Estos tipos de campos, con estas plantaciones, me llamaban mucho la atención cuando yo era pequeño. Son gigantescos. Dicho en metros, este campos hace 100 metros de ancho y 200 metros de largo, aproximadamente.

En mi infancia jugaba con mis amigos y amigas a escondernos en estos campos, porque alcanzar una altura superior al metro y medio de alto. Nosotros éramos pequeños, y aquí queríamos jugar al escondite, pero no es tan fácil como parece. Hay una sorpresa. Crecen muy juntos. Se llegan a enredar entre ellos. Son duros, y acaban formando como una especie de red que no te deja avanzar fácil. Es como andar entre una selva, o peor. Hay trozos por lo que no se puede ni andar. Sus flores atraen abejas e insectos de todo tipo polonizadores, y está lleno de abejas e insectos, pero no pican aquí. Fuera del campo sí pican.

Hay otra sorpresa. Debido a su singular característica de ser como una red en la que incluso les cuesta adentrarse a los animales, puede ocurrir que se escondan animales como conejos, libres o roedores, huyendo de sus depredadores, y dentro del campo hay la posibilidad de encontrarte alguna serpiente. Yo lo he visto de pequeño, pero cada vez hay menos serpientes en Cataluña. Aquí se están extinguiendo en naturaleza. En Cataluña se ha adulterado la fauna, sobre todo por la caza, y también se ha hecho mucho daño al paisaje, creando carreteras, casas, hoteles y urbanizaciones que antes no existían. De todos modos, todavía hay serpientes, y hay que saber dónde pueden estar, antes de hacer las fotos.

Esta problemática de la alteración en la fauna os la explico en los artículos de mi sección de Opinion, arriba de la barra. Tengo una website muy completa que incluye artículos, además de mis fotografías eróticas de temática bondage. ¡Espero que no sólo estéis mirando las fotos! ¡Que a escribir también le dedico su tiempo!

La modelo tenía los brazos atados a la espalda, desnuda y los ojos vendados, para crear el juego de estar desorientada y perdida en este gigantesco campo que no le deja avanzar. Atada todavía es mucho más complicado andar, porque no se puede aparcar las ramas que se cierran casi tejiendo una red.

Quedó una bonita sesión erótica, diferente y juguetona.