Outdoor Bondage. Nos encontramos con este antiguo arado agrícola abandonado en un paraje de tierra. Esta oxidado, en muy mal estado y muy clavado en la tierra, por lo que supongo que lleva bastantes años en ese lugar. Thyffany va perfectamente vacunada, pero igualmente vamos con máximo cuidado, porque no es agradable hacerse heridas en estos hierros.

"Bondage con mucho tacto sobre este viejo arado oxidado"

Había diferentes opciones de posados, pero sobre todo queríamos evitar cualquier contacto con las esquinas y los bordes. Es una maquinaria pensada para la tierra. No esta afilada como un cuchillo, pero perfectamente puede hacer cortes, y optamos por el posado con la modelo sentada. Las cuerdas formaban un seguro cojín en el respaldo, de tal forma que la espalda no entraba en contacto con los hierros. En realidad, sólo el culo, los gemelos y los talones de la modelo tocan directos la estructura, pero no hay riesgo, también porque Thyffany tiene mucha experiencia y sabe lo que debe de hacer.

Aún así, esta perfectamente atada. Los brazos están atados a ambos laterales por las muñecas, con las cuerdas que la mantienen inmóvil rodeando los hierros. Las piernas están atadas por tobillos y rodillas de un lado a otro, con las vueltas suficientes para no poder separar las piernas ni levantarnas. Las cuerdas de la espalda son en realidad un grueso cojín protector del óxido, que evita el roce. Sé que no lo parece, pero hay casi 50 metros de cuerda en ese trozo. Esta maquinaria no es pequeña.

Comenzamos a hacer las fotos, ya amordazada, durante diez minutos. Las ataduras no la dejan moverse. Es un bondage seguro, pero Thyffany también sabe que no debe de forcejear como podemos hacer en otros sitios, porque se deben de evitar las heridas en este espacio.

Nos ha servido el encuentro con este elemento agrícola para añadirle todavía mayor variedad a nuestra website.