Estuve pensando en hacer una suspensión en la puerta, pero esta lleno de cristales, porque todos estos espacios cuadrados eran baldosas de cristal. Hay cristales todavía de punta, afilados y bien firmes sujetos por los materiales de construcciones, sobre las maderas y los hierros, tanto superiores como en los lados. Hay cristales de todos los tamaños por el suelo, grandes o minúsculos, hay cristales sueltos por los ladrillos, y hay cristales en toda la zona, por lo que descarté la suspensión, para evitar cortes.

Preferí un bondage atada de pie, frente la puerta, desnuda y con zapatos sexys de tacón alto. Llenamos el cuerpo de cuerdas, por tobillos, rodillas, muslo, cintura, pechos y hasta arriba de los hombros, rodeando sus brazos atados a la espalda y volviendo a pasar las cuerdas por dentro de las cuerdas, para mantenerlas firmes y bien tensas.

Por supuesto habíamos tomado antes todas las medidas necesarias para garantizar que la modelo no iba a caer encima de los cristales. La seguridad siempre es lo más importante en todas las sesiones de fotos, y miramos todos los detalles.

Thyffany esta atada en un edificio abandonado, y eso todavía implica más seguridad, porque en cualquier momento puede venir una persona. En estos edificios entra gente, mucha gente. A veces vienen a robar material, otras veces hay grafiteros, y en ocasiones actividades que presuntamente son delitos, y como es lógico hay unos pasos previos que tenemos que hacer antes de la sesión, pero esto ya no lo explico porque es secreto y personal.

Os he publicado cinco fotos de esta sesión que nos ha gustado mucho cómo ha quedado encajada en este escenario.