Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Revisando estancias de una casa abandonado que nos encontramos, vimos el lavabo. Por aquí no ha de venir muy poca gente, porque todavía estaba el espejo y el lavabo conservaba la tapa. Estos objetos son los que suelen robar las bandas que buscan material en las casas abandonadas. También los roban empresarios de la construcción y las reparaciones inmobiliarias, y esto ocurre desde hace muchos años. Es una práctica muy común, y por eso, si vais a casas o edificios abandonados, veréis que no hay enchufes, no hay cables, no hay tapas, y a veces incluso faltan baldosas. Ese material después lo colocan en el mercado de reparaciones, o lo venden fuera del país, o se lo quedan ellos y lo usan cuando construyen nuevas edificaciones. Es muy habitual. No es ningún secreto. Se sabe desde hace años.

"Atada en un lavabo abandonado"

Thyffany se sentó sobre el lavabo, aprovechando que todavía tiene la tapa, con las manos atadas a la espalda, las piernas atadas juntas, y pusimos las piernas levantadas atadas a los soportes de hierro que aguantaban el salpicadero de las manos. Ese objeto está en el suelo, como se puede ver, y todavía tiene los grifos. Es curioso, porque la casa no es que esté en medio de las montañas, pero sí que está algo recóndita y difícil de ver, y conserva elementos y materiales que desaparecen muy rápidos de las casas abandonadas.

El lavabo estaba muy arrinconado. Era muy oscuro, y a mí no me gusta usar flash, porque altera esa emoción que te da la realidad, la oscuridad del lugar. Me gusta que se note si son lugares oscuros o soleados, pero era demasiado oscuro. Sin luz se veía muy mal, y tuve que poner un poco para alumbrar, pero conservando esa graduación de luz que respetara y transmitiera la oscuridad del lugar, y al mismo tiempo se viera la modelo y las ataduras, y me gustó cómo quedó. Fue una bonita anécdota, y nos lo pasamos muy bien.