Un invierno aburrido en una ciudad de Barcelona caótica, maleducada, histérica, bravucona, y que detesto y me repugna al mismo nivel que su gente, decidí hacer una serie de sesiones fotográficas bondage en estos coches antiguos retro.

Hicimos seis sesiones con dos modelos, Thyffany Young y la presencia de una modelo llamada Lady Black, y la primera de todas las sesiones que os enseño es eEste coche clásico antiguo, muy grande, y que al entrar al edificio estaba cubierto con su capota. Sin embargo, para fotos quedaba espectacular en formato descapotable, porque encontrábamos el coche más bonito y al mismo tiempo nos permitía la foto de la modelo dentro del vehículo. La capota puesta ensombrecía demasiado la modelo en el interior de este coche.

"Lady Black muy atada en este descapotable antiguo"

Lady Black se tumbó sobre el reposapies, aprovechando que era ancho. Tenía los brazos bien atados a la espalda por codos y muñecas, imposible de desatarse, y con las cuerdas rodeando su cuerpo que mantenían sus brazos pegados a la espalda. Las piernas las tenía atadas juntas, caídas sobre la maleta del vehículo que en aquella época hacia función de maletero supongo, y dos cuerdas ataban sus piernas a los hierros firmes donde se sujeta la capota.

Quedaba un posado muy estilizado, bella con sus pechos desnudos y ese piercing sensual en los pezones, los bonitos tatuaje de su cuerpo, y comenzamos a hacer las fotos desde todos los ángulos posibles, porque no había mucho espacio. El lugar esta bastante saturado y sobrecargado de coches, objetos y elementos, y hay ángulos fotográficos que son imposibles porque limitaba con las paredes, las columnas en el centro de la sala, y el alto volumen de coches aparcados. Era imposible colocarse en algunos fotos. Es cuestión de las leyes de la física.

Después de diez minutos de fotos, añadimos la segunda modelo en la escena. Se puso Thyffany Young en el asiento del conductor, con las manos al volante y a las cuerdas, mirando a Lady Black bien atada, y la imagen quedaba fantástica. Yo propuse el juego de hacer ese contraste en la imagen de las modelos con dos roles distintos, y las modelos aceptaron. Yo siempre propongo miles de ideas, que tengo una fuente de ideas inagotable hasta la eternidad, pero las que dicen "sí" o "no" siempre son las modelos.

rHa sido muy difícil elegir las fotos de esta sexión, porque son muy bonitas, pero no voy a publicar cien fotos, y he tenido que descartar muchas fotos que me encantaría publicar. He decidido publicar una variedad de posados y enfoques.

La segunda sesión que os muestro es este coche. Me encantó este coche. Lo encuentro muy bonito, y además me gusta mucho el contraste entre el tono verde del coche y las cuerdas rojas. Ya sé que todas las personas tenemos gustos diferentes, y habrá gente que tendrá por preferido el primer coche, otros dirán el tercero, y habrá quien diga el sidecar. Todas las opiniones son válidas y respetables, y la mía es que me encanta este coche.

"Thyffany Young atada y amordazada al volante de este coche retro"

He de reconocer que no tengo ni idea de qué coche es. No sé su marca, ni fabricante, ni antigüedad, ni nada. Yo no soy de esas personas que van por la vida haciéndose los listillos baratos y estúpidos. ¡Listillos asquerosos de mierda en este país nos sobran! Lo podría haber preguntado, pero tampoco hubiera escrito el nombre del coche. No entiendo de estos coches, y no soporto los listillos que quieren aparentar siempre que lo saben todo. Eso es de hipócritas falsos y mentirosos, y yo tengo el suficiente carácter para ser yo mismo.

La posición escogida fue con Thyffany sentada en el asiento del conductor, las manos delante atadas al volante, las piernas atadas juntas atadas a la barra de hierro de la dirección, y amordazada. Quedaba muy elegante y sensual, con la chica atada en este coche clásico y antiguo.

Las cuerdas están puestas con mucho cuidado en el coche, porque estos coches son frágiles. Es innegable que se podrían haber colocado tensas atadas a la carrocería, o a la rueda lateral, o a cualquier hierro o elemento válido para liar y anudar la cuerda, pero hay que ser responsable y demostrar que la confianza en nosotros está bien depositada, porque los propietarios cuidan, miman y reparan estos vehículos. Les tienen cariño, son valiosos, y para la gran mayoría de propietarios tienen incluso valor sentimental.

Me hubiera encantado unas ataduras duras y severas, pero en algún mínimo movimiento o por la presión podrían haberse dañado alguna pieza, o saltado simplemente esa pintura inmaculada, y yo no permito errores en bondage. El escenario está intacto cuando llegamos, y al irnos el escenario debe de seguir intacto.

Thyffany está atada al volante, lo sé, pero Thyffany y yo tenemos muchos años de experiencia y relación. Thyffany es muy cuidadosa, y nunca rompe ni daña nada. Tiene mucho tacto, y es una maravilla. Por eso pude atar Thyffany al volante, porque ella no hará movimientos que puedan dañar el vehículo, y yo pondré las cuerdas con la suavidad necesaria para que no afecte ni tan siquiera a la pintura.

Al acabar la sesión con Thyffany en este coche, decidió ponerse Lady Black, y me encantó en esta ocasión repetir escenario, porque ya he dicho antes ue me encanta este coche descapotable antiguo. Es mi favorito de todos.

Le dimos las directrices a Lady Black para respetar el vehículo, porque le dije que tenía pensado hacer su bondage con las piernas atadas al volante, pero no tenía que mover las piernas ni nada de su cuerpo.. Esto no era una sesión bondage de intentar desatarse. Las fotos era simplemente una sesión bondage sensual y erótica, con las cuerdas atadas de forma suave, sin dar la apariencia de ese bondage duro que a mí me gusta, para ilustrar en cierto modo la fragilidad de estos vehículos. ¡Siempre exigimos, y damos también, máximo respeto!

Atamos los brazos de Lady Black a la espalda, bien atada, que no pudiera desatarse, rodeamos estas cuerdas alrededor de su cuerpo por encima y debajo de sus pechos, la piernas bien atadas, otra cuerda atada contra la parte trasera del coche, y por supuesto el coche, un precioso coche antiguo descapotable y ella sentada atada en el coche. Quedaba muy vistoso el rojo de las cuerdas y el verde del coche.

Me hubiera encantado este coche en un paraje exterior. El coche sobre un terreno llano, con un fondo limpio, sin elementos que enturbien la escena y el cielo azul, ha de ser impresionante. Supongo que alguien por todo el mundo tendrá la oportunidad de hacer esta foto, pero Barcelona es una ciudad detestable, de cemento y calles y edificios y una sociedad dantesca que aborrezco, y haberlo sacado a la calle habría sido fotografiar ríos de gente con sus móviles, tiendas, papeleras, ladrillos, fachadas y mil burradas tan típicas y habituales de las ciudades.

Igualmente, tampoco salía por la puerta el coche, porque entre el vehículo y la calle había coches antiguos que tendrían que haber sido apartados, y cristales, y puertas, y protecciones, y los coches para apartarlos deberían de haber salido a la calle, porque la estrechez de los pasillos interiores impedía entrarlos adentro sin colisionar con otros coches, y no podía ser. La única opción era su ubicación, e hice las fotos tal como estaban colocados.

Paso la mayor parte de mi vida rodeado de naturaleza, montañas y parajes naturales, y mis fotos favoritos siempre son hechas al sol con el cielo azul. No soy muy partidario de hacer fotos en lugares interiores, aunque hago de vez en cuando, y detesto las fotos en blanco y negro, tal como he dicho miles de veces.

Después seguimos con este fantástico coche me daba para muchas ideas. Se podía hacer con la modelo atada en las ruedas, que era una posición que me encantaba, pero me decidí por la posición sentada atada encima del coche, que también figuraba entre mis ideas favoritas para este escenario.

Era sentada encima del coche, con las piernas ligeramente abiertas atadas por rodillas y por tobillos a los hierros de ambos laterales que forman la estructura sólida del coche. Tensamos las cuerdas, para crear esa situación bondage donde no se pueden cerrar las cuerdas, pero no hicimos la tensión al máximo porque estos coches antiguos clásicos son muy frágiles, y no hay que romper nada. No se trata de ser bestias.

"Bondage atada en un coche tétrico antiguo"

Los brazos los tenía atados juntos a la espalda, apoyada sobre la maleta que acompañaba en ocasiones este tipo de vehículos, y una cuerda salía de las muñecas atadas a otro de los hierros traseros, quedando la modelo con los brazos atados hacia atrás.

Es un vehículo con un gran encanto fotográfico, porque esos tonos negros, el tapizado, y los dos fanales colocados en la parte delantera del vehículo, le dan una apariencia de un coche tétrico, de esas películas de terror o misterio o tipo de la Familia Addams. Dispara la imaginación, y la fantasía crea miles de situaciones recreadas por nuestra mente en épocas pasadas.

Debería de ser fascinante en el siglo pasado viajar en ese vehículo. Son muy fotográficos esos fanales, y el volante en medio del asiento. Le pregunté por curiosidad a la persona que tenía los vehículos cómo se frenaba y cómo giraba, porque no me daba mucha impesión de seguridad ese vehículo. Es por encima de todo una experiencia, y me lo explicó, pero esto es una web bondage, y aquí hablamos de cuerdas. No hablamos de coches y frenos y volantes y ruedas.

Para mí las fotos siempre tienen que buscar ser vistosas, atractivas, originales y sorprendentes, en cualquier ámbito y temática, y somos la primera web bondage en todo el mundo en hacer bondage con chicas atadas en este vehículo antiguo clásico muy retro.

Buscando nuevos vehículos, me fije en este coche clásico antiguo para aprovechar el tiempo y las ataduras. Busqué una posición bonita, atada en este coche retro antiguo, y desfilaron por mi cerebro una lista interminable de ideas mirando el coche.

Vi un neumático justo enfrente del coche, que me permitía hacer una sesión distinta a las anteriores. Pensé en colocarlo al lado del vehículo, de tal forma que en el enfoque de la cámara captaba todo el vehículo entero, porque por delante y por detrás está casi encajado en la pared, y al otro lado hay cristales. Este es el único enfoque, un poco más recto, inclinado, pero siempre en esta dirección, y con el neumático podía variar y moverlo.

"Atada sobre este neumático de hierro fundido y goma maciza"

La sorpresa fue el neumático, porque ¡como pesaba! ¡Era impresionante el peso del neumático! No me lo podía creer. Yo sabía que estaba cansado, pero tampoco a ese extremo como para no poder levantar el neumático. La curiosidad de este neumático es su peso real. Está hecho hace ya más de un siglo, y está hecho de hierro fundido y goma maciza. ¡Pesa bestial!. Era para los carromatos del siglo XIX y cosas así, y pesa increíble.

Lo llevamos rodando hasta delante del vehículo, y Lady Black se sentó encima del neumático, atada frente el coche antiguo. Dobló las piernas hacia dentro, y fue ir atando las piernas por los muslos, tobillos y gemelos, rodeando y formando una especie de red que le hacia mantener las piernas atadas encogidas, sin poder desatarse. Podría haber atado su cuerpo a la rueda, pero preferí darle un margen de movimiento a la modelo, porque así puede estirarse hacia detrás y hacia delante, enseñando las firmes ataduras de los brazos o de las piernas, según se mueva.

La posición del vehículo arrinconada hace que el abanico de foto variada es muy escaso, debido al ángulo fotográfico limitado, y no me entretuve mucho ni me esforcé mucho en estas fotos, para no desgastarme innecesariamente, que todavía quedaban vehículos. Además, faltaba volver a colocar el neumático en su sitio, y es como levantar una roca de quince toneladas. ¡Sí, exagero un poco, es cierto! Pero la verdad es que no es el típico neumático de los coches actuales. Pesa increíble.

Es una lástima el poco tiempo dedicado a esta sesión porque el coche es muy bonito. Tiene su magia y su atractivo, y lo imagino en esas situaciones de los dibujos animados, conduciendo un gato y aventuras similares, pero no se podía mover, tenía todos los cristales enfrente con los reflejos feos de las luces, y no se podía aprovechar toda su belleza al no poder enfocar en otros ángulos.

Acabadas rápidasi este sidecar, me decidí por un bondage atada en un sidecar. El sidecar esta dentro de un edificio, y no puedo sacarlo a la calle, por lo que apartamos todos los objetos que pudieran sobrecargar la foto. El protagonismo es de las modelos, el bondage y el sidecar.

"Atada en un sidecar"

Es un vehículo frágil, antiguo, y decidí atar a Lady Black fuera del sidecar, porque era mucho más fácil hacer las ataduras y no había riesgo de dañar el sidecar. Una vez estuvo con los brazos bien atada a la espalda, fue ayudarla a sentarse en este compartimento tan característico de los sidecars.

Yo no sabía que el asiento era tan profundo. ¡No tengo ni idea de sidecars! Nunca he conducido un sidecar, y tampoco he ido en sidecars. Pensaba que la modelo estaría más levantada, más visible, pero se hundía por debajo del pecho, y no se veía casi nada de cuerdas. Yo había hecho unas buenas ataduras, porque soy así de travieso, siempre con las modelos bien atadas, pero no se veía nada al principio.

Lady Black ajustó su posición ya sentada y atada, y supo colocarse en una posición que se podían ver por los menos sus cuerdas del pecho. ¡El próximo día tengo que llevar cojines! Por cierto, me pregunto cómo se sienta la gente en estos espacios cuando van por la carretera. Deben de ir mirando hacia arriba.

La sesión bondage atada en el sidecar tuvo dos partes. La primera parte de estas fotos fue en este espacio del sidecar, con Lady Black atada dentro del sidecar y con Thyffany Young sentada al manillar, pero con la moto apagada y sin llave, que enfrente estaba la pared.

Hicimos cinco minutos de fotos, y la segunda parte fue enfocando desde el otro lado, ahora con Lady Black atada sentada sobre la moto. Aquí se veía sus muñecas y sus codos atados, pero no se veía el sidecar, y no podía cambiar a otros ángulos de enfoques porque no había espacio y el escenario no estaba despejado de otros elementos que enturbiaban la imagen que yo quería dar. ¡Vaya con el sidecar! ¡El sidecar no dejaba las fotos fáciles como yo había pensado!.

Opté por acribillar de fotos por todos sitios y por todos los ángulos posibles, y salieron muy bonitas las foto, a pesar de que ha sido también mi primera experiencia de escenario con un sidecar. La próxima vez ya sé que los sidecar son mucho más hondos de lo que yo pensaba.

Este coche antiguo también me llamó la atención. Es bonito, es elegante, y es como si este modelo de coche lo hubiera visto en miles de películas.

"Atada en un coche clásico típico del cine en épocas antiguas"

Me suena de esas películas de ricos, de hombres elegantes, pero también me suena de las películas de gangsters, aunque en color negro el coche. Me gustaba toda su estética exterior, y la idea fue colocar a Lady Black apoyada sobre esta parte exterior del coche, que sobresale de las puertas y es bastante ancho. La modelo podía sentarse bien y tenía el espacio necesario para mantener el equilibrio cómoda. Tampoco iba a ponerse a saltar, lógico.

Tenía las dos piernas atadas juntas por tobillos y rodillas, y podía hacer movimientos de subirla y bajarla, apoyarlas en la tabla o en el guardabarros de la rueda trasera del coche. Los brazos los tenía bien fimes a la espalda, y apoyó sus hombros sobre la rueda de respuesta.

Con esta colocación ya me gustaba mucho el posado. Tenía diferentes espacios donde podía ir variando los ángulos fotográficos, y Lady Black estaba muy guapa y sexy. Hicimos diez minutos de fotos, y al terminar decidimos hacer unas cuantas fotos más con la participación de Thyffany Young, con el gesto de guiarla con las cuerdas o tenerla amordazada con la mano. En inglés hay muchos foros, fotos y webs que le llaman a este práctica "handgag", y lo tiene como un fetiche, con miles y miles de adeptos y adeptas.

Terminamos con este vehículo, y yo ya estaba agotado. Fue divertido, y me aportó un escenario distinto. Es un escerio interior, y yo soy amante de los escenarios exteriores, pero es un escenario interior curioso, llamativo, original y variado, y estas cualidades son imprescindibles cuando yo evaluo los escenarios y las fotos. Me gustó la experiencia, y aquí os enseño un par de muestras para que podáis ver las sesiones.