atamos el otro extremo de la cuerda bien fuerte a sus tobillos, de tal forma que las ataduras mantenían a la modelo bien estirada en la posición que se había colocado. Fue también muy difícil colocar esa cuerda, pero tenemos mucha experiencia y supimos hacerlo, y quedó una imagen muy estética, atada, amordazada y desnuda sobre esa bala de paja redonda.

En las fotos no se ve, pero soplaba mucho viento, con tanta fuerza que era capaz de mover las cuerdas por encima de la bala de paja, a pensar de estar tensas y fuertes. Fue un día con viento. Las fotos salieron muy bonitas y muy vistosas, como me gustan, porque la bala de paja es nueva y todavía tenía su intensidad después de haber sido cosechada.