Horses Bondage. Hemos hecho la excepción de ir siempre variando escenarios con este caballo, y hemos vuelto a hacer una segunda sesión sobre este caballo. Tiene una crin, una cabellera, preciosa, y ya cuando hicimos la primera sesión me quedé con la incertidumbre de si hacer las fotos con los brazos atados a la espalda rectos, o atada con los brazos pegadas a la espalda.

En aquella ocasión me decidí por la segunda opción, pero me encanta el clásico posado de los brazos atados a la espalda por manos y codos, y he querido hacer las dos sesiones.

"Atada y sentada sobre este caballo de crin preciosa"

Siempre hago las fotos sin silla. Soy totalmente contrario a las sillas. En realidad, si eres una persona ágil, inteligente y en forma, te puedes mantener sobre el lomo del caballo. Has de saber dónde sentarte, y sentir el contacto con el caballo. Thyffany siempre explica que ella nota mucho en las piernas cómo se mueve la musculatura del contrario, cómo se contrae, e incluso nota si el caballo se pone nervioso, se impacienta, se mueve o si está relajado. Es simplemente respetar al caballo y saber leer los diferentes estados en los que está el caballo, porque es un ser vivo, y además, es una especie animal donde desarrollan su propia personalidad y carácer.

Son animales extremadamente nobles y fuertes, y si tiene buenas sensaciones no se pone a dar saltos ni te tira. No es tampoco un caballo salvaje de las estepas mongolas o del salvaje oeste norteamericana, por lo que está acostumbrado a la presencia humana, y no suelen asustarse cuando ven personas. Muy al contrario, son curiosos y sociables, y suelen acercarse, o por lo menos, mirar.

Cada raza de caballo tiene su crin, y este caballo tiene un pelaje espectacular. Le crece enorme que a veces no le deja ver, y hay que hacer como los humanos, pasar por el peluquero. De vez en cuando se sacude, tal como podeis ver en un par de fotos. Esto es porque él mismo se aparta el pelo de los ojos, o porque se le ha metido un insecto o moscas que le molestas. Estos insectos molestan mucho a los caballos. Les pican, y hay una mosca que se llama popularmente la mosca de los caballos o mosca negra, que es una picada dolorosa también para los humanos, y provoca hinchazones enormes, y pueden transmitir enfermedades. Por eso hay que protegerles de estos insectos.

La sesión fue muy divertida y una experiencia maravillosa, y ya hemos añadido otra nueva galería a nuestras sesiones de Horses Bondage, atada en caballos.