Outdoor Bondage. Esto son coches abandonados tirados por las montañas y los bosques. Hay gente, incluso Administraciones, Ayuntamientos y otros órganos administrativos, que ya saben de dónde estoy hablando. Es una historia muy compleja de una persona peleada contra normas, leyes, políticos, sociedad y grupos protectores de la naturaleza. Las montañas están llenas de realidades muy curiosas e insólitas. La gente de ciudad cree que aquí todo son vacas, ovejas, cabras, caballos, jabalíes, bosque y mirar las estrellas. ¡Incultura! ¡Analfabetismo!

Las montañas guardan secretos increíbles. En las montañas viven personas amables y maravillosas. Las montañas están llenas de magia, de belleza, de vivencias fascinantes, de paisajes paradisíacos, de paz, de tranquilidad, de naturaleza, de animales salvajes y de rincones por descubrir, pero la gente está en todos sitios. El ser humano es el mayor depredador del planeta, y te lo puedes encontrar en las montañas, los desiertos, volando, en el fondo del mar, en cuevas, en el Polo Norte, en el Polo Sur, arriba del Everest o en la Luna. ¡Joder! ¡Está en todos sitios! ¡Y la gente siempre es peligrosa, sea donde sea!

"Atada sobre este coche abandonado y cubierto de maleza salvaje"

Este es un paisaje bonito y tranquilo, con buenas vistas y buenas excursiones, donde por culpa de la gente pasan cosas muy extrañas que no os voy a explicar, pero que requiere ir muy precavidos y muy atentos. Aquí hay un laberinto de caminos muy estrechos y ocultos, que apenas cabe una persona, que conducen en mil direcciones entre zarzales, espinas y matorrales, donde es muy fácil perderse y que hay que andar con mucho cuidado, porque te puedes encontrar muy escondidos con malas sorpresas.

Con todas las precauciones tomadas, nos acercamos hasta esta zona donde hay coches allí aparcados. No han caído de ningún accidente hasta este lugar. No, no. Están puesto intencionadamente por el propietario del terreno. ¡Singularidades de la gente!

La modelo se sentó sobre este coche. Hay muchos donde elegir, repartidos en centenares y centenares de metros por toda la montaña. Buscamos un bonito posado, con las piernas atadas juntas con cuerdas rojas, amordazada y las manos atadas a la espalda. Quisimos ilustrar esta curiosidad con estas fotos, y el objetivo de esta sesión esta conseguido.

Hicimos muchas más fotos en otros vehículos, porque hay mucho donde elegir y mucho por mostrar.