Horses Bondage. Esto es una mula. ¡Repito! Es una mula. No es un caballo, no es un asno, no es un burro, no es una yegua, etc. Es una mula, y la verdad es que ha sido toda una aventura la sesión de fotos con la mula.

Las mulas tienen mucha fama, e incluso son el origen de muchas frases en nuestro lenguaje. En español hay una frase coloquial que es "eres más terco que una mula", que se usa cuando alguien es muy tozudo o cabezota, y la frase tiene mucha razón. Porque la gente tiene esa imagen de las mulas de películas que se usan en el cine, pero eso son animales muy domesticados con una conducta sospechosamente humana. Yo no veo claro cómo tratan esas mulas del cine.

"Atada junto una mula"

Por naturaleza, y por abrumadora mayoría, las mulas no se pueden montar. No les gusta que se les suban personas. Para subirte a una mula hay que domesticarla mucho. Demasiado incluso. Yo diría que se saldría de los límites éticos y de respeto. Son animales preferentemente que se usaban de carga, porque aunque sean pequeñas son muy fuertes. Se usaba para provisiones en montañas, pero los antiguos ancianos siempre explicaban que alguna mula no le daba la gana de ser cargada, y no avanzaba o tiraba toda la carga al suelo. Por respeto a su instinto natural, los humanos no deberían subirse a las mulas.

Su fama de carácter de tercas, tozudas y cabezotas, es muy merecido. Os explicaré la sesión.

Los caballos suelen esquivarte cuando andan por el prado. Los caballos andan y buscan otro tramo distinto del prado alejándose de los humanos. La mula ¡no!. Si la mula quiere pasar por donde estás tú, ¡pasa!. Te empuja. Eso lo veréis en muchas fotos, y todo el rato teníamos que estar pendiente de que no tirara a la modelo, porque tenía las piernas atadas. También es verdad que es una de sus formas de comunicación. Entre las mulas y su especie suelen pegarse cuerpo a cuerpo, y se frotan con fuerza. Se reconocen, sienten su musculatura, sus latidos, pero al ser animales de cuatro patas muy fuertes y resistentes no les afecta para nada. Con nosotros, los humanos, que somos de dos patas y patosos, nos empujan y nos tiran.

Otra característica de las mulas es que su andar es errante. Casi siempre van hacia delante, pero a veces se paran y dan algunos pasos atrás, y no siguen la línea lógica. Las mulas hacen su propia ruta, y claro, pasan por delante de la modelo, o la rodean en círculo, o pasan y luego vuelven atrás, y van por done quieren.

Son animales muy asustadizos con el ruido si no ven qué ha provocado ese ruido. La mayoría de los ruidos les asustan, y aquí no están acostumbradas a los ruidos. Esto no es la repugnante ciudad de Barcelona. Aquí tienen calma, y los ruidos les asustan. La reacción de las mulas, que tienen muy buen oído, es buscar de dónde ha salido el ruido y qué ha provocado el ruido, y una vez ven lo que hace el ruido ya no tienen miedo. Tienen que ver lo que ha hecho el ruido. Viéndolo, ya no les da miedo.

Otro detalle es que son animales que establecen lazos muy afectivos con su propia especie. Esta mula tiene compañía de mulas en el prado, pero para las fotos sólo pusimos una mula, que ya es bastante, y todo el rato la mula estaba pendiente de si veía a sus compañeras. Por eso las fotos sólo fueron en torno a los diez minutos, y después ya volvió con sus amigas mulas.

Fue toda una historia increíble, porque cada diez segundos teníamos que parar las fotos, porque empujaba, o se enrollaba la correa con la modelo, e iba de aquí hacia allá, y teníamos que proteger a la modelo, que no se cayera. Fue muy divertido, y las mulas, como la mayoría de los animales por naturaleza, te enseñan a tener paciencia. Se ha de tener paciencia, acoplarte a su forma de ser, respetar su genética, su carácter y su instinto, y las fotos salieron maravillosas y muy divertidas. Tenemos más de mil fotos, porque puse la cámara a la máxima velocidad para ir muy rápidos y no perder tiempo, y os he puesto estas fotos a modo de ejemplo. Son muy graciosas, y nos encantó la experiencia. Aprendimos mucho de la mula. La naturaleza siempre te enseña, y fue fabuloso.