TRACTOR BONDAGE - 35 -

Esta máquina fue una sorpresa. No teníamos previsto esta sesión de fotos. Habíamos salido too el día a explorar montañas, llevando apenas unas pocas cuerdas, vestuario simple y una cámara, por si acaso cambiábamos de planes y nos apetecería hacer alguna foto bondage en algún lugar que nos encontráramos por el camino.

Íbamos andando por caminos y bosques cuando de repente nos encontramos esta maquinaria aparcada en un margen del camino, allí sola. Supongo que habrá previsto alguna reparación o colocación de piedras, pero era día festivo y no había nadie trabajando. La iluminación era muy mala, porque mitad de la excavadora estaba bajo la penetrante sombra de las montañas, otra parte de la máquina le daba el sol, y el resto era mitad sol y mitad sombra de los bosques altos. Además, hacia viento, y en estas situaciones las sombras se mueven, y ahora le da el sol y en un segundo vuelve la sombra.

"Bondage en esta grúa que nos encontramos por sorpresa"

Da igual. El escenario era fantástico porque encaja perfectamente con nuestra inmensa cantidad de sesiones bondage en tractores y maquinarias, la más grande de todo el mundo. Estas dificultades forman parte del bondage outdoor cuando los escenarios no son de mi propiedad, o no dependen de mí, pero Thyffany y yo nos pusimos rápidos y decididos a preparar las fotos. La velocidad y la efectividad son igual de importantes, y deben de ir juntas. Además, el lugar era fácil de controlar la llegada de personas ajenas.

Hicimos las fotos vestida con los pantalones militares y el top militar que llevábamos junto las cuerdas, la mordaza y la cámara. Hicimos un arnés en el cuerpo, las manos atadas juntas y amordazada. No tiene los pies atados porque esta excavadora no es nuestra. En cualquier momento podía venir el propietario o el trabajador, y el susto que se hubiera dado si se encuentra una chica atada en la grúa es de primer nivel.

Hay que aprovechar las oportunidades, porque es mentira que siempre hay una segunda vez. ¡Mentira! Eso lo dicen los cobardes y los putos vagos de mierda. Hay oportunidades que sólo se presentan una vez en la vida, y no vuelven a repetirse jamás. La decisión, la valentía, la competividad, el sacrificio, el riesgo y la efectividad, marcan la diferencia. De todos modos, siempre hay que mantener el máximo respeto por todos los escenarios. Esto es un regalo del destino, y la excavadora no se pinta, no se abre la puerta, no se quita nada, no se rompe nada, y un largo etcétera. Simplemente, se usa de escenario fotográfico sin causar daño y sin alterar ni una sola pegatina. Queda intacta, tal como estaba cuando nos la encontramos.

Fue una aventura de montañas divertida.