Hemos hecho fotos bondage en la Luna. ¡Un poco exagerado, sí! Se sabe que no es la Luna por un detalle inconfundible, y es que la modelo no lleva traje de astronauta. ¡Estoy gracioso hoy!

También se sabe que no es Luna porque hay cerdos que tiran colillas y papeles en estos rincones bonitos, hay mierda de perros de la que gente que lleva a pasear sus perros, hay pisadas de la gente que viene por aquí, hay ruedas de bicicleta, y en los alrededores se ven coches, casas y carreteras. ¡Eso significa que no es la Luna! ¡No!

Supongo que en el futuro alguien hará fotos bondage en la Luna, y estoy seguro que con estas reflexiones de un típico día descansando en casa ya le he dado alguna idea a alguien que lo habrá leído. ¡Ya veréis! Alguien escribirá algún relato, alguien pondrá un debate en un foro, y a lo mejor incluso sale algún millonario que le sobra dinero y se propone hacer la idea realidad. ¡Que me dedique las fotos!

En realidad, estas son una formaciones de rocas muy curiosas en nuestro país. Son básicamente turones pequeños, formados hace miles de años. No soy geólogo, por lo tanto tampoco puedo explicar cómo se formaron, de qué material son estas rocas, y demás detalles. Sé la historia, peor no puedo explicarla con precisión y exactitud técnica. ¡Eso es de geólogos! ¡Historiadores supongo que también!

Yo lo he visto siempre en mi imaginación como olas, y entre éstas hay surcos que son como pasillos estrechos y que tienen entre dos y tres metros de profundidad. De todos modos, la imaginación es libre, y cada persona ve formas distintas. La imaginación es personal de cada individuo/a. Todos tenemos nuestro derecho a la imaginación, y siempre se debe de respetar.

Nosotros hicimos una sesión en estos paisajes, simbolizando el lugar y la imagen de la modelo desnuda y atada entre las crestas de las rocas. Ha sido muy divertido, y aportan ese toque siempre de variedad que me gusta imprimir en las sesiones.