Outdoor Bondage. Esta jaula comedero de animales está casi olvidado y sin uso. Junto a él había un poste y muchas maderas, y mi idea fue una sesión con los dos elementos, es decir, la jaula comedero y el poste, porque tenemos nuestra categoría de Pole Bondage dentro de las fotos de outdoor bondage, y así tengo la opción de poder clasificarla.

En primer momento quise colocar el poste paralelo encima de la jaula. Hubiera quedado bien, pero había dos problemas en esa forma. En primer lugar, para la modelo era muy difícil mantenerse estirada encima del poste, y hubiera entonces de hacer un bondage hacia abajo. El segundo inconveniente de colocar el poste en esa posición es que rueda por encima de la jaula, y se hubiera caído. Era muy difícil asegurar el poste. Hubiera tenido que colocar muchas cuerdas en ambos lados, y nos hubiera hecho perder estética de foto y sobre todo mucho tiempo.

"Bondage improvisando ideas surrealistas con el poste y el comedero"

Descartada esa colocación del poste, decidí ponerlo inclinado, que así su movimiento era mínimo. No rodaba como antes, pero sí se movía un poco, y coloqué un par de cuerdas de seguridad atada a ambos lados, para hacer perder la oscilación del poste. Otro detalle fue los tobillos de la modelo, atados sobre la base del comedero, apoyados en las plantas de los pies, que le da todavía mucho mayor equilibrio al posado.

Otro detalle de seguridad que tuve que hacer por precaución fue colocar las cuerdas debajo de la espalda de la modelo. Esto es debido a que estas maderas suelen tener astillas o irregularidades. Pueden ser mínimas o casi inapreciables, pero hacen heridas notables, y con esas cuerdas la modelo se apoyaba sobre las cuerdas, bien prensadas y juntas, y muy segura.

Son detalles de precaución que siempre tenemos en cuenta para que las sesiones sean divertidas.

Una vez hechos los detalles, até los brazos bien atados estirados por encima de su cabeza, atada al poste, vestida con este disfraz de colegiala, atada también por los muslos y amordazada. Salían nubes por encima de las montañas, con toda la apariencia de quedarse ya hasta la noche, y comenzamos a hacer las fotos rápidas, porque me gusta con sol. No crecieron rápidas las nubes, y pudimos hacer todas las fotos durante quince minutos más o menos con total tranquilidad.