Outdoor Bondage. Las vallas dan para ideas interminables. Se puede hacer miles de posiciones, atada con los brazos abiertos, atada con las brazos a la espalda, sentada sobre la valla, de pie sobre la valla, tumbada en paralelo al suelo, suspensiones de todo tipo, y miles de posibilidades. La imaginación y las ideas se desbordan. Es algo lógico en personas creativas, originales, y que viven el bondage con pasión y emoción. Es muy natural.

En una valla muy similar, en otra área de la granja, hicimos una mítica sesión bondage que recorrió todo el mundo, y que supongo habréis visto porque aparece sólo entrar en nuestra web bondage. No quería repetir la misma valla, porque el efecto óptico es de tratarse el mismo escenario, y no me gusta repetir escenarios, por lo que hemos ido a una zona de la granja donde se reforman los establos, y he usado otra valla con esas maravillosas características.

"Bondage juguetón en la valla de una granja"

Esta vez fue atada de pie sobre la barra de hierro inferior más cercana al suelo. Para evitar caídas o perder el equilibrio, tiene las piernas atadas a una barra vertical por los tobillos y por encima de las rodillas. Pensé después cómo podía atar las manos. Atadas por detrás de los hierros da mayor inmovilidad, pero decidí atar las manos por delante de los hierros. Sigue estando perfectamente atada, pero el hecho de tener las manos atadas entre la espalda y la valla crea un balanceo erótico, perverso, pícaro y juguetón. La modelo se puede balancear, y para ella también es más divertido, por las sensaciones que transmite comprobar que puedes ir dos palmos adelante o a los costados, pero las ataduras siempre cortan el recorrido y frenan el movimiento.

Escogimos vestida de colegiala y amordazada, porque es un juego pícaro. Ideas hay miles en estos rincones. Lo he escrito al empezar estos párrafos. Otro día, en otra valla, escogeré otra opción. Son interminables, y creo que necesito trescientos años por lo menos para explorar todas las ideas. Siempre me ha encantado la creatividad, la originalidad y la diversidad. Copiar e imitar es de fracasados inútiles, y la rutina es aburrida. Yo prefiero la innovación y la creación.