Outdoor Bondage. Llegamos a este prado justo cuando el sol quedaba a mi espalda. La iluminación estaba muy bien, porque ya he dicho miles de veces en la website que me encanta hacer las fotos con sol. Me gusta la alegría que le da su iluminosidad, las sombras y cómo acentúa los colores, sobre todo los colores de estas cuerdas rosas que tienen bastante fibra sintética mezclada con fibra natural.

Elegimos de vestimenta sólo este short corto militar. Siempre hacemos la modelo desnuda o la modelo vestida, pero los posados que son semidesnudo, enseñando sólo los pechos, también transmite mucho aire sensual en las fotografías.

"Un simple hogtied outdoor amordazada"

Fue con los brazos atados a la espalda, con los codos juntos, las muñecas pegadas a la cintura sin poder despegarlas, las piernas atadas juntas desde los muslos hasta los tobillos, una cuerda en hogtied rodeada en circular por encima de su propio trazo, y amordazada con una mordaza de bola negra.

El objetivo era un posado bondage erótico y sensual. Estamos en el siglo XXI ya terminando la segunda década, por lo que me parece ridículo y prehistórico escandalizarse por el erotismo. Es fotografía erótica, y vamos a combate contra las mentes retrógadas, trogloditas e inquisitorias. La vida es un combate tras otro hasta el último de los días. ¡Lo asumo! Mi vida son combates desde que nací. Creo que no sé hacer otra cosa.

Conseguimos el resultado erótico y sensusal que queríamos transmitir, porque la fotografía también es comunicar.