Decidimos hacer otra sesión bondage atada en el mar. Hace muchos años que hacemos estas fotografías atada en el agua, y ha cambiado mucho la gente en todos estos años. Las playas ya no son un paraíso. Ahora hay gente en la playa todo el año, y cada vez es más habitual encontrarse con situaciones insólitas e increíbles. Te aparece la gente por sorpresa, como por arte de magia, y en esta sesión nos salió la gente por el aire. ¡Sí, sí, literal, en serio! ¡Ahora os lo explico!.

Thyffany estaba atada con un crotchrope entre sus piernas, los brazos atados a la espalda, y las cuerdas rojas nos encantan porque resaltan con el blanco reluciente por el sol, los tonos azul del mar y las formas que dibuja las crestas espumosas. También habíamos elegido una mordaza ballgag con la bola de color azul, que da la apariencia de ser una bola de agua, pero no lo es. Es una bola real y dura.

Comenzamos a hacer las fotos. Se veía gente a lo lejos. Veíamos una persona sentada en la arena, un pescador en la orilla, y un señor con esos aparatos que son detectores de metales, buscando entre la arena. Forma parte ya de la rutina habitual, y a estas personas hay que sumar la gente que corre, la gente que pasea el perro, y mil historias. Las playas están muy habitadas todo el año.

Las fotos salieron fantásticas. Son todas diferentes, porque el agua nunca me ha repetido dos formas idénticas, y a veces nos gusta la ola en la pierna, en el cuerpo y un listado de posibilidades interminable. Es muy difícil elegir qué fotos publicar, porque hay muchas fotos muy bonitas.

Estábamos haciendo las fotos, y de repente este chico volando por el cielo. ¡Sí, sí!. Aparece un chico con un parapente con hélice, volando por la playa. Os he puesto una foto. También lo grabamos con una de nuestras cámaras. Volaba muy cerca de la arena, casi a ras, a un par de metros del suelo. ¡Esto es increíble!.

La gente está en todos sitios. Cada vez hay mayor número de rescates de personas que se pierden por la montaña y por los bosques. Nosotros nos hemos encontrado gente en lugares impensables. La gente es muy imprudente. Buscan por internet lugares a dónde ir, o van a aquel lugar que han visto promocionado por televisión, sin tener conocimiento del terreno, sin tener experiencia y sin ir preparados, pero esto es la realidad actual. Es la masificación, es el negocio del turismo, es la moda de las excursiones y de copiar lo que hacen los demás, y son problemas. La gente siempre es impredecible e inevitable, y todas estas incidencias siempre las sumamos y las tenemos en cuenta antes de hacer las sesiones.