Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Llegamos a esta casa abandonada, y nos encontramos con este fotográfico televisor de muchos años de antigüedad. No tengo ni idea de televisores, pero eso ha de ser del siglo pasado seguro. Era el cásico televisor en la época de los años 1970 aproximadamente, o incluso antes.

La foto estaba clarísima. Tenía que ser junto al televisor, y habíamos pensado hacerla de pie, pero entonces perdía mucha toma del televisor. Vimos una silla también muy vieja en la casa, y decidimos hacer las fotos con la modelo sentada en la silla, junto al televisor. ¡Viendo la tele atada a la silla!.

"Atada en esta casa abandonada junto al televisor antiguo"

Hicimos unas ataduras fáciles y rápidas que me gustan mucho, que son las piernas atadas juntas por muchos sitios, las manos atadas a la espalda y amordazada, pero no podía ser nada complicado. Esta es una casa abandonada pero en buen estado y con indicios de que de vez en cuando vienen a vigilarla que este bien, y habia que ser rápidos, despiertos y estar alerta. En realidad hay mucha tensión en estas fotos, porque en las casas abandonadas hay de todo, y es peligroso si viene alguien. Como siempre, el mayor peligro es la gente, y hay que estar alerta.

La decoración de la habitación era fabulosa. Estaba perfecto. La escoba tiene más de 30 años por lo menos. El papel hortera de las paredes es de mediados del siglo XX más o menos. Las ventanas ya casi eran del siglo XIX o de la Edad Media, y si os fijáis, está todo en demasiado buen estado. No hay nada roto, no hay grafitis, el televisor no lo ha robado nadie todavía aunque siempre acaban robados estos objetos por las bandas que saquean casas abandonadas, y la casa está perfecta. Eso significa que está vigilada.

Hicimos muchas fotos. Quise que la gran mayoría de las fotos fuera con la modelo sentada, porque quería pillar el televisor muy bien. La silla está bien, dentro de lo que cabe abandonada, pero tampoco se puede mover mucho, porque se puede romper o clavarse una astilla o pincharse con algún clavo, y aquí la modelo por seguridad no cambia mucho de posados. No importa moverse aquí.

Al fin y al cabo, la foto que buscaba era de la modelo sentada con el televisor al lado, e hicimos centenares fabulosas. Eso sí, vigilando con mucha tensión, a cada segundo, pero todo saió bien, y las fotos me gustan mucho. Son encantadoras con ese televisor.